Ted Henken: ·Interviú a Anna Veltfort / ¿Todavía podremos ser revolucionarias?

 fuimos juzgadas en dos juicios paralelos, uno por la ciudad y otro por la universidad. Recibimos múltiples citaciones por correo. Fue una verdadera pesadilla durante un año y medio aproximadamente. Los vientos de la persecución se agitaron y luego amainaron. Y después de un tiempo, cesaron. Estos paneles muestran los interrogatorios que tuve que soportar en el juicio de la universidad. Finalmente, todo el asunto se disipó y cuando me mudé de casa, cuando mis padres se fueron y me mudé a Nuevo Vedado, dejé de recibir citaciones en el correo y comenzaron a dejar a Marta Eugenia tranquila en la universidad, y sobrevivimos (o eso pensamos). En medio de todo eso, algunos estudiantes fueron expulsados. Ellos pasaron su propio suplicio. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s