Carlos Aníbal Alonso: ·Postales de la necropatria·

Hace un par de días, el 9 de marzo, dos jóvenes ilustres de esa comunidad beligerante y azorada de NOSOTROS, LOS REVOLUCIONARIOS, como el reflujo de la espuma pugnando por persistir, ya ni siquiera por afirmarse, escribieron sendos artículos, publicados en Cubadebate y La Tizza, respectivamente, donde entre otras lindezas se le endosa a Rialta (proyecto que dirijo) el “más descarnado y recalcitrante discurso contrarrevolucionario” (Javier Gómez Sánchez) y la sumisión a “valores conservadores que beben de la idealización del orden prerrevolucionario” (Raúl Escalona Abella).Más allá de la sensación de abatimiento que queda luego de la lectura de los delirios sintagmáticos y lógicos producidos por las mentes candorosas y vehementes de esos jóvenes revolucionarios (delirios del tipo “Los revolucionarios debemos seguir nuestro andar hereje por sobre las fábulas caleidoscópicas de los espectros del pasado”), me permito un diagnóstico, un consejo y una evidencia. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s