Pablo de Cuba: ·Ese personaje de ficción en el que me he convertido·

En la primera semana de marzo viajé a Marruecos por dos semanas. En el vuelo de regreso me acompañaron unos escalofríos y un malestar corporal que anunciaban la visita del Virus. ¿Dónde me contagié? Mientras atravesaba en camello la noche clara del desierto de Marrakech; en uno de los pasajes azules de Chefchaouen; en el Jardin Majorelle, donde Yves Saint Laurent concibió sus mejores diseños; en alguna de las trescientas callejuelas abarrotadas de negocios locales en la Medina que Juan Goytisolo caminaba todas las mañanas; en el Rick’s Café de Casablanca, que no es el de la película, pero sí lo es en la mente del turista (…); Sí, me contagié un poco en cada lugar. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s