Trek: ·Leonard Cohen y la Bahía de Cochinos·

Cuando Cohen llegó a La Habana el 30 de marzo, se encontró con una espléndida ciudad en decadencia. Los rascacielos del Vedado, el centro de negocios al oeste de la ciudad vieja, se estaban deteriorando, con fachadas agrietadas y ventanas rotas. Los antaño llamativos tonos pastel de las elegantes casas de Cubanacán y El Cerro se habían desvanecido, y las familias campesinas que ahora vivían en ellas no sabían ni se preocupaban por cómo mantenerlos. Las paredes se estaban derrumbando, la pintura se estaba pelando y las malas hierbas brotaban por todas partes. El césped bien cuidado se había vuelto marrón y las cabras pastaban junto a las piscinas. Los coches elegantes habían sido reemplazados por taxis que apenas circulaban, el Havana Country Club era la nueva Escuela Nacional de Arte, y el Prado, un imponente edificio de techos altos de estilo europeo, que alguna vez fue un club de élite de la herencia española, se llenó de colchonetas de gimnasia. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s