Graciela Salto: ·La ‘suave risa’ cubana en la crítica cultural: del choteo al camp·

Cuando en 1992 se publicaron en la revista Albur las fichas sobre el choteo, escritas varios años antes pero inéditas hasta entonces, ya eran perfectamente legibles las implicaciones políticas de esta etimología. Hacía una década que Pérez Firmat había advertido que el Catauro de cubanismos podía ser leído, más que como un tratado lexicográfico, como una ficción filológica con un tema político: una respuesta creóle ante las crecientes tensiones raciales y étnicas de su época. La precisión de sus acepciones pudo no haber sido filológicamente rigurosa pero sus excéntricos anclajes etimológicos aportan hoy herramientas para la deconstrucción de la episteme monolítica y para la disolución de la pretendida esencialidad de lo cubano o, al menos, para la desidentificación del choteo con la “suave risa”. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s