Boris González Arenas: ·Interviú al arquitecto Sergio del Castillo y Domínguez / Memorias universitarias·

Las organizaciones gubernamentales seguían la pista de los empleados no simpatizantes con el Gobierno de Castro y se comunicaban unas con otras, lo que daba lugar al temor por las repercusiones. Yo planeé dejar de asistir a clases voluntariamente para evitar un problema en mi empleo que me quitara mi entrada económica, y repercusiones en mis familiares, y pude mantener dicho empleo. Al aplicar por el Permiso de Salida de Cuba, el no tener diploma me clasificó como no profesional por lo que logré, junto con otras condiciones, obtenerlo en 1968. Para seguir leyendo…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s