Vítor Kawakami: ·La producción literaria de Jesús Díaz en el exilio·

En el caso de Las palabras perdidas (y de La piel y la máscara, como veremos a seguir), Díaz explora la indecisa frontera entre tales campos, dentro de lo que Lejeune sugiere como un “espacio autobiográfico”, proponiendo un contrato con el lector en que a él le cabrá establecer posibles semejanzas entre “verdad” y “mentira”, entre “realidad” y “ficción”, siendo, probablemente, uno de sus primeros desafíos el de identificar quienes son de hecho las reales personas que inspiraron los cuatro personajes principales de la novela: Flaco, Rojo, Gordo y Una. Al referirse a esta novela, Julio Ortega dice haber descubierto con su lectura que “las novelas de Jesús Díaz son versiones libres de momentos extremos de brío vital”, “que rescriben lo real con gracia entrañable” y que por eso “la condena política no lleva el peso de la literatura política: forma parte del horizonte de lo vivido, allí donde las puertas se cierran pero donde la novela deja una entreabierta”. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s