Damaris Puñales-Alpízar: ·El mundo alucinante. Epílogo·

En 1974 fue aprobada la Ley 1262 en Cuba, que convertía en un crimen enviar y publicar en el extranjero textos ‘contrarrevolucionarios’. En 1974 Arenas fue encarcelado. Esa vez las acusaciones en su contra eran de índole sexual: abuso de menores –en referencia a su detención en una playa—. Según comenta Enrico Mario Santí en el prólogo a la edición crítica de El mundo alucinante, del 2008, en realidad esta detención fue preparada por el gobierno, luego de que un amigo a quien Arenas le había confiado una copia de su novela recién terminada, Otra vez el mar, la entregara a agentes de seguridad del estado. Arenas escapó de la cárcel pero fue detenido y encarcelado nuevamente, ahora en el Castillo del Morro y la Cabaña. La acusación era de ‘desviación ideológica’ –por haber sacado clandestinamente del país su manuscrito de El mundo alucinante (a pesar de haber pedido permiso al Instituto del Libro para la publicación en el extranjero, este nunca fue otorgado)—. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s