Carlos Bravo Regidor: ·La política del aplauso·

“Una noche Mussolini, cansado de estar solo en casa, se puso un capote, se encajó un sombrero hasta los ojos y, con la cara tapada por las solapas, salió de paseo por Roma. Al llegar ante un cinematógrafo, le entraron ganas de divertirse como al resto de la gente, así que compró una entrada. El espectáculo comenzó con las acostumbradas News Pictures y, naturalmente, el héroe de las News Pictures era el propio Mussolini, siempre él, siempre el Mussolini habitual, a caballo, en automóvil, a pie, de uniforme, de civil, con camisa negra, con frac, en aeroplano o en lancha motora (…). En cuanto el Duce apareció en escena todo el público se puso de pie dando palmas: sólo Mussolini, que no estaba acostumbrado a ponerse de pie en su propio honor, se quedó sentado tranquilamente. A su lado, un modesto pequeñoburgués también se levantó inmediatamente, y viendo que aquel señor seguía sentado en clara actitud de inútil imprudencia, le tocó en el hombro, se inclinó hacia su oído y le dijo «Disculpe, señor, yo también pienso como usted, pero es mejor levantarse»”. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s