Jesús Hernández Cuéllar: ·Interviú a Manuel Gayol Mecías / Aurelio de la Vega: Impresiones desde la distancia·

Los seres humanos para el régimen castrista son simplemente números. En el caso de una persona, esta tiene que estar “dentro de la ‘Revolución’ y nunca fuera de ella”; para los dirigentes y fanáticos “revolucionarios”, cualquier persona se puede quitar y poner en el tablero de la vida como si nada. Los creadores, en este caso, tienen que estar en función de la idea revolucionaria. Los poemas tienen que ser claros, defensores de la causa o de los conceptos que ella prodiga, deben ser coloquiales, prosaísticos, con metáforas que son válidas únicamente si su sentido es muy realista y si hasta el significado es cercano a las consignas. Así, la música, aun cuando de por sí sea abstracta, no puede ser sino nacionalista, local, o música extranjera que entre al país con un sello ideológico que proyecte una cultura “revolucionaria”, una cultura de la “nueva” realidad. Nada de estas “cualidades” encontró el régimen castrista en Lezama Lima o en De la Vega. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s