Oscar Grandío Moráguez: ·Díaz-Canel, el genotipo nórdico y el racismo estructural cubano·

La voluntad de eliminar el tema racial del discurso público se reflejó en declaraciones triunfalistas de la nueva dirigencia. En una fecha tan temprana como 1962, Fidel Castro promulgó el fin de la discriminación racial en el país. (…) Las consecuencias fueron inmediatamente evidentes. Mientras en el plano público se favoreció la eliminación de todo vestigio legal discriminatorio, que indudablemente benefició a las poblaciones afro cubanas —disfrutarían una reducción de las desigualdades y la apertura de accesos mas equitativos a servicios sociales básicos, como la salud y la educación—, en el plano privado se mantendrían intactas las estructuras racistas que habían prevalecido en el pasado, y que a su vez condicionaban el actuar real, no simbólico, de los detentores del poder político en la Isla. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s