Rodrigo Labriola: ·La carta robada de Lezama Lima: utopía, literatura y política intelectual·

Sólo un año antes de su muerte, Lezama habría planteado casi en secreto un principio de oposición feroz tanto a sus propias ideas previas sobre el Barroco como a las teorías del barroco de Alejo Carpentier (el vórtice del debate de los años setenta). Pero también, en gran parte, esta especie de eructo antibarroco cuestiona la tendencia posterior que surgiría con los neobarrocos de Sarduy y de Campos. El Barroco, definido como un “término apestoso”, que “tiene su raíz en el resentimiento” -era predecible con respecto a Alejo Carpentier (precisamente por sus diferencias en política y poética contexto de la revolución cubana, ya endurecida la política cultura después del caso Padilla, en lo que se llamaron “años grises”). Así, la cita de Lezama podría ser vista, en principio, apenas como una clara respuesta a la intervención de Carpentier en Caracas el mismo año de 1975, sólo unos pocos meses antes de la carta… Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s