DDC: ·La dura experiencia de una doctora cubana en Venezuela·

Me mandaron para el Estado de Lara, ahí estuve en otra villa tres días más. Parecía una prisión. Un pasillo largo con cuatro cuartos; en cada cuarto había seis o siete literas. Ahí ponen a los hombres y a las mujeres juntos, en un mismo cuarto, lo cual es una falta de respeto total. Como desayuno te dan una arepa… No era ni siquiera una arepa; era un masacote de harina que no había quién se lo comiera, frío. Y solo, sin un poquito de leche, un té, nada. Ni siquiera agua había para tomar. Aquello acabó conmigo desde que llegué a la misión. Las ganas que tenía eran de virar para Cuba, sinceramente. Incluso, no me podía comunicar con mi familia. Allí no te dan las posibilidades de comunicarte con tu familia, nada. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s