María A. Cabrera Arús: ·The life of others. Collecting and archiving the Cuban surveillance regime·

A principios de la década, el Ministerio de Educación ya había diseñado un archivo acumulativo del estudiante que permitió a los maestros mantener anualmente registro del desarrollo de cada estudiante desde el jardín de infantes hasta la universidad. Estas páginas recopilaron información personal, tal como el número de identificación, fecha de nacimiento, dirección, así como información sobre los padres del estudiante, incluidos sus nombres, fechas de nacimiento, profesiones, empleadores y la organización política y de masas en las que participaban. Las siguientes secciones registraron los méritos y conflictos académicos, disciplinarios y políticos, así como su desarrollo físico y psicológico, talentos, hábitos de estudio e inconvenientes. También se registraron faltas graves -llamadas “manchas”- las cuales repercutieron negativamente en las oportunidades del estudiante para tener éxito en la escuela. Debido a que los estudiantes nunca tuvieron acceso a sus archivos personales, no tenían forma de conocer su contenido, por lo que aprendieron a controlarse a sí mismos para cumplir las expectativas de las autoridades y evitar que sus archivos se mancharan. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s