Frank Ajete Pidorych: ·Sobre el caso del artista cubano Hamlet Lavastida·

La imputación a Hamlet Lavastida es mucho más cautelosa que otras, y de tan precavidos sus captores han incurrido en torpeza. El acusador puede modificar en cualquier momento del proceso la calificación delictiva, y «justificar su represión» con mayor gallardía. No obstante, esa premura al apresar, y solo después pensar en una imputación medianamente coherente, nos recuerda una vez más que la Seguridad del Estado es una bestia que actúa con la amígdala y ofrece poca participación al lóbulo frontal. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s