Hilda Landrove: ·En Cuba ‘nos quitamos el ropaje del silencio’. ¿Ahora qué va a hacer la izquierda con las palabras?·

Como cubanos nos vemos una y otra vez en la necesidad de explicar que la ausencia absoluta de libertades que se vive en Cuba no sólo no puede ni debe ser justificada por razón alguna, sino que implica el pago de un costo demasiado alto por supuestos “logros” que hace mucho tiempo no alcanzan siquiera a cubrir las necesidades básicas para hacer de la vida cotidiana una vida que valga la pena ser vivida. Hay algo enfermizo en todo eso; una supuesta excepcionalidad cubana que escuché expresada hoy con pavorosa naturalidad: “La falta de libertades de los cubanos es el precio que tienen que pagar por su soberanía”. La excepcionalidad cubana supone que los cubanos y cubanas debemos soportar cosas que ninguno de los que defienden el régimen cubano soportarían en su propio país, como tener un mismo gobierno gobernado por un mismo partido durante seis décadas, o la imposibilidad de expresarse, organizarse y manifestarse públicamente. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s