Pedro Marqués de Armas: ·Peligrosidad y terror. Indagando en sus comienzos·

Antonio Cejas fue tal vez la figura que mejor sirvió a Fidel Castro en la destrucción del poder judicial en Cuba, y su remplazo por el nuevo orden legal de la Revolución. Miembro del Partido Ortodoxo –del que fue expulsado hacia 1955–, conoció en México al poeta e instructor militar del Movimiento 26 de Julio, Alberto Bayo, quien le dedicó algunos de los versos de Fidel te espera en la Sierra… Y, en efecto, allí lo espera para convertirlo en Teniente Auditor. No parece, sin embargo, que llegara a tiempo; pero ya en febrero de 1959 Fidel Castro lo nombra fiscal en el juicio contra los pilotos de la fuerza aérea. Como se sabe, la imputación (jamás realizada en Cuba) fue de genocidio, pidiéndose la pena de muerte para buena parte de los aviadores. Al salir éstos absueltos (y tras una llamada de Castro), Cejas arengó a las masas contra los miembros del tribunal al tiempo que revocaba la sentencia y repetía la acusación. Fue el primer precedente de obstruccionismo a la justicia en el recién parido régimen. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s