Reynaldo Lastre: ·El pueblo cubano: un antes y un después·

Si bien las fracturas entre poder y pueblo existen desde el kilómetro cero de la Revolución cubana, la estrategia de crear un espacio abyecto a donde fuera a parar toda esa crítica u oposición había resultado muy efectiva. La práctica recurrente durante décadas fue separar los individuos disidentes de la masa para generarles un expediente repulsivo (acusarles de actos delictivos, contrarrevolución, deshonestidad, vagancia, etc.), y finalmente, convertirlos en objeto de escarmiento. Para seguir leyendo… (Imagen: Geandy Pavón).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s