Luis Pulido Ritter: ·Interviú a Gerardo Mosquera / Un fósil viviente de la Guerra Fría·

Las manifestaciones pacíficas espontáneas de miles de personas en decenas de ciudades a todo lo largo de la isla han significado un punto de giro: fueron la caída de un muro de Berlín mental. Aunque fueron aplastadas en forma brutal, han mostrado que las autoridades cubanas precisan mantener desplegadas a las fuerzas armadas en las calles para evitar que la población vuelva a manifestarse. La gente –y en particular las clases más vulnerables– ha perdido el miedo y ha reclamado sus derechos del único modo en que la falta de canales de diálogo y discusión en el país permiten hacerlo. El régimen ha declarado y mostrado sin ambages que no está dispuesto a dialogar, sino a reprimir hasta donde sea necesario. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s