Michael H. Miranda: ·Interviú a Octavio Armand / Hay columela, hay poesía·

A los 20 me atrajo la vanguardia. Quizá porque, algo esquizoide en mí por bilingüe, me tentaba a salir del margen en el uso plural del lenguaje, enseñándome a sentir su extrañeza, inventando telescopios para ver el cielo de la boca; me indujo a palpar letra a letra las palabras, como si hubiera fronteras entre una y otra y yo fuera un forajido, un contrabandista; y tendió puentes entre esta cercanía de telaraña y lo remoto, alegando que no había fronteras entre ser y cero, y que con palabras podía encaramarme en una nube. Sobre todo, creo, porque la incitación al juego y la ruptura implicaba una tenaz intransigencia ética y estética y un cuestionamiento de normas sociales. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s