Julio Lorente: ·El dedo que le falta a la historia·

El arte puede ser una prótesis perfecta, un ad hoc creativo para sanar una herida que no cicatriza por  los jalones conflictivos entre la historia y el perdón. Esto bien lo sabe S.Q., que se pasea con el polvoriento jarrón de porcelana que alberga su dedo –lo había dejado bien guardado y a su regreso a Beijing lo recuperó- por la Ciudad Roja. En ese mismo sitio, ahora repleto de turistas occidentales, una vez sucedió un crimen bajo la mirada indiferente de la utopía. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s