Rafael Rojas: ·Cedric Belfrage, otro traductor de la utopía·

En los años setenta y ochenta, cuando desde Cuernavaca viajó con frecuencia a Cuba, Belfrage era, en la práctica, un exagente múltiple, jubilado de las extrañas intimidades de los aparatos de inteligencia de varios poderes rivales de la Guerra Fría. Su amistad con la cubana Teresa Proenza, la amiga comunista de Diego Rivera y Frida Kahlo, que sería acusada de agente de la CIA por el gobierno de Fidel Castro, permite imaginar aquel retiro tropical, tan profuso en secretos y memorias. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s