Anamely Ramos: ·Tres mujeres y dos ciudades. Erigir fronteras y derrumbarlas·

Un Estado siempre genera sus propios márgenes, y en Cuba el margen por excelencia lo proporciona la ideología. Ese «caer en desgracia», como se dice eufemísticamente a convertirse en opositora, o que te consideren como tal, te arroja automáticamente hacia ese margen donde se manifiestan las prácticas de disciplinamiento y regulación que sostienen el propio Estado. Aunque muchas veces se ha concebido la antropología como un saber que se ocupa de pueblos primitivos, o exóticos, ha demostrado ser muy útil en el terreno intermedio entre las ciencias políticas, las dinámicas sociales y la generación de subjetividades. Para seguir leyendo…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s