Pedro Marqués de Armas: ·Contrapuntos de la morgue·

A Martí también se le trajina médicamente, y todavía hoy se corrige su estatura (la física, se entiende). Pero no aporta, en términos de estrategia racial, los mismos dividendos. La fotografía del cadáver, publicada en La Caricatura, lo coloca en un espacio entre político y sensacionalista, pero coyuntural. Habrá que esperar hasta 1925 para que esa foto ingrese en una iconografía, más sacro-fetichista que propiamente arqueológica, de la que luego se le excluye. A esas alturas no era el cuerpo –ganado por el mito– lo que había que ocultar, sino –todavía– el cadáver. Para seguir leyendo…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s