William Navarrete: ·Interviú a Cristóbal Díaz Ayala / No están todos los que son, no son todos los que están·

Llegó un momento en que no pude seguir guardando en casa todo lo que entraba a la colección. Vivía en un cuarto piso de un edificio de San Juan y aunque mi apartamento era grande los arquitectos me avisaron de que estaba abusando de la estructura y sobrecargándola, sobre todo cuando venía algún músico a la isla y lo recibía a él y a unos 40 amigos. Esa fue la razón por la que tuve que comprar una casa de dos pisos, en frente de la Universidad del Sagrado Corazón de San Juan, para poder alojar mi colección sin temor a que se derrumbara el edificio por mi culpa. Para seguir leyendo…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s