Daniel Díaz Mantilla: ·Contra el odio·

Una de las trampas de la propaganda oficial es hacernos creer que quienes disienten no son pueblo; de ese modo, no solo se les niega a ellos su derecho, sino que se fractura al pueblo mismo en su unidad. Se divide y se condiciona a ese pueblo para aceptar el empleo de métodos criminales (…). Se le hace pensar a una parte del pueblo, mayoritaria quizás, que la otra parte, acaso en minoría, es monstruosa, que merece exclusión, degradación y exterminio. Y, de esa forma, inadvertidamente, se convierte a todo el pueblo en un monstruo atizado por el odio, el miedo y la crispación que se le infunde. Para seguir leyendo… (Imagen: Alejandro Ulloa).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s