Archivo de la categoría: Actualidades

Larry J. González: ·La fiebre millennial·

A lo de Toirac fui porque vino una amiga y quiso ir al Museo a ver lo de Raúl Cordero. Y ya de paso, Toirac estaba ahí. Lo de Raúl eran nuevamente esos paisajes con braille que a mí me interesan cientos de veces más, con todo y su carga decorativa, que lo pretencioso de la expo de Toirac. Hay un adjetivo que no se usa mucho en la crítica, creo que debe ser por el carácter convencional que desprende: “feo”. La curaduría de Toirac es muy fea. Para seguir leyendo…

Rafael Rojas: ·Mike Porcel: nobleza y estigma·

La pieza de Aparicio y Fraguela no cierra los ojos al horror de aquellos años. A las “marchas del pueblo combatiente”, las golpizas en las afueras de la Oficina de Intereses, los discursos de Fidel Castro contra las “actitudes elvispreslianas”, el acto de repudio a Mike y su familia, durante toda una semana, tras haber pedido salida legal del país, y su expulsión del Movimiento de la Nueva Trova, con una carta que se reproduce, creo, por primera vez, y que arranca con la pregunta perversa de su admirado Martí: “¿has soñado tú, alguna vez, con la gloria de los apóstatas?” Para seguir leyendo…

Carlos Manuel Álvarez: ·El libro vacío·

El totalitarismo asimila que tomen la foto del estadio Martí depauperado, pero lo que el totalitarismo no asimila, ni tiene cómo justificar, es al director del estadio, y es ese el maquiavélico método de engaño con que el sistema opera sobre sus fieles. Quienes se creen vigilantes son, en verdad, reos. Las gradas aireadas se ven desde la calle, lo que no se ve es la oficina en penumbras. Al director le han hecho creer que está ahí para esconder al estadio de los malos ojos, pero es el estadio el que está ahí para esconderlo a él, porque lo que el poder absoluto no resiste es la voluntad narrativa de la historia, la manifestación viva de un relato inconcluso, esa evidencia secuencial que al fin y al cabo toda persona es. Para seguir leyendo…

Alfredo Triff: ·El calambur político en la última exposición de Arturo Cuenca·

La teoría para Cuenca es una preocupación estética entendida en el sentido más general. Cuenca creció con la ideología y la usó como herramienta desde el principio de su carrera. Sin embargo, aunque su arte fuera ideológico, no era político en el sentido de tomar partido por la derecha o la izquierda. Lo ideológico y lo político no son la misma cosa. Aquí me apoyo en un punto de Paul Ricoeur que entiende la ideología a la vez como deformación y legitimación. Es decir, estamos discutiendo ideas, no fenómenos. La foto de una manifestación no significa manifestarse con la foto. Crear un lenguaje político auténtico es difícil y traicionero, pues lo político es una esfera de exageraciones e hipérboles (de ahí la diferencia entre arte y propaganda). Para seguir leyendo…

ADN: ·ICAIC censura 'Sueños al pairo', de los realizadores José Luis Aparicio Ferrera y Fernando Fraguela Fosado·

“La selección en concurso incluía el documental Sueños al pairo, de los realizadores José Luis Aparicio Ferrera y Fernando Fraguela Fosado. El filme ha sido censurado por la Presidencia del ICAIC debido a diferencias políticas e ideológicas”, expresa el comunicado. Además, la obra había participado en la décima edición de Haciendo Cine y contó con el apoyo del Instituto para acceder a las imágenes de su Archivo Fílmico. Ahora, debido a la censura, el derecho al uso de estas imágenes les ha sido denegado a los autores. Para seguir leyendo…

Jorge Brioso: ·El privilegio de pensar·

Aquí los dejo con El privilegio de pensar. Filosofía y poesía en las dos orillas del Atlántico, libro de Jorge Brioso acabadito de salir por Casa vacía: “… si la filosofía pierde su furor creativo desaparece. Los que celebran ese lado incivil se niegan a tomar en consideración el hecho de que la creación de un nuevo ideal de lo humano siempre lleva consigo la capacidad de generar miríadas de ídolos, con las idolatrías que le son inherentes y la cuota en vidas humanas y destrucción que suele ser su precio.” Enjoyyyyt 😉

Sin349: ·Solveig Font·

Buen speech de Solveig Font, curadora independiente, sobre el despotismo cultural y político cubano; sobre la censura, sobre el funcionamiento institucional y sobre el limbo en que se “refugian” algunas galerías o centros expositivos -aparentemente no estatales- para no buscarse problemas con el gobierno. Enjoyyyyyt 😉

Cubaencuentro: ·¿Hubo alguna vez una edad de oro de las ESBEC?·

Algunas ESBEC (muy pocas) alcanzaron logros organizativos y docentes, pero no fueron capaces sus dirigentes y claustro de darle estabilidad y continuidad a su labor. Es por ello que considero que no existió tal edad de oro de las escuelas en el campo, fueron una pesadilla desde todo punto de vista, incluyendo el económico, aunque esto no era lo más importante. Lo de más trascendencia fue la deformación de más de una generación, lo que repercutirá en la sociedad cubana durante decenios. Para seguir leyendo…

Juan Antonio Molina: ·Yo insulté a Clement Greenberg en La Habana·

La obra de Flavio, que no es radical ni dramática, se construye como una negociación entre los residuos de la vanguardia y los márgenes del kitsch. Rompe la oposición esencialista entre la alta y la baja cultura, entre el original y la copia, entre el centro y la periferia. Más allá de su uso político, ambos términos tienen que ver con la manifestación de lo ornamental en el arte. Si Gombrich consideraba lo decorativo como un aspecto “colateral” del arte, ya en las tesis de Yves Michaud, el arte se entiende más bien dentro de ese proceso de transacciones entre lo central y lo marginal. Para seguir leyendo…

LaRazón: ·El artista (político) es el protagonista·

Cuánto ha cambiado todo en Cuba para el artista. Nos pone al día sobre el Decreto Ley 349 para regular la cultura y vigilar de una manera férrea al creador. «Se dice que el artista ha de tener un carnet, Ni siquiera con los regímenes fascistas existía algo así. El carnet te permite hacer. Si tú como artista quieres desarrollar una performance en la calle puedes ir preso. En Cuba siempre se censura, pero ahora se hace a través de un arma que es el Decreto Ley». Crea además la figura del inspector o comisario que podrá cerrar una exposición o poner fin a un concierto, por ejemplo, si considera que no son acordes con los principios de la Revolución. Para seguir leyendo…

FreeCinema: ·Café con leche / Manuel Zayas·

Aquí les va uno de los mejores filmes sobre ese mostro que fue Nicolás Guillén Landrián: Café con leche (2003). Del mismo, su director Manuel Zayas ha dicho: “Lamentablemente, antes de terminar Café con leche supe del cáncer que estaba dominándolo, y de la muerte que pronto sería inminente. Eso hizo que durante el proceso de montaje, el documental se perfilara más como un homenaje a su obra, como el mejor homenaje que en ese entonces sentí que debía hacérsele. De él se decían tantas cosas que tuve que decidir por enfocarme en su obra, que es la que lo hace grande, uno de los grandes genios de nuestro cine, el autor de mirada más personal. ” Enjoyyyyyt 😉

Magela Garcés: ·El pensamiento de Félix Savón·

Decir que “sin técnica no hay técnica” podía significar que la ausencia de técnica implica la ausencia de algo más que al no quedar claro, se hace confuso. O podía significar que la ausencia de técnica no es condición necesaria para la no existencia de técnica. En todo caso, había oscuridad, y hasta cierto matiz de relativismo escéptico. Fue tras este acontecimiento que se decidió tomar una medida severa con el discípulo infractor y desviacionista. Para seguir leyendo…

Carlos Espinosa: ·Interviú a Víctor Batista / La dignidad de dar y compartir·

No me veo escribiendo mis memorias. Sentiría, para decirlo con otro cubanismo, que estoy rascabucheando. Y ahora, cuando el mundo entero parece estar yendo a la deriva, no quiero tener que escoger entre populismo y esoterismo, pues no sé cuál escogería. Ante la especie de apocalipsis que se avecina, quizás lo mejor sea evitar lo que hizo la mujer de Lot, y no mirar hacia atrás. Para seguir leyendo…

Iván de la Nuez: ·El arte sin requisitos de Félix González-Torres·

Ese legado de González-Torres, con el que también se identifican Teresita Fernández, Ernesto Pujol, Allora y Calzadilla o Sarah Lucas, nos remite más a un método que a una forma específica. Pocas veces un artista tan austero consiguió marcar a gente tan distinta, sobre todo en un mundo que, tras su muerte, quedó dominado por una tecnología que él no llegó a conocer. Cabe detenerse, asimismo, en su precisión milimétrica a la hora de seleccionar, cocinar y digerir sus propias herencias, con ese portazo a los excesos pirotécnicos del multiculturalismo de su tiempo. Ahí queda su sofisticada conversión del espacio expositivo en una página en blanco, dispuesta unas veces para poblar y otras para evocar. Ahí esa gestualidad tan próxima a los ademanes de Severo Sarduy: también camagüeyano, también exiliado, también mezcla de escritor y artista visual, también fallecido de sida tres años antes que él. Para seguir leyendo…

Ana Casado Fernández: ·Reinaldo Arenas, una voz desde el margen y la resistencia·

La persecución, amenaza y exclusión de la figura del intelectual no comprometido o desviado de la norma establecida, aquél que ejercía lo que podríamos llamar una disidencia ideológica, se convirtió en una constante durante el llamado “Quinquenio Gris” (1971-1976) ⎯término acuñado por Ambrosio Fornet⎯ o “Pavonato” ⎯en referencia al presidente del Consejo Nacional de Cultura Luis Pavón Tamayo⎯, época ominosa y nefasta para la cultura cubana en la que se ejerció un proceso de “parametración” contra diversos intelectuales, entre ellos, Virgilio Piñera, Heberto Padilla y el propio Reinaldo Arenas. La “parametración” perpetrada por el Estado se llevó a cabo a través del aislamiento y marginación del intelectual “desviado” ⎯aquel que no se adaptaba a los “parámetros” sexuales, sociales, morales e ideológicos que dictaba el régimen⎯, que se convertiría en un ser fantasmal para la sociedad, en un no-hombre. Para seguir leyendo…