Archivo de la categoría: Artes visuales

Catálogos: ·Paisajes y paradojas. Pinturas y textiles de Sandra Ceballos·

Con texto de Manolo Vidal, aquí los dejo con el catálogo a la primera muestra personal de Sandra Ceballos, Paisajes y paradojas. Pinturas y textiles de Sandra, de 1986. “Los temas de la pintura de Sandra son los campos, terrenos, selvas, desiertos, ciudades, tierras vírgenes y tierras roturadas, ríos, mares, cielos, lluvias, y los hombres y mujeres. Los hombres y mujeres casi nunca están presentes en los paisajes, pero son los que transforman, y pintan, y miran los paisajes.” Enjoyyyyyt 😉 (Agradecimientos a FV).

Janet Batet: ·KMAN: El hombre que quería volar·

Más conocido como Art Kendallman o KMAN, el controvertido alter ego de Bartlett irrumpió en Miami principios de los años ochenta. Era común entonces verlo ataviado con su parafernalia militar: monos pintados a mano con colores estridentes que lo cubrían de la cabeza a los pies; zapatillas ataviadas con soldaditos de colores, cascos con aviones, cohetes, radares; uso del camuflaje, misiones de reconocimiento, vehículos militares en miniatura; música electrónica alternativa acompañando sus performances y ese bombardeo de volantes que eran el genuino reclamo que pocos entendieron. Para seguir leyendo…

Píter Ortega Núñez: ·Cuquita: una muñeca cubana en Nueva York·

Ver a Cuquita deambulando, incomprendida y solitaria, por las calles de Nueva York, es como mirarnos frente al espejo de nuestra soledad, de nuestro aislamiento e incomunicación con un entorno que nos aparta, nos niega. Es como revivir a Reinaldo Arenas y su inmenso dolor. En su autobiografía Antes que anochezca, el escritor cubano dijo: “La diferencia entre el sistema comunista y el capitalista es que, aunque los dos nos dan una patada en el culo, en el comunista te la dan y tienes que aplaudir, y en el capitalista te la dan y uno puede gritar; yo vine aquí a gritar”. Para seguir leyendo…

MiamiAlt: ·Interviú a Consuelo Castañeda·

Aquí los dejo con esta buena conversa entre Miami Alternativo y Consuelo Castañeda. Conversación que va sobre las escuelas de arte en Cuba, los 80s, la postmodernidad, Cuba, el “universo cibernético” y su propia obra, of course… 😉

Elvia Rosa Castro: ·Abrumancia y glotonería referencial·

Gif me love no es una muestra caótica aunque sí abrumadora. En sus infinitas instancias dialógicas y glotonería referencial es muy limpia, y hasta pulcra. Tomemos dos ejemplos de este up and down o montaña rusa llena de voracidad asociativa. Los stickers, resultados de un ejercicio altamente instruido, encapsulado y fino, están repletos de guiños y chistes extremadamente pseudo-disidentes y locales pero ello no es un reproche pues toda la operatoria relacional y procesual que los sustenta ya es de por sí eficiente en términos de experiencia y porque los que formamos parte de ese imaginario cultural nos revolcamos de risa. Son ellos una lección cotidiana de historia y cultura. Crónica social en clave tropológica. La serie de las perras se encuentra en el otro extremo: las frases, escritas en inglés, dialogan, también desde la mordacidad y el humor, con las tesis feministas de cada “estrella”. Este dato manifiesta el recorrido cosmopolita, ilustrado y sofisticado de este dúo que pasa factura a todo lo que encuentra a su paso. No otra ha sido su lógica creativa. Para seguir leyendo…

Hamlet Fernández: ·Antonia Eiriz y las circunstancias·

Aquí los dejo con las cinco partes a Antonia Eiriz y las circunstancias (Uno, Dos, Tres, Cuatro y Cinco), el ensayo de Hamlet Fernández: “Antonia Eiriz,  aunque incomprendida por las circunstancias, aún exhala una resonancia que pervive en el gran tiempo, y nos obliga a aguzar los sentidos para recoger el eco ondulante de la garganta que quedó sangrando por la vibración telúrica y desgarrante de un grito honesto y necesario. Con esta inmersión arqueológica en busca de las razones que dejaron inactivo al volcán que hizo cambiar el paisaje de la plástica cubana de ese entonces, homenajeémosle pues, como merecen los grandes espíritus que dignifican la cultura de nuestro país.” Enjoyyyyyt 😉

Janet Batet: ·Arte cubanoamericano en Miami: Let’s Do Nada!·

Nada Café era un mostrador improvisado, a little luncheonette disaster dentro de una lavandería localizada en la Coral Way. Allí, con el mismo ímpetu vanguardista de principios del siglo XX, se dieron cita los nadaístas y sellaron su suerte con un manifiesto verbal (me dice Fred que alguien escribió el manifiesto, pero nadie sabe quién fue ni adónde fue a parar). Y allí, en gesto conmemorativo y frente a escépticos comerciantes de arte, gente de la calle y otros artistas que habían tenido a bien de asistir, al calor del momento y también de la enorme caldera de lavandería (como un tótem cuya omnipresencia en el lugar era imposible desestimar), los nadaístas firmaron el pacto que fraguó lo que habría de ser uno de los momentos más radicales (si no el más radical) del arte cubanoamericano en esta ciudad. Para seguir leyendo...

Catálogos: ·Ezequiel Suárez: El frente Bauhaus (1994)·

Aquí los dejo con el pequeño catálogo a El frente Bauhaus, exposición censurada del mostro Ezequiel Suárez en la galería 23 y 12, marzo de 1994, La Habana. Sobre esta exposición escribe François Vallée: “Unas horas antes de la inauguración y sin muchas explicaciones, la exposición fue cancelada y los cuadros descolgados. De ahí que Sandra y Ezequiel decidieran exponer estas obras en su casa-estudio, creando así el espacio Aglutinador.” Agradecimientos a FV. Enjoyyyyyt 😉

Hamlet Lavastida: ·Profilaxis y normalidad·

Quizás la condición excepcional de esta crisis sanitaria pudiera normalizar globalmente, de una u otra manera, lo que es orgánico para cualquier régimen autoritario: en sociedades donde el componente militar o unipartidista dirige y fiscaliza cualquier diminuta funcionabilidad cívica, es bastante ordinario el empleo de la llamada “prevención” relacionada con esa suerte de corrección disciplinaria. Para seguir leyendo…

Felix Ernesto Arias Hück: ·Interviú a Yali Romagoza·

Cuquita La Muñeca Cubana es el resultado de años de investigación sobre cómo transgredir las nociones convencionales de belleza femenina y cómo escapar de mí misma, sumado a la necesidad de abordar los estereotipos misóginos y racistas que afectan especialmente a las latinas en los Estados Unidos. Nunca me he sentido cómoda conmigo misma, por lo que fantasear con ser “otras” ha sido un concepto que investigo y reinvento constantemente. Siempre he jugado con la idea de transformarme. Para seguir leyendo…

Geandy Pavón: ·El día que retraté a Luis Posada Carriles·

Minutos después, mientras acomodábamos el equipo dentro de la camioneta, Posada salía del restaurante, al pasarme por al lado hizo un gesto juguetón con el ademán de querer asustarme, simultáneamente y cámara en mano congelé ese gesto de “ahí viene el coco”, de “the Bogeyman”. Posada Carriles encarnando en un comic, actuando la caricatura de su propio personaje. Ese mismo día revelé los negativos, unos seis carretes, tres a color y tres monocromos, de ellos seleccioné estas tres imágenes. Son las que, en mi opinión, resumen mejor aquel encuentro. Para seguir leyendo…

Marelys Valencia: ·Carlos Martiel and the Transnational Politics of the Black Body·

El uso de Martiel de su cuerpo como lienzo apunta hacia las historias diferenciadas detrás de los movimientos migratorios de hoy que dan testimonio de la perpetuación de garantías desiguales de vida, seguridad y hospitalidad para los inmigrantes no occidentales. Sostengo que la inmediatez de la actuación, en lugar de crear una comunidad de extraños, revela la fragilidad de las garantías para los cuerpos no blancos sometidos a violencia histórica, y al hacerlo, su trabajo evita la posibilidad de apropiación por parte del público occidental de cualquier perdurabilidad sufrimiento. Para seguir leyendo…

François Vallée: ·Ezequiel Suárez: el arte otro·

Su obra no constituye una ruptura, sino una transición entre las vanguardias históricas y las prácticas del arte contemporáneo. Lo ejemplifica el uso sistemático de la escritura en su trabajo, siguiendo una de las características de la estética conceptual disidente de los años setenta; pero lo hace desviando el severo intelectualismo de los artistas de aquellos años hacia una vía original: la de usar la palabra con objeto de restituirle su esencia pictórica para probar que la escritura no es plásticamente neutral, que la palabra puede vehicular pictóricamente estados emocionales y psíquicos. Incluso sus palabras borradas o medio borradas, que son a menudo como lemas o eslóganes, cumplen una función pictórica esencial: ocultar para revelar. Para seguir leyendo…

Carlos A. Aguilera: ·Interviú a Carlos M. Luis / Archivo y Terror·

De Archivo y terror. Operaciones entre literatura, política, teatro y arte, la interviú a Carlos M. Luis: “Orígenes, cuando apareció, produjo un cierto grado de escándalo (hasta donde en la república era eso posible), debido al resentimiento que acompañaba cada una de sus apariciones. Pero fue una revista conservadora. Lo que no implica que estuviese mal o bien hecha; sino, sencillamente, que era conservadora. Entre los ilustradores de Orígenes nunca un Carlos Enríquez puso una sola línea, porque Carlos Enríquez era un mundo que subvertía los valores que Orígenes defendía a capa y espada. Prefirieron a Portocarrero y Amelia. Y no niego la calidad de ninguno de los dos, pero representaron un mundo más amable, el sitio donde tan bien se está, como decía Eliseo, que también escribió (me parece) el poema más representativo de la mentalidad de muchas de esas gentes: En la calzada de Jesús del Monte. Sin embargo, cuando el idioma se hace fuerte, cuando se utilizan palabras que traspasan la pura ñoñería como en La isla en peso de Virgilio Piñera, ellos no lo aceptan, lo niegan.” Para seguir leyendo...

Willy Castellanos: ·J. Tomás López: retratos en la retina del tiempo·

Armado con un lente que reproduce las imperfecciones y el astigmatismo de los objetivos del siglo XIX, Tomás López prescinde del detalle superfluo concentrando el realismo del foco en la mirada del sujeto que posa. La escasa profundidad focal del lente se encarga de borrar cuanto detalle se aleje de ese espacio mínimo y pueda disociar el poder hipnótico de la mirada. Los fondos se esfuman mientras el cabello y la ropa se disuelven en insinuaciones de formas que desaparecen progresivamente en el vacío. Las tonalidades ocres de las impresiones semejan los tonos sepias de la fotografía decimonónica, mientras los retratos introspectivos de Tomás López parecen compartir desde la era digital, el espíritu y el aura de aquellas placas históricas salidas de los estudios de Julia Margaret Cameron o del carismático Félix Nadar. Para seguir leyendo…