Archivo de la categoría: Autores

Leandro Estupiñán: ·Walterio Carbonell, el incendiario olvidado·

Una de las frases más reiteradas en el libro subraya que imperaba en Cuba una concepción libresca en lo que respectaba a la cultura nacional. “Todo parece indicar que nuestra cultura se encuentra reducida a unos cuantos libros escritos por los ideólogos esclavistas”. Achacaba las causas a la cátedra sentada por el historiador Ramiro Guerra y sus seguidores, a quienes llamó “enaltecedores de Parreño, Saco, Luz y Caballero”, personajes a los que diseccionaba con mortífero humor y temperamento sedicioso, llamándoles “figuras oscuras”, “esclavistas de la peor especie”, “esclavistas atormentados” o “enemigos de las revoluciones y de la convivencia democrática elevados a la categoría de dioses nacionales por los historiadores”. Para seguir leyendo…

Manuel Moreno Fraginals: ·Presentación de Cuba/España – España/Cuba (Audio)·

Aquí los dejo con una clase magistral del gran Moreno Fraginals en la presentación del que es -sin dudas- uno de sus mejores libros: Cuba/España – España/Cuba. Historia común. Presentación que se llevó a cabo en el año 1997 en la librería Aconcagua, Sevilla. Disfruten y aprendan 😉 (Agradecimientos a HL).

Marien Fernández Castillo: ·La masacre de las palabras·

Editado por La maleza, la editorial del gran Lester Alvarez Meno, aquí les va La masacre de las palabras, de Marien Fernández Castillo: “De lo que habla este libro es más bien de una muerte simbólica, una muerte del día a día por la añoranza de un futuro. Y no quiero se entienda como un juego complicado de palabras: es una muerte en vida, es una muerte de las utopías y de la inocencia del niño que hay en mí, un niño que trata de sobrevivir en esa poesía, pero el devenir aniquila su inocencia y esa es su muerte: una muerte en vida de la utopía. Y hasta de la poesía como utopía”. De propina, una conversación entre Martica Minipunto y el autor. Enjoyyyyyt 😉

Ladislao Aguado: ·Heroica de la Green Card·

La comida —sobre todo la de los pobres— parece enriquecida con algún tipo de jarabe, que termina cebándote como un animal de cría. A los hombres, las carnes baratas, los yogures nonfat, los quesos que no lo son, los pollos regalados, los pavos gigantes, los tomates sin olor y los panes eternos se nos transforman en un forúnculo enorme en medio del abdomen. Pienso en una suerte de acné para obesos, en un estadio terminal del que no conseguirás desprenderte jamás, aunque solo comas lechuga, aunque no bebas un gramo de alcohol, aunque solo respires a través de una mascarilla. Para seguir leyendo…

Claudia Gilman: ·Entre la pluma y el fusil. Debates y dilemas del escritor revolucionario en América Latina·

Entre la pluma y el fusil (…) explora el recorrido que siguió el llamado a la revolución y reconstruye una imagen potente de ese período en que el escritor se convirtió en intelectual en el marco de “la familia intelectual latinoamericana”, las revistas devinieron órganos de intervención política, se configuró un público lector y se redefinieron los géneros al calor del fenómeno llamado boom. La presente edición, revisada y ampliada, incluye un posfacio en el que la autora reflexiona, con agudeza polémica, sobre el curso de las utopías, la pertinencia misma de la noción de intelectual y las condiciones que adopta hoy esa práctica. Para seguir leyendo…

Ernesto Hernández Busto: ·Manuel Moreno Fraginals: un centenario·

Más burgués que Moreno había que buscarlo (lo digo porque tuve la oportunidad de conocerlo y conversar con él en varias ocasiones). Encarnó esa amable contradicción de la burguesía cubana que protagonizó la Revolución de 1959, y luego no supo cargar con las peores consecuencias de esa misma Revolución. ¿Hay acaso algo más “burgués” que la veneración que siempre sintió Moreno por su propia historia familiar, enlazada al Caribe por varias ramas? Él mismo precisó en varias ocasiones que un especialista en ciencias sociales necesitaba tener una relación física, personal, con el medio que estudia, y que sin eso nunca podría hacer Historia de verdad, una perspectiva bastante alejada de cierta asepsia o metodología marxista. Más que marxista, Moreno fue un historiador esencialmente dialéctico, que es la única manera moderna de ser un buen historiador. Para seguir leyendo…

Melissa C. Novo: ·Interviú a Atilio Caballero / Desencanto y utopía·

Cayo [Rolando Prats] propuso publicar el programa de PAIDEIA como dossier al interior de Naranja Dulce, pero no todos estuvimos de acuerdo, algunos asumimos la posición de que si publicábamos ese texto, automáticamente iban a cerrarnos. Todo ello a tenor de lo que ya estaba pasando, sentíamos que había un movimiento raro alrededor nuestro: se había prohibido el acceso a dos centros culturales, había rumores, habían llamado («emisarios») a varios para preguntarnos sobre la naturaleza del proyecto… Publicar el cuerpo teórico de PAIDEIA era «resemantizar el rizoma», rizar el rizo, hiperpolitizar algo que ya de hecho tenía una fuerte carga política a contracorriente. Era ingenuo pensar que no tendría consecuencias. Para seguir leyendo…

Tania Bruguera: ·La Seguridad del Estado: ¿bala o bótox?·

Un día descubrí la razón de la mala memoria de mi madre. Fue el día que mi padre me obligó a ir a una segunda cita con la Seguridad del Estado, el día que quiso que colaborara. Mi táctica fue hacerme innecesaria, obsoleta y redundante. Quitarle valor a la información y, si era posible, no tener información alguna. De ser una joven ávida de ilusiones, que iba a todas las conferencias, que no se perdía una inauguración ni una fiesta y ansiaba estar en todos los proyectos, pasé a ser una persona que no quería saber nada de lo que estaba pasando. Para seguir leyendo…

Severo Sarduy: ·Je vous écoute (Le escucho) / Teatro·

La presente traducción de la obra Je vous écoute (Le escucho) de Severo Sarduy (1937-1993) se basa en el texto que aparece en francés en el tomo II de la Obra completa, edición de François Wahl y Gustavo Guerrero (ALLCA XX Archivos, París, 1999, pp. 1112-1116). Según Wahl, quien preparó una nota introductoria (NRF, n.o 549, abril, 1999) en la primicia que la dio a conocer el mismo año, y que también traducimos y reproducimos aquí, se trata de un texto original en francés inédito que data de 1978 o 1979. Wahl comenta que Sarduy lo escribe después de uno de sus últimos viajes a Tánger, Marruecos, a donde solía acompañar a su amigo Roland Barthes (Barthes murió en 1980). Para seguir leyendo…

Pablo Queralt: ·Lorenzo García Vega. Una cuenta del callado rosario·

Lorenzo García Vega es un poeta sabio y callado que cuando pone la palabra en acción pone la bala al modo de los pintores minimalistas con grandes espacios y detalles pequeños alucinantes, minuciosos. El ve el detalle que marca la diferencia, busca el pelo en la sopa como suben y bajan las lomas de la juventud y la vejez, como maduran las palabras. Su tiempo y espacio van en paralelo al del mundo, transmutando, transpolando un lenguaje de lo que es y debiera ser, por que en él impera y hace blanco ese orden natural que lleva en él. Para seguir leyendo…

Francisco García González: ·Poquita cosa: Artista del hombre·

Las razones por lo que Una artista del hombre no es pieza realista son diferentes. Arrojada desde los establos de la poesía hacia los abrevaderos de la narrativa, Idalia Morejón apuesta por el minimalismo que sustrae sustancia y músculos al realismo. El ripio prosaico le basta para radiografiar a Poquita Cosa y su entorno masculino. Lo del establo poético es más que referencia de partida. O sinuoso trazado para ir del Parnaso a la enredadera de la prosa. En ciertas páginas del capítulo titulado “Todos los hombres son iguales”, Idalia Morejón truca su minimalismo narrativo hasta hacerlo rezumar vitriolo poético, poesía pura, cantar que indigesta, para recrear la epopeya del matrimonio, separación, retorno del emporio de Hombrenuevo a la barriada de Santo Suárez. El riesgo de incluirlos no es un acto de cálculo vanguardista o snob. Es simplemente abrir la reja que oculta el recurso que exige la dinámica del libro. Para seguir leyendo…

Román Gutiérrez Aragoneses & Yuri Suárez Álvarez: ·Los embajadores síquicos·

Editado por La maleza, la editorial del gran Lester Alvarez Meno, aquí les va Los embajadores síquicos, de Román Gutiérrez Aragoneses & Yuri Suárez Álvarez: “Dos personajes sobrenaturales que hablan a los hombres acerca de la existencia humana, el orden de las cosas y la creación. Sus múltiples encarnaciones en el plano terrenal, incluyen al artista Dafome, considerado sin éxito por sus contemporáneos y una especie de alter ego de los autores del libro. La narración se construye a través de sus memorias, conversaciones con amigos, conocimientos astrológicos, imágenes de la ciudad; dando lugar a un relato onírico, que se conecta sutilmente con la cotidianidad del cubano”. Enjoyyyyt 😉

Abel Sierra Madero: ·Interviú a NDDV / Un gusano es el Gregorio Samsa que despierta de una revolución·

El Sistema antecede siempre a sus represores y cancerberos. El Sistema se crea en la lucha, en los años duros de quemar, dinamitar, socavar, y desacreditar a la policía y a las instituciones. El Sistema no es algo explícito, visible o inteligible, y quienes se suman a él lo hacen por espíritu de rebaño. Pero hay diez o doce, o trece o catorce, no sé cuántos, que conocen lo que realmente está pasando, saben lo que buscan y a dónde se dirigen. Son la vanguardia, el núcleo. Lo demás es accesorio, son los esbirros que igualmente puedes encontrarte en una universidad estadounidense, medio siglo más tarde, difundiendo la idea de que la Revolución se arrojó en brazos de los bolcheviques cuando los idiotas norteamericanos desaprovecharon la oportunidad de influir en el rumbo del nuevo régimen. Esa versión es tan dañina como un chivatazo. Para seguir leyendo…

Rafael Zequeira: ·El palmar de los locos·

Como si para sobrevivir hubiera que enloquecer, los personajes de El palmar de los locos transitan como apariciones de su isla convulsionada al exilio, se deslizan como fantasmas de una a otra época y, como Cagliostro, pueden estar en distintos lugares al mismo tiempo. Mientras pedalea su bicicleta por la costa del Mediterráneo, Elías Palma recuerda la fuga de la isla por Santa Cruz del Sur. De Cuba a Miami, de Miami a Madrid y finalmente, a Peñíscola. Desde la Carretera Central de Camagüey hasta los detalles más mínimos de la escultura del Papa Luna, el ojo crítico de Rafael Zequeira lo rescata todo: el arte, la filosofía, la historia, las ciudades, los árboles, los pájaros, los peces, las jineteras, las falsificaciones de obras de arte y los apagones, hasta conseguir que los vivos hablen con los muertos y los muertos hablen entre ellos. Para seguir leyendo…

Henry Eric Hernández: ·El funcionario totalitario·

Lleva razón Claude Lefort cuando subraya que el enigma totalitario consiste en que continuamente consigue presentar el autoritarismo como una emanación del pueblo y a la vez como su agente depurador. Dilucidar tal enigma conlleva admitir el secuestro de la unanimidad, en cuyo nombre el autoritarismo dicta y ejecuta tal o más cual cosa (lo que no exime a cada cubano de su responsabilidad por consentir esta o aquella decisión, y hacerla unánime). Y conlleva también destacar el hecho de fiarse de los cuadros políticos una vez que determinan dónde, cómo y cuándo, pero sobre todo contra qué o contra quién, implementar dicha unanimidad. La prepotencia de sociedades disciplinadas y colectivizadas como la cubana se basa en la garantía mimética del porte, los ademanes y el despotismo del soberano por parte de los cuadros: ellos son la correa de transmisión entre aquel y la sociedad. Para seguir leyendo…