Archivo de la categoría: Autores

Omar Pérez: ·El poema del amor y del cannabis·

Así como Lafargue, en su refutación de un contraproducente “derecho al trabajo” (cuyo prefacio de 1883 escribe, por cierto, en la prisión), exalta “la carne y sus pasiones”, llamando incluso en su ayuda a Descartes para recordar que “«todas son buenas por naturaleza, no tenemos más que evitar su mal uso y sus excesos»” (íd.), Martí ve en el árabe que “Cobra a la tierra el terrenal agravio” cultivando una “planta trovadora” la sustentación de su propio “deseo / De aquello lo invisible”. Contrastemos este deseo con la jactancia visionaria de Rimbaud (“y he visto a veces eso que el hombre ha creído ver”) y su propuesta de practicar “un largo, inmenso y razonado desarreglo de todos los sentidos”, uno de los fundamentos de las llamadas “Cartas del vidente”. Para seguir leyendo…

Ben A. Heller: ·Cartas encontradas. Rememorando el cincuentenario de Orígenes (La Habana, 1994)·

Aquí les va el ensayo de Ben A. Heller en ‘La futuridad del naufragio. Orígenes, estelas y derivas’, la antología que Juan Pablo Lupi junto a César A. Salgado acaban de sacar por Almenara: “Se ha dicho que Piñera jugó un papel mínimo en la vida de Orígenes; juró en una carta a Lezama de 1945 no publicar en la revista y luego publicó sólo cinco obras en los doce años de vida de la misma. Sin embargo, la presencia/no presencia de Piñera en las páginas de la revista no es el dato clave. La disensión de Piñera en la época de Espuela de Plata, su crítica del grupo en las páginas de Poeta, su tenue colaboración con la revista durante su estancia en Argentina y luego su trabajo con Rodríguez Feo en la producción de Ciclón enmarcan Orígenes, dándole forma, parámetros, bordes. No importa si Piñera fue o no fue origenista. Sin él, Orígenes no habría sido la revista que fue.” Enjoyyyyt 😉

Julio Ramos: ·La farmacia de los poetas. Poesía, droga, biopolítica / Presentación·

Desde comienzos del siglo XIX, posiblemente a partir de las Confesiones de un inglés comedor de opio de Thomas De Quincey, la literatura moderna ha sido un laboratorio privilegiado para el registro de la experimentación sensorial, una zona de reflexión intensa sobre la peculiar y elusiva ontología del objeto pequeña d(roga). Objeto al que se le asigna atributos divinos, cuya trayectoria se desplaza entre tiempos sagrados y seculares, cruza fronteras coloniales e imperiales, subvierte los límites entre cuerpo maleable y tecnología, entre naturaleza y artificio, materia y psiquis, para llegar a convertirse -no tan sólo en el estímulo de memorables y a veces letales viajes a los límites de la subjetividad y la conciencia-, sino también en el estimulante de formidables acumulaciones de capital en la vasta industria farmacológica que impacta la subjetivación y el gobierno de la vida en el mundo contemporáneo. Para seguir leyendo…

Nara Mansur / Susana Haug Morales: ·El trajecito rosa·

Perteneciente a Lecturas atentas. Una visita desde la ficción y la crítica a veinte narradoras cubanas contemporáneas, la antología de Mabel Cuesta & Elzbieta Sklodowska recién editada por Almenara, aquí les va El trajecito rosa, de Nara Mansur, y el close reading de Susana Haug Morales sobre el mismo. Gooooocen perversillos 😉

Pedro Manuel González Reinoso: ·Carlos A. Aguilera, el mostro que se incuba solo·

Aquí los dejo con reseña y entrevista de Pedro Manuel González Reinoso a Carlos A. Aguilera a propósito de Archivo y terror. Operaciones entre literatura, política, teatro y arte, libro que hace muy poco saliera por Casa Vacía: “Lo que me gustaría dejar en claro es que Archivo… recoge textos hechos por mí en los últimos quince años. De ahí que la curaduría del libro cruce ―además― sobre una de mis obsesiones: la patología poder en varios niveles. Y alrededor de esta patología es que organicé el libro, porque otro de los dispositivos que intento mostrar una y otra vez es que hay un límite Cuba que no es el límite usual. Un límite que pasa por la mierda y los sueños (García Vega), por el cine experimental (Miñuca Villaverde), por Rumanía (Herta Müller), por la escatología (Lamborghini, Umberto Peña) o por la denuncia de todo capital (Santiago Sierra).” Enjoyyyyyyt ;-

Yoandy Cabrera Ortega: ·Notas a 'Antología de poesía cubana orientalista'·

Esta antología temática permite que el lector se asome a muchos de los mejores autores de movimientos, períodos, grupos y generaciones fundamentales en Latinoamérica y Cuba durante los últimos cien años, como son el modernismo, las vanguardias, el Grupo Orígenes, el exilio, la generación de los 80 y el grupo Diáspora(s). Una lectura continua permite ver las formas en que cada momento, corriente o autor cubano ha leído y adaptado lo oriental desde sus cardinales, su cosmovisión y dentro de su poética. Para seguir leyendo…

Ignacio Iriarte: ·La realidad administrada. Reflexiones sobre la gestión de los signos por medio de tres figuras cubanas: la revista Diáspora(s), Antonio José Ponte e Iván de la Nuez·

Varios escritores cubanos que publican su obra a partir de 1990 proponen una serie de ficciones y ensayos sobre las relaciones tensas y contradictorias que mantienen con el poder estatal. Se puede afirmar que lo que presentan es una lucha por el control o la administración de los lenguajes que configuran la realidad. En este trabajo propongo describir y analizar esta lucha a través de una serie de figuras o escenas que se encuentran en la revista Diáspora(s), en La fiesta vigilada de Antonio José Ponte y en El comunista manifiesto de Iván de la Nuez. La intención ulterior de este texto es contribuir mínimamente, y desde el estudio de la literatura cubana, a un estudio sobre el poder en la actualidad. Para seguir leyendo…

Antonio José Ponte: ·La Tempestá·

Una historia de la repulsión de un crítico como Cintio Vitier ante la negritud de Nicolás Guillén y la antillanización de la que da muestras Virgilio Piñera en su poema La isla en peso. Hasta hacerle imposible a Vitier incluir esos ejemplos de Piñera o de Guillén en el discurso de la cubanidad de su serie de conferencias (y luego libro) Lo cubano en la poesía. Para seguir leyendo…

Darcy Borrero Batista: ·La colonia japonesa en la Isla de Pinos·

Publicado por el sello Ediciones El Abra, ‘La sociedad de la Colonia Japonesa de la Isla de la Juventud: cien años de tradiciones‘ se define en la nota de contracubierta como «un análisis inicial del asentamiento, devenir histórico y cultural, así como del estado actual de la Sociedad de la Colonia Japonesa de la Isla de la Juventud» Esta san (señora en japonés) sin formación literaria ni antropológica ni sociológica relata las relaciones familiares y vecinales, el devenir cotidiano, así como la ruta e intención migratorias de este grupo de personas que, en algunos casos, no pensaron en Cuba como destino final sino como puente hasta Estados Unidos. «Y si vinieron siendo pobres, hoy siguen siéndolo, aquí no hay japonés rico. Tuvieron su época de esplendor en la agricultura con los melones pero ahora no hay agua, abono, petróleo», dice Nancy. Para seguir leyendo…

Severo Sarduy: ·Paz en Oriente·

Debo a Octavio Paz el regalo más extraordinario que alguien puede hacer: la India. Sin sus palabras y sin sus textos quizás nunca hubiera ido. O hubiera ido como va todo el mundo: atento a lo más exterior. Ya que la India no es sólo un continente, es también un enigma, a veces un acertijo, un constante desafío a la percepción —y a la vida— cuya solución se presenta al «bárbaro en el Asia», como una urgencia. En París, creo que trabajaba por entonces sobre Duchamp, Paz me habló de la Diosa, incluso de una de sus metáforas vivas, que por entonces recorría la India distribuyendo naranjas y adjetivos. Para seguir leyendo…

Alfredo Triff: ·La culología como arma crítica·

La Revolución condenó el culo al ostracismo. Nada más alérgico al ano que el čдѕtrїѕшө. De ahí caen las guayabas maduras, símbolos imprescindibles: El machete, terrible y temible es el golpe del filo soberano, brilló cual relámpago tu acero. ¿Podría Máximo Gómez portar un ondulante pañuelo blanco con bordado de flores, venteando perfume de jazmín, mientras arenga a su tropa de mambises? El caballo: Hace falta una carga para matar bribones. Para seguir leyendo…

Lorenzo García Vega: ·Burdel Nirvana, de León Félix Batista·

Un día habrá que compilar todas las reseñas que durante años y años García Vega escribió, pero en lo que llega ese día aquí les va Burdel Nirvana, la reseña que en 2002 publicó en el Herald sobre el libro del poeta dominicano León Félix Batista: “Es que hace un buen rato que ando, con Batista, en una labor onírica afín. ¿Una labor afín? Sí, puede tratarse, entre otras cosas, de un sueño donde aparece un quirófano. Un sueño, con quirófano, donde se trataría de cómo operar a los monstruos (ejemplifico esto que he comenzado a decir: León Félix, nada menos que hilvanando un maniquí, nos ha dicho: “Qué siega minuciosa entre charcos en reposo, estrías de moluscos, terrenos bajo un manto. Tú excavas, raspas, roes, el tapete minucioso y supliciado de la carne. Él te victimará, drenará y dará declive”).” Enjoyyyyt 😉

Norberto Fuentes: ·Fidel Castro era el emperador / Interview·

A tomar purgante: “La gente piensa que Fidel te abría los brazos y a partir de entonces aquello era el colmo de la abundancia. Pero nada de eso es así. Todo lo contrario, te observan más que nunca. Y hay que ser estoico. Lo que pasa es que Fidel te pone el brazo por arriba y a partir de ahí te mueves. Pero yo ya me movía antes. Yo no me morí de hambre. Yo estaba gordito, de lo más lindo. En realidad en Cuba todos estábamos gorditos de cojones. Éramos un país de gente gordita y comunista.” Para seguir leyendo…

Roberto González Echevarría: ·Carta de Severo·

Nuestra amistad fue inmediata: nos unían Cuba, el barroco, el francés, el estructuralismo, el exilio, La Habana de los cincuenta compartida y recordada, su discurso en la radio y televisión, el español cubano familiar y hasta vulgar. Duró los 24 años que le quedaron de vida; hasta 1993 cuando murió. Él tenía 56 y yo 50. Nos vimos mucho en París, y llegué a convivir con él y François Wahl en Saint Léonard y Chantilly, donde pasé una vez dos semanas deliciosas con mi mujer y tres hijos. En París hicimos radio, dos entrevistas en video (una en francés que no he logrado localizar), fuimos al teatro, nos reunimos con otros escritores, y conversamos sin tregua. Para seguir leyendo…

Ernesto Hernández Busto: ·El diablo viste de verde olivo·

Entender a un dictador es también una operación de archivo cultural, implica una hermenéutica del Mal que nunca excluye el absurdo y la ambigüedad. ¿Acaso el propio Bulgákov no cayó en la trampa de Stalin, cuando éste, tras recibir un pedido personal del escritor pidiendo que se le permitiese emigrar, lo llamó una tarde primaveral de 1930 para darle trabajo en el Teatro del Arte? ¿Acaso no sedujo Fidel Castro a Padilla antes de convertirse en su atormentador? No basta con que el historiador coleccione anécdotas, cuestione el culto oficial o trate de desentrañar las razones de una popularidad turística entre el público norteamericano. Todo eso está bién, pero hay que ir más allá. Para seguir leyendo…