Archivo de la categoría: Autores

Miguel Ángel Sánchez: ·Capablanca. Leyenda y realidad·

Aquí los dejo con el primer y extraordinario capítulo de Capablanca. Leyenda y realidad, la biografía de Miguel Ángel Sánchez que, en dos tomos, acaba de publicar la editorial Casa Vacía: “La historia del ajedrez en Cuba tenía algunos sucesos espectaculares: las exhibiciones del Autómata de Kempelen presentado por Maelzel en 1837 y 1838; las visitas en 1862 y 1864 de Paul Morphy, así como las de Steinitz en 1883 y en 1888 ya como campeón mundial. La referencia de que en 1518 el capitán Manuel de Rojas, gobernador de la ciudad y comarca de Bayamo, invertía sus ratos libres en turbulentos intercambios de jaques con un empleado que administraba los bienes en la zona del conquistador Diego Velázquez, resultó la primera referencia de ajedrez en el nuevo continente americano.” Enjoyyyyt 😉

Waldo Fernández Cuenca: ·Lorenzo García Vega recibe un homenaje póstumo en La Habana·

Saínz criticó a aquellos que en los círculos intelectuales de la Isla han desdeñado la obra del escritor origenista: “Algunos bobitos desprecian por ahí su obra y yo les he preguntado dónde está la suya para hablar tan a la ligera de un escritor de alta valía como García Vega”, apuntó. A una pregunta del público sobre los intentos de publicar Los Años de Orígenes en Cuba, el panel respondió que los mayores esfuerzos han sido realizados por la poeta Reina María Rodríguez, pero hasta ahora no ha sido posible, debido en parte a que en esta obra “hay muchos cuestionamientos, críticas a la realidad social y al sistema político de la Isla que han hecho imposible su publicación”, explicó Saínz. Para seguir leyendo…

Héctor Manuel Gutiérrez: ·Nueva visita a ‘El laberinto de sí mismo’. Mi encuentro con Labrador Ruiz y la gestación de la vanguardia cubana·

Laberinto es una especie de largo poema lírico: el tono conversacional con que se nos entrega es parte del proceso de “fabricación” de la obra. El narrador/autor/personaje que nos habla, o habla consigo mismo, va inventando, instalando el texto. Y así el fluir del pensamiento es la novela misma: “la estructura está siendo construida con los avíos que el propio lenguaje está suministrando, con los elementos que el propio lenguaje le va dando” y, como dirían algunos críticos al enfocar el énfasis panóptico de la novela: “todo hilo narrativo, toda secuencia más o menos lógica de la novela tradicional, lo sustituye por la elaboración de una visión rápida, vivaz y muy breve, de momentos significativos en la vida de sus personajes”. Para seguir leyendo…

ADN: ·Abel Prieto arremete contra Cabrera Infante en Granma y lo acusa de anexionismo·

Aaaabel, ¡mira cómo Cabrera Infante te está observando! 😉 “Cubanísimo en su narrativa, en su pirotecnia lingüística, y francamente anexionista de alma y pensamiento. Su colección de artículos Mea Cuba resulta escandalosamente proyanqui. Hace una crítica feroz, sin fundamento alguno, de todo pensamiento antimperialista que haya surgido en Cuba y en nuestra región. El propio concepto de «América Latina» es para él «un cliché más de la izquierda profesional»” -prosigue el exministro, antes de definir a Cabrera Infante como “alguien que usaba su talento y su sentido del humor para jugar literariamente con los signos exteriores de nuestra cultura; pero pertenecía a la especie de la «cubanidad castrada»”. Para seguir leyendo…

Abilio Estévez: ·La imagen de París·

Francisco Chacón, un periodista contemporáneo a Casal, ha contado en algún lugar que en cierta ocasión le propuso hacer un viaje y este respondió con una frase que me atrevo a llamar, aunque parezca una tontería, extraordinariamente casaliana: “No quiero ir, porque no quiero volver”. Una frase conmovedora y terrible en su sencillez. Una frase que revela una áspera impotencia. Una frase proustiana si las hay, proustiana avant la lettre. Toda una concisa definición del cansancio por el viaje y, claro está, del cansancio de vivir. Para seguir leyendo…

Martica Minipunto: ·Little Girl Lost·

Cuando yo tenía 13 años, Yanet, me susurró un secreto para no perder la virginidad, la solución era tener sexo anal. El tiempo que Yanet invirtió en instruirnos para que esperara tanto por mi “érase una vez la primera vez” nunca ha sido agradecido como es debido. Después de la precocidad de entonces uno esperaría, mínimo, que la virginidad “santificada” se “perdiera” muy rápido. Fueron períodos de muchos juegos sexuales, apretones en rincones, escaleras de edificios, cajeros automáticos y romances intensos en los que el límite era el intocable himen. De algún modo, bailando apretados y compitiendo para ver quién se meneaba mejor, se construye el paisaje de mi infancia/adolescencia mediante la sexualización de la infancia a partir de un tránsito irremediable. Para seguir leyendo…

Vladimir Smith-Mesa: ·Slovo Cubano: el vocablo soviético en el español de Cuba·

El ruso impartido en nuestras aulas fue un ruso-sovietizado. El vocablo aprendido por las últimas generaciones de cubanos, no poseía la claridad, la armonía de esa primera palabra original rusa, nacida de una poética singular, que transitaba desde Pushkin hasta Andrei Belyi, pasando por Tolstoi y Dostoievski. El ruso que nos llegó -y se popularizó desde 1961 hasta el 91 a nivel nacional- todavía llevada la máscara del realismo socialista y ya estaba contaminado con un léxico politizado, ceremonioso en extremo, surgido de un dialecto autóctono de la URSS. Este vocablo era hijo genuino de la ideología marxista-leninista. Sus frases, su argot afectaron a todas las demás lenguas que estaban bajo su atmósfera; dándoles un carácter solemne y artificioso. Para seguir leyendo…

Carlos Lechuga: ·Los pornógrafos·

Yo solo busco las fotos y los videos del porno cubano. El porno cubano tiene una naturalidad y una cultura propia a diferencia del porno profesional, bien cuidado e iluminado. Los actuantes tienen una verdad en el rostro. Una especie de ansiedad. Una de mis fotos favoritas de un desnudo cubano es la de una mujer de unos treinta años que, completamente desnuda, en la sala de su casa, levanta un brazo y sonríe como diciendo: «Primo, lo máximo». En el fondo de la foto, encaramado en una silla, a punto de caerse, se ve un bebé. Es solo la captura de un momento. El momento antes de la caída. Para seguir leyendo…

Leonardo Padura: ·La influencia catalana hace a los cubanos fundamentalistas·

Los cubanos somos fundamentalistas por influencia catalana. Lo que más me fastidia de Cuba es precisamente ese nacionalismo: de los cubanos de dentro y de los de fuera. Los cubanos se creen que todo lo que ocurre en Cuba tiene dimensiones universales. Para seguir leyendo…

Manuel Díaz Martínez: ·El caso Padilla: crimen y castigo (recuerdos de un condenado)·

David Chericián, por cuyo libro apostaba la Uneac como alternativa al de Padilla, fue enviado por Guillén a casa de José Zacarías Tallet para que persuadiese al viejo poeta izquierdista de lo negativo que sería para la revolución que se premiara Fuera del juego. La noche del mismo día en que Chericián lo visitó –esa noche se velaba en la funeraria de la calle Zapata el cadáver del joven escritor Javier de Varona, castigado por disidente y cuyo suicidio, según la versión policíaca, se debió a frustraciones sexuales–, Tallet me dijo que fue tanta la indignación que le produjo la visita de Chericián que, después de echar a este de su casa, telefoneó a Guillén y lo increpó por pretender coaccionarlo. El poeta y cuentista Félix Pita Rodríguez, que era el presidente de la Sección de Literatura de la Uneac, me aconsejó que desistiera de votar a Padilla. Ignoro si a Cohen y a Calvo también los presionaron. Supongo que no, por ser extranjeros. Para seguir leyendo…

Jesús Gómez de Tejada: ·Comerse las uñas del yo: La escritura diarística y autobiográfica de Lorenzo García Vega·

Dentro de la –hasta ahora– escasa publicación de diarios cubanos, la posición de Rostros del reverso es singular puesto que el volumen es editado en vida del autor. Frente a esta circunstancia, los escritos diarísticos de José Martí, José María Chacón y Calvo, Ernesto Che Guevara, José Lezama Lima y Alejo Carpentier son publicados tras la muerte de sus protagonistas. Puede considerarse que García Vega registra su cotidianeidad con vistas a la edición desde el principio, puesto que la sección del libro correspondiente a 1952, primer periodo datado, es publicada en el número 31 de la revista habanera Orígenes el mismo año de su escritura. El resto aparece en 1977, aproximadamente dos años después del último lapso recogido en las entradas de la obra: noviembre de 1975. De este modo, se concibe como un diario literario destinado a la publicación. Para seguir leyendo…

Héctor Antón: ·En paz descanse, La Habana·

¿Cuál es el precio de ser fiel al lugar de nacimiento o adopción, para un ciudadano que lee el concepto de patria o nación desde una perspectiva individual? Ser un cronista mal visto por cazadores de mercenarios o un voyeur miope de la realidad; alguien destinado a ignorar el alivio de las “bellezas del físico mundo”, cegándose ante los “horrores del mundo moral”. Solo quienes aman el estatismo, la arbitrariedad o el remiendo gozan en Cuba. La Isla personifica una coartada más chovinista que nacionalista, donde el ocio presume de suplantar carencias. Para seguir leyendo…

Gerardo Muñoz: ·Sobre la época expresionista. Un primer diálogo con el pensamiento de Julien Coupat·

Situémonos en 1972, después de la experiencia del 68 francés y del 69 italiano, y más de una década después de la experiencia guerrillera de la Sierra Maestra en Cuba. Camatte publica un breve texto en la revista Invariance titulado “Sobre la revolución”, en el cual busca saldar cuentas con el marxismo de la lucha de clases, algo que, como hemos de suponer, no encontró su momento de legibilidad entonces. Escribía Camatte: “Ya post-1945, la revolución deja de ser una cuestión política, sino que concierne un cambio total en los modos de producción y del viviente. La toma del poder es tan solo un momento de la revolución y reducir todo a este momento conlleva pura y exclusivamente al fracaso de no poder entender que lo importante es la dimensión de la insurrección de los hombres, esto es, de las otras dimensiones de larevolución”. Para seguir leyendo…

Kelly M. Grandal: ·Miami es una chica en un ascensor·

Símbolo por excelencia de la modernidad, los ascensores evitan que la gente pase trabajo subiendo o bajando la escalera. Fueron hechos para edificios muy altos. No hay firmeza en ellos, sensación de logro. Nada de un escalón detrás de otro hasta que alcanzamos la cima. Son un no lugar, un no tiempo, un tránsito entre dos realidades y dos estados. Miami marca los botones, lleva gente, saluda mecánicamente. El día se le va en ello, existencia anodina. Para seguir leyendo…

María Cristina Fernández: ·Lilliam Moro, el Cordero de Dios y el plato de sopa·

¿Qué sería de nosotros si Lilliam Moro, con esas manos “qué poco han aprendido a retener/ en tantos años”, no nos dejara frente a nuestra puerta esta obra poética casi completa, para confortarnos en la hondura de las noches, en la soledad del día? ¿Cómo agradecerle que se haya sobrepuesto a tantos eventos , que no corroboraremos más que con su decir: sus “pequeñas desgracias, varios intentos de suicidio/ y un mal alcohólico” y haya seguido entregándonos sus palabras, “las traspasadas voces”? Para seguir leyendo…