Archivo de la categoría: Autores

NDDV: ·Rapsodia para el mulo: introducción al ‘espinor’ lezamiano·

El desarrollo más completo de la dinámica lezamiana ocurre en la obra Severo Sarduy: si Lezama apenas se ha desplazado “del dormitorio al baño”, Sarduy y sus personajes van “de la Ceca a la Meca” en cuestión de picosegundos. Sarduy es el unquiet Lezama, encarnación viviente del Zitterbewegung: su 2-espinor son Auxilio y Socorro. Lo que en Lezama se anunció como partícula y frecuencia, en Sarduy se resuelve finalmente como skhizein lacaniano. El problema de la producción en masa de artefactos desechables, en Sarduy es la consecuencia directa de la pantagruélica cultura chatarra lezamiana y su filosofía de poltrona. Para seguir leyendo…

Dennys Matos: ·’El privilegio de pensar’ de Jorge Brioso, ensayos que motivan·

El privilegio de pensar es un magnífico libro de ensayo por los cuatros costados, de esos que te motivan a pensar, a pensar como divertimento, a pensar como fuerza e inspiración liberadora. Tiene de investigación porque hay de método de la llamada investigación aplicada, como también hay de la investigación exploratoria. Sin embargo, lo que sí nos hace vibrar en este libro es el pulso novedoso del ensayo. “El ensayo”, reconoce Brioso, “nace como otra forma de contar la vida a través de los conceptos”. Pero la filosofía -le comento- también nace así. “Sí, pero a diferencia de esta”, amplía Brioso “el ensayo dice: El tema de este libro soy yo. Colocar a un yo, a la contingencia de una vida, a su carácter fragmentario y tentativo, en el centro de la reflexión supuso una revolución sin precedentes para el conocimiento”. Para seguir leyendo…

Rogelio Orizondo: ·Los agentes transmisores·

Mi papá y su generación pudieron sentir cómo era viajar con un psicodélico sin probarlo. Quizás era más fácil en el mundo donde esa música estaba surgiendo, donde la experimentación sin límite de la libertad mental proporcionada por el consumo de sustancias, algunas naturales y algunas químicas, te permiten viajar y entender que la existencia va más allá del relato en el que está incluida. Pero en la Cuba socialista de los sesenta y los setenta escuchar The DoorsLed ZeppelinPink Floyd o Emerson, Lake and Palmer, sin saber jamás qué es la marihuana, el hongo o el ácido, era tremenda locura. Para seguir leyendo…

Hamlet Lavastida: ·Disciplinar y obstruir: continuidad de las formas de represión aplicadas sobre el cuerpo social LGTBI+ en Cuba·

Ya desde la década de los sesenta estas estrategias de obstrucción y fragmentación del espacio público por parte de las autoridades eran aplicadas como una suerte de metodología de acordonamiento y sustracción de individuos socialmente peligrosos para el orden interno. Así lo documentan todas las crónicas y relatos sobre detenciones forzosas y traslados hacia las Unidades Militares de Ayuda a la Producción. O sea, existe aquí un patrón de conductas que lamentablemente tiene plena vigencia en la actualidad. Por ello, el argumento de «obstrucción» ofrecido por el coronel Eddy Sierra Aria carece de toda legitimidad, pues era la PNR, los órganos de Seguridad del Estado y los individuos sin identificación los que, efectivamente, interrumpían el flujo de tráfico, y no los marchantes que transitaban por el Paseo del Prado. Para seguir leyendo…

Ena Lucía Portela: ·Sherlock Holmes: el don inapreciable de guardar silencio·

A estas alturas del campeonato, luego de tanta literatura y tantos audiovisuales con trama detectivesca, puede que alguien encuentre baladí la solución del enigma. Pero no hay que pensar que Conan Doyle quería tomarnos el pelo. Nanay, hermanos. Esa eventual impresión de banalidad se debe a que no pocas de las eminencias del conspicuo Detection Club (parnaso de los autores británicos de novelas de misterio, de los que él fue decano), quienes dominaron ampliamente el mercado internacional de la narrativa policiaca durante las décadas de 1920 y 1930 del siglo XX, volvieron sobre el mismo esquema argumental de “El hombre del labio retorcido”, mutatis mutandis, en reiteradas ocasiones, convirtiéndolo en un cliché. Para seguir leyendo…

Yoandy Cabrera: ·Poiesis, taxonomías y ‘años cero’·

Sin dudas, buen texto para entrar y someter a debate: “Cuando he preguntado a algunos de los autores que suelen ser recogidos dentro de la nominación que analizamos, la respuesta ha comenzado con otra pregunta: “¿a qué le llaman “algunos” ‘generación cero’?”, o “¿me han metido en una “generación cero”?” lo cual es ya un síntoma de lo difuso que es el término inclusive para los que supuestamente formarían parte del grupo. Nara Mansur cuestiona, por ejemplo, “cuál es la idea de política cultural de la “generación cero”, si la tiene o si se hace esa pregunta” y Yunier Riquenes, tomando distancia del término, cuestiona “¿qué hacen?, ¿quiénes son los de la “generación cero”?, ¿por qué está marcada su literatura?” Pero para responder habría de existir primero ese grupo que algunos nombran, y que tan poco ha cristalizado.” Gocen, perversillos 😉

Ineke Phaf-Rheinberger: ·La ‘guerra de Angola’ en la literatura: circuitos transculturales entre Angola y Cuba·

La documentalista franco-egipcia Jihan El-Tahri filmó una película muy interesante sobre aquellos años, Cuba, une odyssée africaine, en la que inserta reportajes antiguos, entrevistas y fotografías que ofrecen mucha información detallada. En una dirección similar, también en la narrativa de Angola y Cuba este período comienza a dejar sus huellas en obras de autores reconocidos. En Angola, lo tratan escritores premiados como Pepetela, Ondjaki y José Luís Mendonça; y en Cuba, Norberto Fuentes, Ángel Santiesteban y Karla Suárez. Se podrían agregar otros nombres más, pero con el ejemplo de estos ya es posible hacerse una idea de una percepción emotiva que va más allá de la imagen de “mutilados por la guerra. Para seguir leyendo…

Fonógrafo: ·Oriente López, acorde a las circunstancias / María A. Cabrera Arús·

Cuando Joe Zawinul se presentó con Weather Report en el teatro Carlos Marx, llevaba un gorrito con POM de invierno. Tengo fotos por ahí, en algún rincón, de un concierto del primer grupo Proyecto en el Festival Jazz Plaza de La Habana, que como siempre se celebraba en enero, y había bastante frío. Me vestí con pantalón y camisa blancos, me puse un chaleco muy elegante, tejido con lana italiana de varios tonos de azul, y un gorrito con POM como el de Joe, igualito a los que usa la gente de Miami cuando viene a Nueva York. No recuerdo el frío habanero, pero me da gracia cuando veo la foto. Haciéndome el yuma. Para seguir leyendo…

Pedro Marqués de Armas: ·Magnetismo animal en Cuba. Un paseo bibliográfico·

Con un poco de suerte y paciencia se descubren en la prensa crónicas, relatos y anuncios curiosos. Allá por 1848 comenzaron a aparecer en el Diario de la Marina los fragmentos del “Diario de un magnetizador” que operaba en La Habana por lo menos desde tres décadas antes. El autor de ese diario firmaba como Francisco de Paula y Goizueta, y entre las curaciones que reporta –casi siempre en mujeres jóvenes– cuenta la de la señorita Cecilia Valdés, que entonces vivía en la calle Prado. A primera vista resistente, más que nada por su extremo abatimiento y desesperanza, el magnetizador induce en ella sin embargo un estado de sonambulismo –no existía aún el término hipnosis ni nada parecido-, y ya en una segunda visita la hace hablar y contar sus penas, curándola de “todos sus males” tras siete “magnetizaciones”. Para seguir leyendo…

FreeCinema: ·El caso de la calle O’rrelly / Raydel Araoz·

Aquí los dejo con El caso de la calle O’rrelly (2007), film del cineasta y escritor Raydel Araoz: “Hoy conviene que la putería deje de ser una cuestión pública y torne al ejercicio de cada cual. Urge indicar que la peripecia íntima en que se encuentra nuestra señora supera las expectativas de la virgen moderna. Pienso que el reconocimiento del poder ontológico de la señora X ha de convertirse, con el paso del tiempo, en un misterio. Tal misterio se dirige -por tanto- como un movimiento irresistible al encuentro de una luz, que presento alentadora para quienes bebieron a pierna suelta el fermento de su pubis.” Muerde, que te quedas con hambre. (Agradecimientos a CCC). 😉

Jorge Camacho: ·Alejo Carpentier: Imágenes y oraciones negras en ¡Écue-Yamba-Ó!·

Carpentier crea una imagen heroica de sí mismo cuando en realidad las fotos estaban a la mano de cualquiera en el museo de la Sociedad Económica de Amigos del País, una institución que desde su fundación en el siglo XVIII se dedicó a organizar el conocimiento de los letrados criollos y apoyar sus investigaciones científicas. De modo que si bien, Carpentier muestra estas imágenes, realmente las utiliza para que “signifiquen” otra cosa. Las usa para crear una narrativa personal, un registro de la “verdad” del científico que reúne por sí mismo materiales de campo, objetos difíciles de encontrar en espacios prohibidos o lejanos. Para seguir leyendo…

Nancy Calomarde: ·Fuera de obra, fuera de territorio. Escrituras cubanas del después·

Villa Marista es un espacio emblemático de la política
revolucionaria, no solamente es el edificio donde funciona el Ministerio del Interior, vale decir, el aparato burocrático por antonomasia del Estado, sino una sala de operaciones que marca de manera indeleble el modo de circular y habitar los espacios. Su diseño se vuelve epítome del sistema de ideologemas y prácticas que distribuye la gestión central. La Villa Marista aparece también en la memoria del cubano como un aparato de ficcionalización de la experiencia, como un artefacto que distribuye roles y funciones en una economía de ciencia ficción, la gran maquinaria de desrealización de la experiencia y de los espacios que configura la política revolucionaria. Para seguir leyendo…

Emir Rodríguez Monegal: ·Interviú a Guillermo Cabrera Infante / El arte de narrar·

Aquí les va una de las grandes entrevistas que le hicieran a GCI sobre Tres tristes tigres, esta vez de la mano del Emir Rodríguez Monegal de los tiempos de Mundo Nuevo, conversación después integrada a su libro El arte de narrar: “Uno de mis experimentos o una de mis preocupaciones era tratar de llevar este lenguaje básico, convertir este lenguaje oral en un lenguaje literario válido. Es decir, llevar este lenguaje si tú quieres horizontal, absolutamente hablado, a un plano vertical, a un plano artístico, a un plano literario. Es decir, pasar de ser un lenguaje, simplemente hablado a un lenguaje escrito. Creo que lo dije en una entrevista que me hicieron una vez en Cuba, que yo creía que el escritor cubano que consiguiera hacer esto estaba consiguiendo lo mismo que hicieron con el lenguaje americano Mark Twain y Hemingway.” Enjoyyyyyt 😉

Tamara Kamenszain: ·José Kozer, el esposo judío·

 José se come entera la gramática Kosher de los Kozer. Una gramática que, por ley, reposa en el apellido paterno. “Finalmente no soy nadie, hijo, del sastre”, dice quien, para definir su particular identidad, se vuelve a partir al medio al filo de una coma. “Reprobable José, Kozer soberbio” había dicho antes. “Hijo del sastre”, dice ahora. En ninguno de los dos casos la coma está donde debe estar. Un forzamiento paria de las sintaxis abre las costuras. El hijo, para saber de sí mismo, se ve obligado a traducir. Y, de idioma a idioma, el oficio paterno se entiende como la única garantía de sobrevivencia. Para seguir leyendo…

Abel Sierra Madero: ·Teatro y desnudo. El Bataclán de París en La Habana·

En mi libro Del otro lado del espejo, explicaba que la campaña higiénica que se lanzó en 1928 contra el pepillismo y el garzonismo estaba orientada a criticar a través de la moda, configuraciones de género y estilos de vida que se consideraban poco viriles y antinacionales. Los pepillos eran representados como unos holgazanes, degenerados que contrastaban con el ideal del hombre sano y trabajador al que aspiraba la nueva sociedad. Hay que tomar en cuenta que la homosexualidad estaba a punto de convertirse en una categoría científica y política. Es posible que esos debates hayan llegado a Cuba a través de México, porque en 1924, una campaña similar se había lanzado contra los fifís y las pelonas desde el periódico El Universal Gráfico. Para seguir leyendo…