Archivo de la categoría: Autores

Abel Sierra Madero: ·Making off de la República·

Al tiempo que los Estados Unidos ensayaban un nuevo modelo de dominación colonial en la Cuba de inicios del siglo xx, un nuevo espíritu se instauraba en la Isla. Los procesos de modernización vendrían acompañados, además, del entertainment porno-cinematográfico que los cubanos consumirían con avidez y desenfreno. Durante esa etapa, lo social y lo nacional no sólo se articulaban en torno a huelgas obreras y revoluciones que se irían «a bolina» como los papalotes, sino, también, en torno a lo lúdico y lo sexual. De lo contrario, no tendría sentido ver a chulos, prostitutas, coupletistas y cabareteras inmortalizados por la literatura y el imaginario colectivo de una Isla que además de producir azúcar, estaba implicada en una economía de sexo-servicios para el mercado interno y foráneo. Para seguir leyendo…

Raymond Madrigal Pérez: ·La producción de sentidos subjetivos y configuraciones subjetivas del profesor dentro del sistema totalitario cubano·

Interesante este texto de Raymond Madrigal Pérez sobre el acabóse cubano: “En los gobiernos totalitarios como el de Cuba, el control sobre la población se ejerce principalmente a través del miedo constante. Al pasar los años ese miedo ha tomado forma en diferentes estados subjetivos como la ira, el asco, la inseguridad, la tristeza y la indiferencia, que son expresión de configuraciones subjetivas que paralizan las posibilidades de generar nuevos sentidos subjetivos ante nuevas experiencias de vida. En ese clima subjetivo y social, los profesores cubanos realizan su labor educativa, en cuyo curso, en lugar de desarrollar amor por la profesión e interés por el desarrollo de sus alumnos, generan actitudes y conductas muchas veces inmorales en sus diferentes espacios de la vida social.” Enjoyyyyyt 😉 (Agradecimientos a HEH)

Augusto Munaro: ·Teatro de Reinaldo Arenas: palos a Fidel desde las tablas·

Los textos dramáticos aquí reunidos son las piezas “Traidor”, “El Paraíso”, “Ella y yo”, “El Reprimero” y “El poeta”. Aún cuando podamos concebirlos de manera individual, se enlazan unos con otros como fragmentos de un todo que se puede armar o desarmar de diferentes modos. Represión, soledad, miedo, perseguidos y enjaulados… Cada pieza pareciera ser atravesado por un estilo distinto, teniendo como nervio central, como hemos dicho, la denuncia. Para seguir leyendo…

Yamil Díaz Gómez: ·Decimerón·

Muy buena esta recopilación de Yamil Díaz Gómez de décimas jocosas, humorísticas, grotescas y de doble sentido en el ‘mondo’ popular cubano: “Anoche se me paró, / pero de mala manera. / Salí a coger fresco afuera, / y de nada me sirvió. / Pero en casa tengo yo / una chiva medio esquiva. / Cogí y le fui para arriba, / bien cortico la amarré, / fue soñando y desperté. / Si no, me singo la chiva.” Goooocen 😉

Ahmel Echevarría: ·La bestia y las radiaciones·

No es poca la distancia entre los sucesos narrados en Chernobyl y la filmografía analizada por el narrador y ensayista Alberto Garrandés en Señores de la oscuridad. El gótico en el cine. Sin embargo, esa distancia se reduce, por ejemplo, en algunos momentos de la intensa relación —que recorre parte de la espiral de horror, fluidos, miedo e incertidumbre tras el accidente nuclear— entre una chica y un bombero, trasladada a la miniserie a partir del libro Voces de Chernóbil. Crónica del futuro, de Svetlana Alexievich. Y la distancia se contrae todavía más cuando voy al final del libro de Garrandés. En una autoentrevista, el autor dice: “hay una frase, dicha por el niño Cole Sear, en The Sixth Sense, que siempre me ha parecido estremecedora: I see dead people”. Para seguir leyendo…

Oscar J. Montero: ·Erotismo y representación en Julián del Casal·

Aquí los dejo con un buen capítulo de Erotismo y representación en Julián del Casal, el clásico de Oscar J. Montero, ahora reeditado por Almenara: “En el ensayo de Lezama, Casal es «el único paseante de la ciudad abandonada», «abandonada» porque solo él supo leerla y solo él pudo escribirla, desde la fiesta insulsa de los señorones hasta el horror del matadero, pasando por la tienda, por el café y por el circo. Entre los lugares que visitó Casal para llenar las cuartillas de sus crónicas semanales, el circo fue una parada especialmente fecunda. Durante la visita al circo, el cronista parece aturdido por el asalto sensorial del espectáculo y de la muchedumbre que lo contempla.” Gocen, perversillos 😉

PuenteAlaVista: ·Interviú a Diana Castaños·

Aquí les va una excelente entrevista a Diana Castaños, quien -recuerdo- acaba de estrenar libro por Bokeh. Y de propina, uno de sus relatos-axilas: “Me imaginé que era una de esas veces donde el sexo iba a ser bueno. Cuando está desmotivado, aunque tenga una erección permanente, el sexo con Rodrigo es muy predecible. Pero cuando se le ocurre hacerle el amor a mi mente la experiencia es más compleja. Paradójica incluso. Termina dándole besitos al nacimiento de mis axilas… y de alguna manera yo me vengo con eso.” Enjoytttttt 😉

Enrique Saínz: ·Rememoración de Lorenzo García Vega (fragmentos)·

Lorenzo era, con Piñera, la negación de Orígenes. Y eso está muy bien, que los grupos no sean herméticos, que haya fisuras o discrepancias. Él es la otra versión de la negación, en un plano distinto al de Piñera, aunque Lorenzo se guardaba más. Por ejemplo, Lorenzo discrepaba de las tesis de Vitier en Lo cubano en la poesía. Lorenzo asistió a las conferencias (porque fueron conferencias antes de ser libro) y me decía: “Yo estaba sentado ahí y yo discrepaba de todo eso”, pero no lo decía, si lo decía era en ese ámbito, pero no escribía. No sé si por cortesía con el amigo o no sé si por temor a no ser lo suficientemente claro. No se comunicaba en el plano intelectual y, sin embargo, tenía importantes discrepancias con los procederes, con los pensamientos o con las tesis de Vitier. Para seguir leyendo…

LaRepu: ·Calibán en el paredón·

A medida que Cuba se volvía una parodia de sí misma, Fernández Retamar retocaba su texto para volverlo contemporáneo, aunque el resultado fuera un collage de concordias contextuales. Hay “Calibanes” para todos los gustos: el de 1971 o los de 1987, 1991, 1992, 1993 o 1995, año a partir del que cae en un extraño olvido, tal vez provocado por su anacronismo en pleno Período Especial, que mataba de hambre a la población cubana, o porque sencillamente los estudios postcoloniales se volvieron trending topic para comprender la realidad latinoamericana. Por eso, es imposible afirmar que se leyó el “Calibán”. Podría decirse, más exactamente, que se leyó uno de los “Calibanes” disponibles. Para seguir leyendo…

Ana María Pozo de la Torre: ·La escritura y la furia de Gabriel Inzaurralde·

La escritura y la furia: ensayos sobre la imaginación latinoamericana es una lectura provocativa. Los ensayos se construyen de manera independiente. La estructura interna de cada capítulo se presenta como una suerte de yuxtaposición de subcapítulos o temas. Su lectura, por ende, nos enfrenta a la necesidad de seguir la línea de reflexión del autor, que no siempre sigue la estructura argumentativa tradicional del discurso académico. No obstante, Inzaurralde sigue los preceptos de la crítica: dialoga con fuentes secundarias que se han escrito sobre las obras que analiza y demuestra la productividad que sigue teniendo, para el latinoamericanismo, la obra de Walter Benjamin. Para seguir leyendo…

Reinier Pérez-Hernández: ·De la actualización del paradigma autobiográfico en la literatura cubana·

Las memorias de Lisandro Otero son un caso singular. Publicadas originalmente en Cuba, Llover sobre mojado tiene una versión mexicana con variaciones que no han dejado de ser polémicas. (…) Cada edición cuenta con catorce capítulos. Sin embargo, dos capítulos de la cubana no se incluyen en la mexicana, y dos de la mexicana no aparecen en la versión cubana. O mejor dicho, resultan rediseñados, como “Regreso desde la quimera” –la vuelta a la isla mientras en Europa se desarrolla el proceso de reunificación alemana entre 1989 y 1990– que constituye el cierre de la versión cubana, pero en la mexicana pasa a ocupar el penúltimo lugar, pues el viaje del héroe autobiográfico no termina en Cuba, sino en México, a donde el autor pasó a residir años después de volver de Alemania y tras algunos años en Cuba. Esto determina la forma en que el memorialista reconstruye su bio por medio de una estrategia de selección y disposición, o dicho en otros términos, de “olvidos” y “memorias”. Para seguir leyendo…

Marta Hernández Salván: ·La lengua agónica de José Lezama Lima·

Aquí los dejo con La lengua agónica de José Lezama Lima, la buena lectura de Marta Salván a la poesía y al mundo del “niño joseíto” en La futuridad del naufragio. Orígenes, estelas y derivas, la antología de Salgado & Lupi en Almenara: “La fascinación de Lezama con la prueba anselmiana radica, sin embargo, en su potencial para generar metáforas de un modo indefinido. Para Lezama todo lo que se puede pensar tiene un análogo o una metáfora, porque el pensamiento funciona a partir de la representación. «El cuerpo del eidos y de la imago» coinciden porque la realidad material y su representación no se pueden desligar. Como afirma Jacques Derrida, es imposible interrumpir la presencia de la metáfora”.

Sílvia Cezar Miskulin: ·La Revolución Cubana y el caso Padilla en las revistas Plural y Vuelta·

Las revistas Plural y Vuelta abordaron en sus páginas la temática de la Revolución Cubana a partir de la publicación de análisis de intelectuales latinoamericanos y europeos. El posicionamiento de Octavio Paz y los demás intelectuales mexicanos agrupados en estas publicaciones representaron la formulación de una mirada diversa de la Revolución Cubana, pues no se alinearon con las orientaciones del gobierno cubano y soviético. Estas publicaciones también abrieron espacio para los cuestionamientos sobre el desarrollo de la Revolución en Cuba y de su política cultural. La revista Plural surgió justamente en el año 1971, en el que ocurrió el «caso Padilla» en Cuba. El posicionamiento de Octavio Paz y de muchos otros intelectuales agrupados en la revista durante los años setenta fue el de un distanciamiento crítico en relación a Cuba… Para seguir leyendo…

Gilberto Padilla: ·El comandante Playboy sí tiene quien le escriba·

Qué alivio leer a Abel Sierra Madero después de tantos historiadores patéticos que confundieron el dogmatismo con el realismo, la propaganda con la información, la censura con el meneíto. Qué alivio la prosa de Abel después de la cola interminable de machitos encorsetados, de tonantes periodistas de izquierda. Qué alivio leer a alguien que tiene la voluntad narrativa de no esquivar nada: Abel puede pasar de un chisme de Juan Reinaldo Sánchez a Michel Foucault, del periódico Granma a The New York Times sin que le tiemble un pelo. Para seguir leyendo…

Julio Ramos: ·Guillén Landrián: cine, poesía y locura·

Aquí los dejo con Guillén Landrián: cine, poesía y locura, el excelente ensayo de Julio Ramos en Guillén Landrián o el desconcierto fílmico, la antología que el autor de Desencuentros de la modernidad en América Latina: literatura y política en el S. XIX preparara junto a Dylon Robbins para AlmenaraPress: “¿Qué indican estos montajes sobre la relación entre poesía y cine, sobre la experimentación radical de Guillén Landrián y el legado de la poesía afrocubana? ¿Qué nos dicen los montajes sobre la cinematización del discurso poético en el trabajo de este realizador cuya pulsión experimentadora ha llevado a muchos comentadores a escatimar la discusión racial de las interpretaciones de sus filmes? ¿Cómo repensar la relación entre la experimentación formal y la categoría política e identitaria de la raza en su cine mientras sabemos que, si bien Guillén Landrián insistió en múltiples ocasiones en visibilizar la violencia del racismo en sus documentales, la complejidad de sus operaciones formales dificultan la interpretación identitaria de sus filmes?” Enjoyyyyyt 😉