Archivo de la categoría: Diáspora(s)

Melissa C. Novo: ·Interviú a Carlos A. Aguilera / Convertir espacio privado en infiernito·

En Cuba cuando ves que la gente ante ti empieza a mirar hacia otro lado, que cruzan la calle, que evitan devolverte el saludo (de pronto, esos que conversaban contigo ayer están hoy más apurados que nunca), es porque has pasado a la condición de apestado. Y pasas a la condición de apestado solo cuando publicas o dices o haces algo que no cae bien, que forma ruido. Y a partir de ese momento, el miedo ―alrededor tuyo― adquiere la misma consistencia de un flan. Hay que saber que nosotros entregábamos muchas veces el nuevo número de la revista Diáspora(s) en lugares «comprometidos»: la presentación de alguien en la sala Villena de la UNEAC, por ejemplo. O en algún lanzamiento de la revista Revolución y cultura. Llegábamos y les dábamos la revista a los conocidos que tuviéramos allí. Con mucha pausa además, como si fuera algo casi sagrado. Un tesoro. La rapidez con que la gente hacía desaparecer la revista en sus maletines era proporcional a la satisfacción que aquel happening nos enmarcaba en el rostro. Para seguir leyendo…

Melissa C. Novo: ·Interviú a Rogelio Saunders / Literatura vs Estado: lenguaje, libertad y pensamiento·

Ninguno de nosotros «participó» en diáspora(s). No se trataba de un grupo sino de un «proyecto». Ello era lo que éramos en ese momento los cinco escritores que confluimos en su fundación (Rolando Sánchez, Ricardo Alberto Pérez, Carlos Alberto Aguilera, Pedro Marqués de Armas y yo): lo que pensábamos (y lo que nos interesaba en lo que pensaban otros) sobre la literatura, sobre el arte en general, sobre el Estado, etc. Y queríamos que otros lo supieran también. De ahí que sólo una pequeña parte de la revista estuviera dedicada a lo que nosotros mismos escribíamos. Y fue importante en la medida en que, como proyecto, salió completamente de la órbita ideológica revolucionaria (es decir: estalinista) y se situó en otra parte: en un lugar en donde, por distintas razones, no se había situado antes lo que se escribía en Cuba: la vinculación intensa de la escritura y el pensamiento, así como la crítica de cualquier ideologización o provincialización de la literatura, tanto si se trataba del nacionalismo literario como del realismo socialista. Para seguir leyendo…

Carlos Espinosa: ·Confesión, invectiva y ajuste de cuentas·

Quienes busquen en Clausewitz y yo una trama argumental se verán frustrados, pues su esquema narrativo está en las antípodas de los patrones tradicionales. Su radicalidad formal y temática la hace más idónea para lectores perspicaces, que disfrutan al poner su propia inteligencia en acción. Aguilera ha realizado además un poderoso esfuerzo de síntesis, y eso ha cristalizado en una obra en la cual la brevedad no está reñida con la incómoda lucidez y la intensidad. Para seguir leyendo…

Evento: ·Escritura contra el canon. Escritura contra los orígenes / José Manuel Prieto, Carlos A. Aguilera, Marelys Valencia & Cecilia Enjuto Rangel·

Bajo el título de Escritura contra el canon. Escritura contra los orígenes (password: UFLh*z9^), este evento virtual -realizado por el Saint Mary’s College- trató sobre el panorama literario cubano de los años noventa, cuando, en medio de una crisis económica y social sin precedentes, un grupo de jóvenes autores, entre ellos Prieto y Aguilera, concertaron sus energías creativas alrededor del grupo Diáspora(s), que significó una reacción de gran rigor intelectual ante el totalitarismo nacionalista que descubrían en las políticas culturales impuestas por el gobierno cubano. Para seguir leyendo…

Boris Badía: ·Insularidad e imaginario nacional en la joven poesía cubana: de la fiesta innombrable a la ‘chopitrapo’·

Tras la lógica antisistema que se verifica en su pensamiento poético, Diáspora(s) confronta el desgaste del mito de la «insularidad», de esa pueril inmanencia de «lo cubano», especie de mitologema sobrexplotado e instrumentado desde cualquier enclave ideológico, esbozo arquetípico interpelado hasta el paroxismo, lo mismo desde la nostalgia contemplativa de un ecumenismo trascendentalista; desde los lindes de una lateralidad, que hace mucho rato colinda más con el «color local» y con determinadas exigencias hermenéuticas que con una asunción creativa de su diferencia; y desde las más elementales operaciones simbólicas de lo normativo. Para seguir leyendo… (Agradecimientos a YC).

Rolando Sánchez Mejías: ·Artaud en La Habana·

Artaud en La Habana. Textos inéditos y olvidados, el libro de Pedro Marqués de Armas publicado recientemente por la editorial Casa Vacía, puede ser leído como una investigación casi policial. Marqués de Armas opta por un narrador especulativo, en varios sentidos. Porque la ficción (la verdadera, al ser ficción, al tratar con fantasmas) es metafísicamente detectivesca. Y las obras cuyo vaivén es pura inventiva y averiguación a la vez, lo novelable y el ensayo como contrapunto, como hace Marqués, trabajan con los agujeros, con lo que no sabemos ni podremos saber; agujeros que no son fáciles de cubrir con fáciles elipsis (mucho más cuando escasean los materiales y testimonios), a no ser que sean detentores de secretos que suscitan, en el ojo de la mente, un elemento más de la ficción. Para seguir leyendo…

Jorge Enrique Lage: ·Interviú a Carlos A. Aguilera / Teoría de la transficción·

Teoría de la transficción es solo un pequeño ejemplo de todo lo que puede ser transficción. Un ejemplo en el que quise concentrarme en zonas literarias. Es decir, que tienen que ver con el “aura” relato, con la manera en que el diario, el ensayo, la crónica o la poesía trabajan esta aura. Y paradójicamente, por esto tampoco es una antología extensa. No se trataba de antologar a todos los que podían estar (…), sino a esos que, a mi entender, mejor atraviesan el tema, mejor lo ilustran. Para no perderme: lo ideal era haber hecho un libro que, aparte de los representados, tuviera también ejemplos de transficción en la fotografía o la pintura o el teatro, digamos. Zonas donde lo transfictivo es una fuerza en sí. Para seguir leyendo…

Pedro Marqués de Armas: ·Artaud en La Habana·

Aquí los dejo con la introducción y el índice a Artaud en La Habana. Textos inéditos y olvidados, el libro (la investigación) que hace nada sacara Pedro Marqués de Armas por Casa Vacía: “Han pasado 82 años del viaje de Antonin Artaud a México y de su escala de cinco días en La Habana. Mucho se ha investigado sobre su estancia en el país azteca, pero apenas se sabe algo de sus días habaneros, más allá de la reiterada mención al encuentro con el “sorcier nègre” que le señala el camino y obsequia una pequeña espada de Toledo.” Disfruten perversillos 😉

Ubaldo León Barreto: ·‘El imperio Oblómov’, una novela rusa·

Se trata de un texto de notable originalidad, un relato excéntrico y delirante que por momentos parece haber sido escrito por un tardío discípulo de Gombrowicz. La narración se desarrolla en algún lugar indefinido entre Polonia y Ucrania (…). Allí reside la familia Oblómov, un conjunto de personajes grotescos y absolutamente memorables: el Gran Oblómov (fundador de la dinastía), Mamushka Oblómov (devota de la religión y las proezas retóricas), Oblómov el Grande (obseso de la caza) y el así llamado Oblómov el Tuerto. Y es precisamente este último quien narra la historia de su esperpéntica familia y expone el demencial proyecto arquitectónico-metafísico que pretende erigir en esa desolada región: una torre gigantesca que sirva de sede a lo que llama, con su acostumbrada grandilocuencia “el imperio Oblómov”: una especie de orden mística que acogería a toda clase de mutilados, enanos y enfermos terminales. Para seguir leyendo…

Luciana Sastre: ·Carlos A. Aguilera: Archivo y registro de performance en Cuba·

La de Retrato de A. Hooper y su esposa es una larga trayectoria que parece tener comienzo en ciertas condiciones de precaridad en la Cuba de los años 90 que se conceptualiza en una puesta entre paréntesis, como dice Irina Garbatzky, de la transparencia del lenguaje. Hay allí una poética política, o una poética de la desclasificación que no deja de manifestarse en la búsqueda de uno y otro soporte, descontrolado, desterritorializado, difundido sin precisiones de origen o función. En este sentido, la performance y la web aportan una forma viral. En esta perspectiva, acontece un revés de la precaridad propia de lo que por falta o por exceso no logra ser consignado. Para seguir leyendo…

Ingrid Robyn: ·La futuridad del naufragio: Orígenes, estelas y derivas·

La noción de “futuridad”, muy de moda en ciertos círculos académicos, aquí se hace clave: no se trata, solamente, de que el proyecto estético-cultural dominante en Orígenes tuviera una dimensión de futuridad, recalcada, además, por las lecturas que de dicho proyecto hicieron Cintio Vitier y otros después de él. Se trata, también, de considerar la revista en términos de su legado futuro, de sus apropiaciones posteriores, ya que su rehabilitación cumplió un papel fundamental en el Periodo Especial. La discusión sobre el legado de Orígenes, en aquel contexto, pasaba a ser también una discusión sobre el naufragio de la futuridad revolucionaria, y una suerte de mea culpa ante el proceso de marginalización que habían sufrido José Lezama Lima y otros escritores durante las primeras décadas revolucionarias; las estelas y derivas de Orígenes, en aquel entonces, se confunden con las estelas y derivas de la misma nación cubana. (Gif: MGA.) Para seguir leyendo…

Juan Pablo Lupi: ·Crecida de la ambición (po)ética. Vitier, Diáspora(s) y el arte de una teleología insular·

Buen ensayo de Juan Pablo Lupi en La futuridad del naufragio. Orígenes, estelas y derivas, la antología que él junto a César A. Salgado acaba de sacar por Almenara, en Leiden: “Orígenes y su proyecto político se fundaron sobre el poder emancipador del arte y el lenguaje poético –ese lenguaje «arcano» que Jorge Mañach decía no poder entender. Cinco décadas más tarde, la intervención de Diáspora(s) consistirá en señalar y teorizar la presencia simultánea de condiciones contradictorias: por un lado, la vulnerabilidad del proyecto origenista (y de la poesía en general), y por otro lado, la paradójica vigencia y nulidad de ese proyecto. Como hemos visto, la vulnerabilidad yace en la posibilidad de (re)inscribir tal proyecto de acuerdo a los preceptos del régimen ético y luego llevar esa (re)partición de lo sensible hasta sus últimas consecuencias: la Poesía como expresión de la esencia y el destino de la Nación; la ecuación entre Poesía e Historia, la cual en última instancia será apropiada por el Estado.” Enjoyyyyyyyyyt 😉

Walfrido Dorta: ·Diáspora(s) y Orígenes: un trabajo de archivo contra el origenismo de Estado·

Excelente ensayo de Walfrido Dorta en la antología de Lupi & Salgado, La futuridad del naufragio. Orígenes, estelas y derivas, recién publicado por Almenara, en Leiden: “El trabajo de Diáspora(s) contra la lógica del archivo origenista y la constitución de la revista como contra-archivo que quiebra la lógica aduanal del Estado en cuanto a la circulación de textos culturales, son ilustrativos de la política de Diáspora(s) como ruptura de la lógica del arkhé. A la altura de 1990, cuando no existía Diáspora(s) como grupo, Rolando Sánchez Mejías entrevista a Cintio Vitier. Es difícil encontrar un documento como este, en el que un joven escritor muestre tal conocimiento profundo de Orígenes sin abandonar una lectura crítica.” Para seguir leyendo…

Ignacio Iriarte: ·La teoría literaria como forma de intervención en lo público. Reflexiones teóricas, ejemplos argentinos y un caso cubano: la revista Diáspora(s)·

Si Diáspora(s) rompe con la organización moderna de la cultura, es claro que sueña con formas posmodernas. Bajo este concepto quisiera señalar algo bien preciso: la revista abandona la organización social en torno de un gran Sujeto y propone en su reemplazo la dispersión deleuzeana, es decir, esquizos en un rizoma (ese sería otro de los sentidos del título: las personas huyen en diáspora, de Cuba, pero también de cualquier lugar). En este sentido, la tensión entre la revista y el Estado muestra el choque de dos concepciones sociales, una moderna, pero que no puede sobrevivir sino es afianzándose en la posmodernidad, y una posmoderna, basada en lo posfundacional y en la defensa de una organización rizomática del poder. Para seguir leyendo…

Guadalupe Silva: ·La política visual y editorial de la revista Diáspora(s) a través de sus cubiertas y manifiestos·

Diasporas Ezequiel

Aquí los dejo con un excelente texto de Guadalupe Silva sobre la política visual y editorial de la revista Diáspora(s) que acaba de salir en Ístmica: “¿En qué medida Diáspora(s) fue un verdadero samizdat y hasta qué punto aquello era parte de una puesta en escena o performance antitotalitaria? Si bien la publicación no gozaba de ningún permiso oficial, lo cierto es que tampoco se ignoraba su existencia ni pesaba sobre ella el mismo tipo de amenaza que podía existir en la Unión Soviética de los años ´50 o en la propia Cuba de los ´70 que vivió Reinaldo Arenas. Tal como dice Ponte en La fiesta vigilada, las formas de censura y silenciamiento de los ´90 fueron mucho menos espectaculares -aunque no menos persistentes- que en los años que sucedieron al caso Padilla.” Para seguir leyendo…