Archivo de la categoría: Libros

Jorge I. Domínguez-López: ·Benjamín de Céspedes: prostitución y racismo en La Habana colonial·

El debate sobre ‘La prostitución en la ciudad de La Habana’ es un retrato complejo y fascinante de las ideas y tendencias que se disputaban el futuro de Cuba en la década de 1880. Y como suele suceder en estos asuntos, en el debate nadie parece tener el monopolio de la verdad o de la bondad. Enrique José Varona fue una de las figuras esenciales de Cuba en los finales de la Colonia y los inicios de la República. Su obra escrita y su actividad política ganaron para él un lugar de privilegio en la historia de Cuba. Ese es un hecho innegable, pero también es evidente que las páginas que escribió para prologar el libro de De Céspedes son quizás las más lamentables de su vida. Para seguir leyendo…

Alexis Mendoza: ·The Jews·

La comunidad judía en áreas de la ciudad de Nueva York y de Union City, Nueva Jersey, constituye un laboratorio social para Guiller. En una conversación que sostuve con él no hace mucho, Guiller dijo que en su obra ha abordado múltiples temas como la fe, la familia, los recuerdos, la política y el arte. El artista habló también del desafío al que se enfrenta cuando intenta expresar su punto de vista sobre un grupo cuyos comportamientos y costumbres han sido preservados de manera discreta. Para seguir leyendo…

Mariela Alejandra Escobar: ·El asalto de Arenas y Garbageland de Abreu: dos versiones del futuro de la isla·

Así como Reinaldo Arenas, en su futuro distópico solo señala un detalle de la naturaleza para vincular el nuevo mundo con el viejo y deja de lado uno de los recursos más usuales de su literatura, la intertextualidad (solamente en el índice del libro se despliega una profusa lista de intertextos); Abreu se hace cargo de ese procedimiento y encara su relación con la cubanía citando dos clásicos que representan, en el mundo de la novela, lo sagrado: El diario de José Martí y El monte de Lydia Cabrera. Además de dibujar como personaje de la reescritura de este último a un muchacho enrulado que escribía los árboles, en franca alusión a Celestino antes del alba de Reinaldo Arenas. Ambos autores se preocupan para que sus textos ofrezcan una clara crítica política pero está dirigida a sistemas distintos: Arenas propone el desastre que causaría la perpetuidad del régimen castrista y Abreu plantea lo inhumano de los superpoderes de un capitalismo furioso. Para seguir leyendo…

Efe: ·Interviú a NDDV / De donde son los gusanos·

“Tenía sesenta años cuando regresé, y me había librado de cárceles, enfermedades y desastres. Estaba de vuelta de todo, el viaje fue como soltar una cana al aire”. Las 174 páginas del libro, narrado como testimonio y acompañado de fotos en blanco y negro tomadas por el propio autor, están repletas de sentimientos encontrados por lo que significó el regreso a las mismas calles e incluso a la vivienda natal. “Felicidad y rabia, entre otras cosas. Pero peor es quedarte sin saberlo, sin aventurarte”, dice Díaz de Villegas sobre lo que significó para él volver a un país del que salió en 1979 “con el contingente de tres mil presos políticos que Fidel Castro entregó a Jimmy Carter”, entonces presidente de Estados Unidos. Para seguir leyendo…

Jacqueline Loss: ·Cuadros desfamiliarizados del imaginario cubano-soviético·

En este artículo me centro en dos series de fotografías de Alejandro González Méndez, en una novela de Abel Arcos Soto, y en una película de Carlos Machado Quintela con guión de Arcos Soto. Si bien González (1974) es mayor que Arcos Soto (1985) y Machado Quintela (1984), González y Arcos Soto se identifican con una misma generación, la “Generación del 2000”, y las obras de los tres desfamiliarizan ante los lectores y espectadores el inventario propio del imaginario cubano-soviético. Nos obligan a tener en cuenta cómo el pasado encuadra al futuro así como su relación con el presente, a advertir el papel de la cuantificación y de los datos concretos de la historia, así como a tomar en consideración la arbitrariedad de las narrativas. Para seguir leyendo…

Reinaldo Arenas: ·Blanco mojoncito·

Aquí los dejo con uno de los poemas menos conocidos de Reinaldo Arenas y, quizá, visto lo visto, de los más actuales, tal y como reconoce Juan Abreu en el prólogo a esta edición. Para no dar muchos detalles, la información que el mismo autor colocó en el texto: “A un profesor norteamericano en la Universidad de Tulane, Nueva Orleans.” Disfruten perversillos… y lean la poesía del gran Arenas. 😉

José Alberto Velázquez: ·Cierra los ojos, no respires·

Aquí los dejo con un jugoso fragmento de Cierra los ojos, no respires, novela ganadora del Premio Franz Kafka 2019 que otorga nuestra plataforma. De la misma, Carlos A. Aguilera dice en la contraportada: “Con un lenguaje lúdico, íntimo y a veces alucinado, José Alberto Velázquez hace un recorrido por el Dasein sexual tunero, ese que a veces está tan lejos de la Habana como de Moscú, aunque intervenga y goce en ambos lugares. Espacios que no solo son narrados desde una mezcla de escritura y experiencia (ojo: en esta novela la escritura es un personaje más), sino desde una particular monstruosidad. Esa que hace que los personajes se desplacen dentro de una suerte de telaraña agónica y a la vez se comporten como si no hubiera mañana. Esa que convierte a todo el libro en un territorio de bocas, secreciones y hospitales.” Gocen perversillos 😉

Rafael Rojas: ·Cabrera Infante o la cubanía·

Entre el Cabrera Infante revolucionario de 1959 y el Cabrera Infante anticastrista de 1967 hasta su muerte hay una constante: el rechazo a dictadores de derecha o izquierda como Mussolini, Hitler, Franco, Stalin y Mao. Antifascismo y antiestalinismo están en el trasfondo doctrinal y ético del gran escritor cubano. Un trasfondo que cuando opta por la geografía, antes que por la historia, no es por anexionismo, como lee Prieto, sino por patriotismo habanero o radical habanerismo. Cuando Cabrera Infante decía preferir la eternidad de la geografía a la historia efímera no hacía más que profesar amor a La Habana. Su cubanía tuvo la lucidez de vislumbrar esa Habana eterna que ya sobrevive a Fidel Castro. Para seguir leyendo…

OLPL: ·La Cuba de Allen Ginsberg: Stupid & Full of Authoritative Bullshit·

Adoro leer diarios. Mi tesis de doctorado en Literatura Comparada, que estoy desarrollando gracias a una beca de lujo de la Universidad de Washington en Saint Louis, Missouri, involucra a no pocos diarios de peregrinos políticos a la Utopía Caribe. Literal y literariamente, turistas de la ideología: compañeros de ruta de la izquierda internacional que, a lo largo y ancho de las decadentes décadas, fueron cayendo de cabeza o de culo (o de ambos) en su querida Cuba de Castro. Adoro, por lo demás, a Allen Ginsberg. Hasta su comemierdad comunista me resulta entrañable. Murió muchos años después de su peregrinaje, en abril de 1997, llamando a sus amigos por teléfono para decirles, partido de llanto, que se estaba muriendo y que no se quería morir. Para seguir leyendo…

Clarín: ·Sale a la luz la verdadera ‘última’ carta del Che Guevara a Fidel Castro·

En la carta, el Che no solo hace una lectura crítica de la Revolución hasta ese momento. Además, aporta sugerencias. La actualidad de esas ideas está a la vista: “Lo digo con toda mi convicción (independientemente de lo que valga); si nosotros nos dedicamos a la agricultura y a la industria agropecuaria solamente, estamos liquidados en cuanto a las posibilidades reales de tener un desarrollo armónico y ser un país rico”, escribe. Más adelante, considera que “hay que invertir en la industria, dentro de esta hay que tomar la industria más moderna; hay que tener una base mecánica suficientemente sólida, con una base metalúrgica elemental, por lo menos. Hay que hacerlo”. Y opina que “hay que seguir una política de extrema cautela en las inversiones, bien meditada y única”. Para seguir leyendo…

Ubaldo León Barreto: ·‘El imperio Oblómov’, una novela rusa·

Se trata de un texto de notable originalidad, un relato excéntrico y delirante que por momentos parece haber sido escrito por un tardío discípulo de Gombrowicz. La narración se desarrolla en algún lugar indefinido entre Polonia y Ucrania (…). Allí reside la familia Oblómov, un conjunto de personajes grotescos y absolutamente memorables: el Gran Oblómov (fundador de la dinastía), Mamushka Oblómov (devota de la religión y las proezas retóricas), Oblómov el Grande (obseso de la caza) y el así llamado Oblómov el Tuerto. Y es precisamente este último quien narra la historia de su esperpéntica familia y expone el demencial proyecto arquitectónico-metafísico que pretende erigir en esa desolada región: una torre gigantesca que sirva de sede a lo que llama, con su acostumbrada grandilocuencia “el imperio Oblómov”: una especie de orden mística que acogería a toda clase de mutilados, enanos y enfermos terminales. Para seguir leyendo…

Margarita García Alonso: ·Mouche·

Excelente fragmento de Mouche, la novela de Margarita García Alonso que acaba de sacar Ediciones Exodus, en Miami. Novela que al decir de Manuel Sosa es “el libro de lo vertiginoso, la cámara enloquecida que repasa un escenario y otro, y no cede, y no permite pausas. Es la prosa del ojo incansable, el aleteo de una mosca ubicua que visita cada escenario improbable, vaciando su contenido y traspasando una esencia hasta colmar la próxima, sin repetirse. La literatura necesita de este virtuosismo, cuando viene, para recordarnos las muchas maneras en que una conseja puede seducir.” Enjoyyyyyt perversillos 😉

Blanca Berasategui: ·Interviú a Guillermo Cabrera Infante / 1979·

Creo que no tengo nada que ver con Carpentier. Escritores cubanos son también Lezama Lima y Virgilio Piñera, que acaba de morir, y era un cuentista extraordinario y un autor dramático de primera fila, un adelantado del absurdo. Pero tampoco me parezco a él, aunque reconozca que el final de mi último libro lo escribí por un cuento verde que Piñera me contó hace casi veinte años. Con Lezama, pocos puntos en común, excepto el amor profundo por La Habana, ciudad en la que él tuvo el privilegio de nacer y tuvo la gracia de adoptarme a mí. ¿El “boom”? Era una especie de club al que no se accedía. Para seguir leyendo…

Juan Abreu: Prólogo a ‘Inferno. Poesía completa’ de Reinaldo Arenas·

Excelente prólogo de Juan Abreu a la más reciente edición de la poesía completa de Reinaldo Arenas (Editores argentinos, Bs. Aires, 2019). Edición que recoge todos los poemas que escribió en la isla más los que ya con menos pathos y más joda (y burla y sorna y pantagruelismo) realizó afuera: “Este escritor perseguido, humillado, encarcelado, torturado y vejado por su amor a expresarse libremente, que hacía de asumir su maldición un destino, era y es para mí un hermoso ejemplo de dignidad.” Disfruten perversillos 😉

Alberto Sosa Cabanas: ·El mito de Sikán y la construcción del mundo abakuá en Alejo Carpentier y Lydia Cabrera·

Autores como Lydia Cabrera y Alejo Carpentier se aventuraron a la creación de una literatura destinada a neutralizar/asimilar/incluir los conflictos derivados de la histórica asimetría social y cultural de la isla. Se trataba de continuar un episodio inconcluso nacido con la Ilustración, de imaginar Cuba como una nación civilizada y moderna según ciertos modelos occidentales cuya pertinencia es aún discutible. No obstante, esta literatura constituye una de las muestras más claras de una experimentación narrativa en torno a una problemática —y tal vez aquí radica su mayor atractivo— que es la de la otredad y la nación. Incorporar o practicar metodologías etnográficas enfocadas en la búsqueda del particularismo nacional fue un primer paso en el baile de las definiciones, pero un paso que muy pocos en Cuba, aún hoy, se atreven a continuar. Para seguir leyendo…