Archivo de la categoría: Libros

INSTAR: ·Conversación entre Rafael Rojas y Abel Sierra Madero / Política(s) cultural(es) cubana(s)·

La discusión entre ambos especialistas contempló también cuestiones referentes a la situación del campo intelectual de la Cuba actual y la reconfiguración de los actores del poder estatal, el modo en que la emergencia de las redes sociales y la digitalización de la cultura han abierto nuevas posibilidades para los espacios de resistencia dentro del país, y el fenómeno de la judicialización de la oposición ejercida contra artistas e intelectuales, a tenor de entidades jurídicas como los decretos 349, 370, 373 y Ley de Símbolos Nacionales. Para acceder al vídeo…

Duanel Díaz Infante: ·Leopoldo Ávila: la doctrina sin cuerpo y sin rostro·

Se conocen bastante los primeros artículos de Leopoldo Ávila: la reseña de Dos viejos pánicos, que hace diez años reproduje en la primera entrega del Archivo de la Revolución en La Habana Elegante, y los artículos recogidos en el mencionado libro de Lourdes Casal. Ahora rescatamos otros que han permanecido olvidados: uno anterior, la reseña de Condenados de Condado, que hasta donde sabemos es el primer escrito firmado por Leopoldo Ávila, y otros posteriores, que muestran la otra cara del temible reseñista, la alternativa que él contraponía a “contrarrevolucionarios, extravagantes y reblandecidos”. Para seguir leyendo…

Rolando Sánchez Mejías: ·Escribir es cazar·

Vivimos en una época blanda, de espesor y materialidad variable, deslizante. Este tema del virus no se parece en nada a los tiempos de la peste. Aquí, desde el inicio, sabemos que estamos matando a los viejos en sus reducto de sobrevida, y ni siquiera la mala conciencia toma el lugar del Duelo. Es un gótico tan insulso este que vivimos, que para que se restablezca algún gótico auténtico moderno tendrá que venir lo Extraño con todo su poder… Para seguir leyendo…

Christine Hatzky: ·Cubans in Angola. South-South Cooperation and Transfer of Knowledge, 1976-1991·

Aquí los dejo con Cubans in Angola. South-South Cooperation and Transfer of Knowledge, 1976-1991, de Christine Hatzky, libro del que la académica holandesa Ineke Phaf-Rheinberger ha escrito: “A partir de la puesta en relación de abundantes datos históricos y múltiples opiniones personales, expresadas en entrevistas, cartas y documentos, Hatzky trata de elaborar un panorama emocional de angoleños y cubanos dentro o fuera de sus respectivos países. (…) enfatiza el hecho de que los cubanos vivían en una situación de enclave, en parte por razones de seguridad, sin tener mucho acceso a la vida diaria de la población. Cuando esto ocurría, por ejemplo, cuando se visitaba el mercado Roque Santeiro, se producía un cultural shock por la violencia física y la predominancia del factor “dinero”. Hatzky sostiene que la escuela constituyó un interspace, en la que había más intercambio personal y que, pese a los obstáculos, muchos vivían en un “Angolan marriage”, legal o ilegalmente. Además, descubre que las memorias negativas, por causa de experiencias traumáticas, son predominantes, debido a la omnipresencia de la percepción de estar en guerra”.

LaPrensa: ·Interviú a Loris Zanatta / Fidel Castro como jesuita hispánico·

En el mundo de fines de los años “50 y principio de los “60 ya el fascismo no era una opción, había sido derrotado en la Segunda Guerra Mundial, sobrevivían algunos, pero como herencia del pasado. El nuevo gran modelo antiliberal y anticapitalista en el mundo era el comunismo soviético, que también tiene una raíz cristiana, digamos el comunismo universal, como dijimos al principio. Se trata, además, de una dimensión pragmática, geopolítica y una de naturaleza ideológica. La pragmática es evidente, hay guerra fría. El mismo Fidel Castro estaba muy consciente de esto y el mismo lo dijo, que de haber triunfado la Revolución cubana en 1953, cuando fue el asalto al cuartel Moncada, la revolución no podría haber sobrevivido porque nadie habría podido protegerla. Ahora en 1959 es diferente, el equilibrio estratégico en el mundo ha cambiado. Para seguir leyendo…

Ángel Rama: ·La ciudad letrada·

Ángel Rama acuñó un término hoy indispensable en la historia cultural: ciudad letrada, cuyo destino es muy curioso o quizás muy previsible. En el ámbito de intelectuales y escritores la ciudad letrada es ya un sinónimo de vida literaria en las urbes, el espacio relativamente independiente en donde los escritores se han reunido, han disentido, se han peleado, han creado revistas, se han enfrentado a los gobiernos, han pactado con tiranos y caudillos, han buscado el mecenazgo, se han sobrevalorado y minusvalorado. Hoy la ciudad letrada es la expresión que rige el examen del desarrollo histórico de la organización involuntaria o voluntaria de un sector comparativamente privilegiado, en relación cercana o antagónica con el poder. Para seguir leyendo…

Reinaldo Arenas & Carlos Franqui: ·Comunicado y Carta·

La mayoría de estos trece puntos redactados por Reinaldo Arenas y Carlos Franqui en 1983 continúan teniendo una vigencia aplastante. De propina, les dejo la carta de Arenas a Margarita y Jorge Camacho (Point de Lunettes, Sevilla, 2010) donde habla de este “comunicado”. Enjoyyyyt 😉

Julio Ramos: ·Desencuentros de la modernidad en América Latina. Literatura y política en el Siglo XIX·

¿Cuáles son los efectos de la modernización dependiente y desigual en el campo cultural? ¿Cómo hablar de autonomía y especialización de la literatura en América Latina? En respuesta a estos interrogantes, Julio Ramos explora la problemática relación entre literatura y poder durante el siglo XIX para precisar la tensión constante entre vocación política y pasión de estilo que define a los escritores modernos de Nuestra América. Esta nueva edición de un clásico de la historia intelectual y los estudios latinoamericanistas certifica el potencial del cruce entre ciencias humanas y ciencias sociales. Para descargar el libro…

Ángel Esteban: ·Heberto Padilla y el discurso que lo aclaró todo·

Los escritores de finales de los sesenta y los setenta tendieron a aproximarse cada vez más a la autonomía de la palabra frente a la acción política o a su servidumbre, y a considerar que la propia utilización de la palabra ya era una postura crítica y una posición en el mundo y frente a las injusticias. Por eso, en Cuba, ya desde finales de los sesenta, meses antes de que estallara la primera polémica por el poemario de Padilla, la declaración final del Congreso Cultural de La Habana, de enero de 1968, insistía en que la Revolución es el acontecimiento cultural por antonomasia y en que defender la Revolución es lo mismo que defender la cultura. Mientras los artistas deseaban escapar al control, las dirigencias políticas exigían que el compromiso fuera revolucionario y radical, absoluto. De hecho, el mismo Benedetti, que desde el comienzo del proceso cubano había sido incondicional con la causa, y lo seguiría siendo, realizó una aportación que no sentó del todo bien en el espacio político: su texto «Sobre las relaciones del hombre de acción y el intelectual» solicitaba respeto para la acción reflexiva y teórica del intelectual, a quien no se puede acusar de «antiintelectual» por el hecho de no acomodarse a un objetivo práctico urgente o inmediato. Para seguir leyendo…

Duanel Díaz Infante: ·Del pecado original / Palabras del trasfondo·

Piñera no llegó, como Lezama, a la ridiculez de celebrar a la revolución como “la última era imaginaria”, pero sólo porque su retórica era otra, menos grandilocuente, más prosaica. En realidad, su entusiasmo no fue menor, y si Lezama envió al doctor Castro una carta adjuntándole su insólito memorandum sobre el servicio de correos -el mismo que Grau San Martín, aquel falso revolucionario martiano, había desatendido-, Piñera también le escribió al Primer Ministro, con el propósito de anunciarle una próxima mesa redonda sobre la “Posición del escritor en Cuba”. Para seguir leyendo…

Carlos Espinosa: ·Confesión, invectiva y ajuste de cuentas·

Quienes busquen en Clausewitz y yo una trama argumental se verán frustrados, pues su esquema narrativo está en las antípodas de los patrones tradicionales. Su radicalidad formal y temática la hace más idónea para lectores perspicaces, que disfrutan al poner su propia inteligencia en acción. Aguilera ha realizado además un poderoso esfuerzo de síntesis, y eso ha cristalizado en una obra en la cual la brevedad no está reñida con la incómoda lucidez y la intensidad. Para seguir leyendo…

Rosie Inguanzo: ·Neurótica, puntillosa, rimosa·

Creo que mi escritura se ha vuelto más neurótica, puntillosa, rimosa. Octosílabos, décimas y endecasílabos son cantaletas mentales maniáticas que pueden desvelar a cualquiera. Y una tiene el hábito de interpretar la realidad desde la creación. Y es que la búsqueda de la rima le va a la neurosis exaltada por la contingencia (risas). Para seguir leyendo…

Noel Alonso Ginoris: ·Interviú a Katherine Bisquet / Toda la violencia sometida a un verso·

La idea de Los Mojados surge por un bar que había en la Ciudad Nuclear, llamado así por la banda mexicana de moda en aquel tiempo. Este bar que estaba en los bajos de un edificio estatal era totalmente atípico, desentonaba con la estética soviética-revolucionaria. Era un lugar excepcional dentro la cuidad que estaba concebida como un gran proyecto, llena de ingenieros. En cambio, el bar tenía un ambiente underground y acogía a los desperdigados en busca de ron. Era un lugar lleno de luces dentro de la lógica gris de la Ciudad Nuclear. Para seguir leyendo… (Imagen: Yanier H. Palao).

Alain Basail Rodríguez: ·El lápiz rojo. Prensa, censura e identidad cubana (1878-1895)·

Este libro reconstruye, mediante una escritura ágil y precisa –literaria y conceptualmente-, las redes de relaciones entre prensa, productores de impresos, élites, público, agencias y mecanismos de control cultural de la dominación colonial española en Cuba, en una época extraordinariamente compleja (1878-1895). El lector podrá disfrutar el contrapunteo entre los protagonistas de múltiples episodios de disenso colectivo. Episodios que permiten configurar mediaciones en conflictos, imágenes alternativas y narrativas de identidad cubana. Tras las risas cómplices con los ingeniosos opositores al “Lápiz Rojo” de la censura, el texto incursiona en la dimensión simbólica de los cambios sociales y en la Historia de la cultura desde una perspectiva transdisciplinar, que no cede ante simplificaciones y se sostiene sobre una rica evidencia empírica. Para seguir leyendo…

Trek: ·Leonard Cohen y la Bahía de Cochinos·

Cuando Cohen llegó a La Habana el 30 de marzo, se encontró con una espléndida ciudad en decadencia. Los rascacielos del Vedado, el centro de negocios al oeste de la ciudad vieja, se estaban deteriorando, con fachadas agrietadas y ventanas rotas. Los antaño llamativos tonos pastel de las elegantes casas de Cubanacán y El Cerro se habían desvanecido, y las familias campesinas que ahora vivían en ellas no sabían ni se preocupaban por cómo mantenerlos. Las paredes se estaban derrumbando, la pintura se estaba pelando y las malas hierbas brotaban por todas partes. El césped bien cuidado se había vuelto marrón y las cabras pastaban junto a las piscinas. Los coches elegantes habían sido reemplazados por taxis que apenas circulaban, el Havana Country Club era la nueva Escuela Nacional de Arte, y el Prado, un imponente edificio de techos altos de estilo europeo, que alguna vez fue un club de élite de la herencia española, se llenó de colchonetas de gimnasia. Para seguir leyendo…