Archivo de la categoría: Libros

Ada Aurora Sánchez: ·Interviú a Octavio Armand / El poema nos dice y nos desdice·

Soy un solitario. Vivo aislado —algunos también me han hecho el favor de aislarme— de cuanto sucede más allá de mi círculo inmediato: lecturas, amistades, cuerpos, voces, sombras que la vida me regala. Por eso no sabría señalar esas vertientes de la poesía latinoamericana, que con toda seguridad existen. Como vivo sin vivir en mí, y solo tengo espacio para lo pequeño y tiempo para lo breve, no me vierto, me di/vierto. Desconfío de modas, vertientes y corrientes. Para seguir leyendo…

Hamlet Fernández: ·Chago: artista maldito·

El Humor Otro fue un libro triplemente vanguardista para el contexto cubano de aquel convulso año 1963; fue un jalón de posmodernidad tanto para el mundo editorial, como para el humor gráfico y las artes visuales. El diseño estuvo a cargo de Raúl Martínez. Sobrio, pero desenfadado, libre de arabescos, elegante, claro, funcional; y lo mejor, el trabajo del diseñador parece invisible: el estilo, la línea y el sutil conceptualismo de Chago son los protagonistas absolutos. Son el tono y el ritmo que Raúl sabe orquestar con modesta maestría para lograr una estética general capaz de expresar el espíritu intelectual de Chago; su onda posmoderna, diríamos hoy. Para seguir leyendo…

Boris Badía: ·Insularidad e imaginario nacional en la joven poesía cubana: de la fiesta innombrable a la ‘chopitrapo’·

Tras la lógica antisistema que se verifica en su pensamiento poético, Diáspora(s) confronta el desgaste del mito de la «insularidad», de esa pueril inmanencia de «lo cubano», especie de mitologema sobrexplotado e instrumentado desde cualquier enclave ideológico, esbozo arquetípico interpelado hasta el paroxismo, lo mismo desde la nostalgia contemplativa de un ecumenismo trascendentalista; desde los lindes de una lateralidad, que hace mucho rato colinda más con el «color local» y con determinadas exigencias hermenéuticas que con una asunción creativa de su diferencia; y desde las más elementales operaciones simbólicas de lo normativo. Para seguir leyendo… (Agradecimientos a YC).

Rubens Riol: ·Umberto Peña: un brinco en la próstata·

El volumen nos brinda el testimonio del propio artista en cuanto a su educación, influencias y viajes, a través de una enjundiosa entrevista ilustrada con más de 150 imágenes. De modo que, durante la lectura, podemos detectar sus verdaderos referentes sin necesidad de hacer especulaciones apriorísticas. El lenguaje de Aguilera es chispeante, suelto, provocador; las respuestas de Peña son a veces generosas, otras veces más esquivas, pero a través de su plática fraternal intuimos la hostilidad del contexto, las motivaciones y el legado de este gran artista. Para seguir leyendo…

Carlos Velazco: ·Reinaldo Arenas como Raineldo Fuentes·

Uno de los libros que Reinaldo Arenas nunca publicó fue el tomo de cuentos infantiles escritos la mayoría alrededor de 1963. De ese conjunto que anticipaba el escenario y los personajes de Celestino antes del alba (terminada para 1965), el autor evocó varias historias en una entrevista de diciembre de 1987 con Francisco Soto: “Los zapatos vacíos” –que creyó perdida– y “La punta del arco iris”, “Soledad” y “La puesta del sol” –aparecidas en 1965 en la revista Unión. Para seguir leyendo…

Ernesto Menéndez-Conde: ·Trazos en los márgenes. Arte abstracto e ideologías estéticas en Cuba·

Aquí los dejo con índice y fragmento de uno de los capítulos del tomo II de Trazos en los márgenes. Arte abstracto e ideologías estéticas en Cuba, el imprescindible libro de Ernesto Menéndez-Conde sobre una de las zonas menos estudiadas (a profundidad) del arte cubano: “El marxismo no dogmático y el arte contemporáneo eran dos caras de la revolución socialista y tercermundista. Estas correspondencias entre marxismo y arte moderno se dirigían sobre todo a los intelectuales y visitantes extranjeros, aunque los intercambios internacionales también beneficiaran al contexto nacional.” Enjoyyyyyt 😉

Pablo Argüelles Acosta: ·Las polémicas de Virgilio Piñera·

Excelente este expediente preparado por Pablo Argüelles Acosta sobre las polémicas del polémico Virgilio Piñera. Polémicas que atravesaron a Cintio Vitier, Nadie parecía, Orígenes, Heberto Padilla, Nicolás Guillén, Leopoldo Ávila, las diferentes generaciones literarias cubanas y un par de cositas más. Gocen perversillos 😉

Ángel Pérez: ·Búlgaros, serie de dibujos-collages de Nicolás Lara·

Uno de los atributos más significativos entre los que detecto en Búlgaros: el montaje orgánico entre la consistencia del plano expresivo –resueltamente revelador en sí mismo–, y la densidad del gesto alusivo, que siendo de suma importancia, no limita la fruición de la forma. El modo tan orgánico en que se anudan índices del expresionismo, de la nueva figuración, del art brut, del pop, y estrategias como el collage, la intertextualidad, la caricatura, el humor gráfico y el grafiti evidencian un insolente control de la arquitectura plástica, además de inteligencia para sumar a la construcción una proyección paródica de las remisiones textuales. De esa trabada composición interna emergen las vibraciones de esta maquinaria estética. Para seguir leyendo…

Rafael Rojas: ·Pensar como foráneo·

En la tradición ensayística cubana, como en la de cualquier otro país latinoamericano, no hay mayor escrúpulo en colocar el nombre del país en el título del libro. Autores que entendían sus escrituras como emblemas de lo cubano (Fernando Ortiz, Cintio Vitier, Guillermo Cabrera Infante, Jesús Díaz) usaron la palabra Cuba en sus títulos. Antonio Ortuño llamó a una de sus novelas Méjico con el fin captar la forma en que los exiliados españoles escribían, pronunciaban y pensaban su país de adopción. Algo parecido ha buscado siempre De la Nuez: hablar de su país como un foráneo. Para seguir leyendo…

Gilberto Padilla: ·Interviú a Jorge Enrique Lage / Si te gustó La autopista…, te gustará Everglades·

Más que Amazon, ese no-lugar sería Cuba, la isla entera. Aquí ya somos la nube (de tan nublados). Aquí se da una situación curiosa: estamos prácticamente off-line y al margen del mercado del libro y nuestras librerías son un mal chiste, pero el que es lector de verdad, el que va en serio, ese ya está leyendo. Y está leyendo casi todo lo que quiere. Gratis. Si mañana se despierta con Amazon en el celular, y todas las librerías de La Habana son como La Central de Barcelona, lo único que va a cambiar es que ahora podrá comprar copias impresas de cientos de libros que ya tiene en su tablet o en su laptop. Por supuesto, estoy exagerando un poco. Pero solo un poco. Para seguir leyendo…

Lázara Castellanos: ·Chinolope. La mirada fluida·

A pesar de no ser un buen libro (el estereotipo ideológico de la autora da repeluz), Chinolope. La mirada fluida, el libro de Lázara Castellanos, es uno de los poquísimos estudios que existen sobre la obra-vida del gran fotógrafo cubano. Así que aquí les va completico: “La revolución lo gana, lo reconcilia con su pasado de niño pobrísimo y analfabeto; la asume como si de un plan providencial para la salvación humana se tratara.” ¡Madre mía! 😉 (Agradecimientos a OLPL).

María Elena Blanco: ·Poemas·

Aquí los dejo con este viaje de María Elena Blanco por su poesía, su imaginario, sus libros. Poemas que ella lee desde su confinamiento en Chile para el programa Sentado en el aire, que dirige el poeta Juan Carlos Recio. Disfruten perversillos 😉

Antonio José Ponte: ·El ‘Libro de los Muertos de la UNEAC’ y un silabario de efectos impredecibles·

En las polémicas literarias solía recurrirse a declaraciones de fe revolucionaria. Quien consiguiera hablar en nombre de la revolución pegaba el mandoblazo definitivo al contrincante, tal como pudo verse en los ataques de Jesús Díaz, director de El Caimán Barbudo, al grupo independiente El Puente y Ana María Simo. Y escribir la reseña de un libro podía atraer sobre el reseñista consecuencias políticas, como ocurrió a Heberto Padilla al ocuparse de la novela de Lisandro Otero Pasión de Urbino. Desaconsejada la guerra literaria, quedaba la guerrilla. Para seguir leyendo…

Premio Franz Kafka de novela 2020: ·La puta y el hurón / Martha Luisa Hernández Cadenas (Martica Minipunto)·

Un jurado compuesto por Idalia Morejón Arnaiz, Waldo Pérez Cino, Anežka Charvátová y Carlos A. Aguilera ha decidido por la calidad y frescura de su lenguaje, la construcción de una estructura narrativa fragmentaria que desde el uso de diversos géneros incluye voces narrativas diferentes y que aportan una perspectiva íntima y humana a un tema muy difícil en sí mismo como es la prostitución, otorgar el Premio Franz Kafka de novela 2020 al manuscrito ‘La puta y el hurón’, de Martha Luisa Hernández Cadenas (Martica Minipunto). Enhorabuena y muy pronto pondremos a circular el libro. 😉

Rafael Rojas: ·Aquella tarde en Varadero en que Eliseo Diego y su amigo Carlos Pellicer defendieron a Rubén Darío de una balacera de poetas revolucionarios·

El ensayo de Eliseo Diego sobre Rubén Darío, que originalmente se tituló «Donde estar vivo» y que fuera leído aquella tarde en Varadero, es una diáfana reflexión sobre la posteridad y la trascendencia. A cien años de su nacimiento y cincuenta de su muerte, Darío, según Diego, estaba vivo. Las mismas palabras pueden atribuirse hoy al autor de Por los extraños pueblos: «aprendamos de sus grandes versos la sencillez terrible, y cómo echar a un lado el yo para que pase el idioma». Sencillez terrible, insondable sencillez, también, la del poeta habanero que escribió del futuro: «cuando por fin mañana sea de veras, / cuando mañana sea mañana,/ definitivamente la mañana de los otros». Para seguir leyendo…