Archivo de la categoría: Libros

Calvert Casey: ·En San Isidro·

Como una premonición, como una pedrada, ha salido este gran poema de Calvert Casey (publicado por primera vez en la revista Ciclón en 1959 y texto al que él calificaba de “oratorio desesperado”) y muy en sintonía con cierta poesía civil de aquella época y de esta: “Ya no se puede andar, el olor lo ha invadido todo, lo ha paralizado todo, lo ha petrificado todo. Huele a aliento de necrófago después de un festín. No se puede gritar. Los gritos no se oyen, no hay eco en este ambiente espeso y aglutinante, en este hedor de suicidio”. 😉 (Imagen: H. Lavastida).

LetrasLibres: ·Interviú a José Kozer / No hay que ser poeta, lo que hay que hacer es escritura·

Mis poemas arrancan de una palabra que me viene no sé de dónde, un recuerdo a medias que apenas recuerdo (es el poema el que intentará recordar por mí), una anécdota leída hace unos días o hace veinte años. Todo sirve de excusa para iniciar un movimiento poético, de lo interior al poema, del poema al interior, todo empieza por un detonador al que ni siquiera hay que nombrar como hace Richard Hugo, y que luego de poner en marcha el nuevo texto en cierta medida se retrae, se retira para dejar todo un espacio respiratorio a la palabra en sucesión de palabras que se va convirtiendo en poema. Hay poetas en los que esa sucesión lleva días y hasta semanas de trabajo antes de rematar el poema; los hay, como es mi caso, en que ese proceso toma como mucho media hora. Para seguir leyendo…

Jesús J. Barquet: ·De cómo sobreviví al socialismo real. Ser joven en la Cuba de los años 60 y 70·

Proliferaban en Letras las constantes, interminables y obligatorias reuniones o asambleas de docencia, de crítica y autocrítica, de adoctrinamiento político y hasta de producción o Inserción: en estas últimas, un incumplimiento considerado grave podía resultar en la expulsión de la Universidad, de ahí que muchos colegas prefirieran faltar o llegar tarde a clase, en vez de al trabajo. El “reunionismo” abarcaba desde el ineludible círculo político para leer y (dizque) discutir el último discurso del ML —o sea, para garantizar nuestra lectura y repetición entusiasmada y admirativa de sus ideas, así como para corregir y condenar cualquier desvío de los principios de la fe—, hasta las terroríficas asambleas en las que los estudiantes teníamos que no sólo autocriticarnos por asuntos considerados políticamente incorrectos, sino también criticar o delatar a nuestros compañeros o, en el menos activo de los casos, aprobar públicamente la arbitrariedad o injusticia que allí los dirigentes cometieran. El objetivo de esos encuentros no era facilitar un marco democrático de expresión de ideas y solución de problemas, sino crear y mantener, mediante el amedrentamiento y los parámetros represores del momento, una conforme homogeneidad entre nosotros. Para seguir leyendo…

Tania Pérez: ·La memoria como espacio de libertad: Autobiografía y testimonio en las narrativas gráficas ‘Cuba: My Revolution’, de Inverna Lockpez y ‘Adiós mi Habana’, de Anna Veltfort·

En este ensayo me interesa analizar dos novelas gráficas de carácter autobiográfico y testimonial que se centran en la memoria y las historias individuales de dos mujeres creadoras y su partida de Cuba después de la revolución: Cuba: My Revolution (2010), de Inverna Lockpez, y Adiós mi Habana (2017), de Anna Veltfort. Ambas cuentan historias que se desarrollan en un mismo tiempo histórico: los años posteriores a la revolución. Las dos narrativas, superpuestas, cubren los años entre 1959 y 1972. Ambas registran procesos individuales que van desde la participación entusiasta en la revolución hasta la marginalización, la decepción y el trauma. Ambas terminan con la partida de Cuba como la última imagen, el inicio de un viaje que puede describirse como un nuevo comienzo y también como la búsqueda de libertad en distintas esferas… Para seguir leyendo…

AHCE: ·Interviú a Enrico Mario Santí / Sobre Reinaldo Arenas·

Su apartamento era un walkup, en un arduo quinto o sexto piso. Si años después se hablaría de la guarida en La Habana Vieja para el Diego de Fresa y chocolate, te aseguro que mucho antes Reinaldo Arenas ya tenía la suya en el exilio de Manhattan. Nunca, que yo recuerde, coincidí allí con nadie más, salvo con Lázaro Gómez Carriles, que según me dijo Reinaldo transitaba esporádicamente. El apartamento era pequeño, no recuerdo muebles ni cuadros; solo libros que, amontonados con papeles y prensa, forzaron a Arenas a alquilar el apartamento de enfrente, que funcionaba como archivo, o almacén. Fue allí que hicimos la tercera entrevista, que conservo inédita, donde habla mucho sobre su familia. Uno de esos días que quedamos en vernos para comer y fui a recogerlo, toqué y noté que se demoraba mucho. Por fin abrió, y al entrar me di cuenta que la puerta ahora ostentaba varias cerraduras y una de esas enormes trancas de hierro que hacen presión entre puerta y suelo. Con angustia, me contó que habían entrado en el apartamento a robar, pero que extrañamente solo se habían llevado papeles. Para seguir leyendo…

Rafael E. Saumell: ·Críticas desde afuera, de Roberto Madrigal·

En cuanto a su formación cinematográfica, entiéndase académica, declara ser autodidacta y lector de tres libros básicos: ¿Qué es el cine? de André Bazin, El cine americano, de Andrew Sarris y, oh sorpresa, Un oficio del siglo XX de Guillermo Cabrera Infante. En términos cubanos y prácticos esa declaración debería entenderse literalmente: ir a las bibliotecas o a las librerías y tratar de conseguir esos textos, leerlos por vocación, como quien se prepara para un examen, y, a renglón seguido, empezar a ir al cine con asiduidad, ver muchísimas películas, aprender a distinguir entre lo bueno, lo mediocre y lo malo, es decir aplicar el sentido crítico, asistir a las sesiones de la Cinemateca de Cuba de Héctor García Mesa (1931-1990), a las del Cine Club Universitario, dirigidas por el comandante Albertico Mora en el anfiteatro Enrique José Varona de la Universidad de la Habana, y ver todos los ciclos organizados por los programadores. Eso, precisamente, hizo Madrigal durante años de entrenamiento por voluntad propia. Para seguir leyendo…

Orlando Castellanos: ·Interviú a Cintio Vitier / Yo creo en la ingenuidad·

Nosotros, que nunca habíamos polemizado con nadie, porque una de sus características fue esa, en la revista no hay polémicas con nadie, pero en este caso hubo que polemizar con Mañach, cosa que por otra parte era una especie de deporte nacional entonces, todo el mundo polemizaba con Mañach. Yo recuerdo que Mañach, en un artículo, no sé a propósito de qué, dijo que “tal cosa podían comprenderla hasta los barberos”, y al otro día, o a los dos o tres días apareció una carta de un barbero diciendo que por qué hasta los barberos; él tenía el arte de despertar la polémica en todo el mundo, hasta en los barberos. Pues también nosotros tuvimos que polemizar con Mañach; pero no es el caso específico de Mañach, sino fue un síntoma; él fue portavoz, diríamos, de una especie de irritación que había en torno a este grupo y a esta revista. Para seguir leyendo…

Alejandro Leonardo Fernández Calderón: ·Páginas en conflicto: debate racial en la prensa cubana (1912-1930)·

La Constitución de 1901 había otorgado a los negros, como ciudadanos de la República, la igualdad de derechos ante la ley, pero existía una clara diferencia entre la teoría jurídica y la vida real. También la libertad de prensa era consustancial a todos los ciudadanos, pero ¿acaso todos podían expresarse a través de los periódicos? Es cierto que algunos negros ocupaban escaños en la Cámara y el Senado, pero en 1905 solo el 6,3 % de los representantes eran «de color». Para seguir leyendo…

Lorenzo García Vega: ·La pata sobre el huevo (fragmentos)·

Fragmentos que pertenecen a los diarios de Lorenzo García Vega de los años 2011 y 2012 de próxima aparición en el catálogo de Rialta Ediciones: “A Marinello siempre lo vi, vestido con un impecable traje de dril cien, y una tía de Luisa, la bibliotecaria que fue una presa política, siempre decía cuando lo veía pasar por la acera, frente a su casa: ‘Por ahí va el Anticristo'”. Enjoyyyyyt 😉

Andrés Isaac Santana: ·Práctica del exceso / Prólogo·

Los que andamos por estos tortuosos y precarios caminos de la crítica de arte, sabemos que pocos logran subsistir a través de la escritura. Sin embargo, cuando alguien como Andrés Isaac Santana apuesta todo en ese momento de éxtasis que encarna la traducción de las imágenes al lenguaje de la teoría y la crítica, entendemos la dimensión política de un pensamiento que se erige más allá de la simple interpretación del objeto o el proceso creativo. Quizás podemos convenir que el texto crítico en la posición hermenéutica que describe la propuesta ensayística de Andrés Isaac Santana, interpela el status de las imágenes en el presente y ayuda a comprender la función que éstas tienen dentro de la sociedad civil. Para seguir leyendo…

Mujercitos: ·Holden Caulfield piensa que eres un comepinga·

El libro se ha convertido en un clásico de la literatura Norteamericana. Especularía que se debe sobre todo a la controversia por la que ha pasado a través de los años. Ha inspirado a homicidas famosos como Mark David Chapman (asesino de John Lennon), un gordito estresado que se tomó demasiado a pecho la mano de pinga que habla Holden. Al disparar a Lennon se quedó leyendo un ejemplar del libro, hasta que llegó la policía. En la primera página estaba escrito: “Esta es mi declaración”. Firmado con el nombre de Holden Caulfield. ¡Uy qué miedito!, mira que hay gente loca. Para seguir leyendo…

Antologías: ·Lecturas atentas / Presentación·

Organizado por la Universidad de Miami y el Cuban Research Institute, aquí los dejo con la presentación a Lecturas atentas, antología de Mabel Cuesta & Elzbieta Sklodowska, editada no hace mucho por Almenara… Presentación que contó -además de con sus editoras- con Achy Obejas, Legna Rodríguez Iglesias, Helen Hernández Hormilla, María Cristina Fernández, Katerina González Seligmann y Lilliam Manzor. Enjoyyyyyt 😉

Rafael Rojas: ·La democracia agonal·

En un pasaje de su libro, Las mejores palabras. De la libre expresión, Gamper asocia el deterioro del lenguaje con la que llama “democracia agonal”. Esta sería una variante, o una dimensión, de la democracia en la que el “enfrentamiento de intereses contrapuestos no contempla la rendición”, la moratoria o el pacto, y en la que “todos se esfuerzan por someter al adversario o, cuando menos, por lograr que ceda más que uno mismo en sus pretensiones”. Para seguir leyendo…

TAF: ·Interviú a Cabrera Infante / Puro humo·

Excelente esta entrevista de TenerifeAFondo al gran Cabrera Infante. Retrato que pasa por sus libros, el tabaco, las Islas Canarias, la familia, el exilio, la internet, el franquismo, etc., etc., etc… 😉

Gustavo Pérez-Firmat: ·A Cuban in Mayberry: Looking back at America’s hometown·

Aquí los dejo con Un cubano en Mayberry, de Gustavo Pérez-Firmat, libro donde según Amazon, GPF “(…) weaves his personal recollections of exile from Cuba with an analysis of the show, he makes a convincing case that the intimacy between person and place depicted in TAGS is the secret of its lasting relevance, even as he reveals the surprising ways in which the series also reflects the racial, generational, and political turbulence of the 1960s”. Enjoyyyyyt 😉