Archivo de la categoría: Libros

Ramón Hondal: ·Ojo al sol / Sobre la poesía de Juan Carlos Flores·

Una tarde, en la azotea de Reina, escuché a Juan Carlos Flores citarle de memoria a Julio Ortega, y con mucha admiración, unos versos de José Emilio Pacheco. Eran los primeros versos del poema “De algún tiempo a esta parte”, del libro Los elementos de la noche: ‘Aquí está el sol con su único ojo, la boca escupefuego…’ No era la primera vez que escuchaba a Juan Carlos hablar de ese mismo poema y con esa misma admiración, por lo que, movido por la curiosidad, después de aquella tarde volví a ese libro de Pacheco para releer ese “sol con su único ojo” y su “boca escupefuego”, y más tarde al libro Distintos modos de cavar un túnel del propio Juan Carlos, quizás movido por una curiosidad que me diera respuestas, algunas huellas en la poesía del propio Juan Carlos que me aclararan ese éxtasis suyo. Para seguir leyendo…

Jesús Díaz: ·Siberiana·

Aquí les va Siberiana, la novela de Jesús Díaz del año 2000. Y de propina, una reseñita publicada sobre ella en El cultural: “Un joven cubano negro, Bárbaro Valdés, viaja a Siberia con el encargo de realizar un reportaje periodístico sobre la construcción de una línea de ferrocarril. Se le asigna una intérprete -una siberiana de madre española- que lo acompañará durante su estancia, y entre ambos surge una obsesiva y creciente atracción, contra la que nada pueden las dificultades y los obstáculos que imponen no ya las diferencias de lengua y cultura sino, sobre todo, las durísimas condiciones de vida en los inhóspitos campamentos del ferrocarril. Pero este escueto resumen no da razón de lo que en Siberiana hay de valioso. Lo que ha permitido transformar esta historia en una novela excelente es el trazado de los personajes, la hábil dosificación de los motivos secundarios que van enriqueciendo la historia principal, la plasmación de ambientes y el ritmo narrativo.” Enjoyyyyyt 😉

ElPaís: ·Interviú a Enrique del Risco sobre ‘Turcos en la niebla’·

Los protagonistas tienen vidas que son un absurdo, pero un absurdo tan común que los propios personajes lo han naturalizado. Así es en gran parte la vida de los cubanos, incluida la de aquellos que han huido: un absurdo naturalizado que se explica por el mundo totalitario del que tratan de escapar. Los protagonistas de la novela no saben vivir en Cuba, pero tampoco están capacitados para hacerlo en otro lugar, porque piensan más en lo que ocurre en la isla que en su propia vida. El exilio les crea una especie de barrera que los aísla del presente y los hace impermeables a su realidad más inmediata. Y todo esto es muy curioso, porque esa naturalización inconsciente de la vida que hacen los cubanos también la realiza el mundo occidental. Para seguir leyendo…

Ángel Velázquez Callejas: ·La revancha de Boarding Home·

Envenenado por el insomnio, por la falta de descanso y quietud, la revancha opera contra el sosiego de quienes, por naturaleza, tienen la posibilidad de descansar y dormir y   en la mañana siguiente  pensar la realidad circundante. La epojé de Rosales se en cierra en un circulo en sí mismo y todo lo que ve y experimenta dentro del boarding lo describe sin piedad. Desde  el momento en que el totalitarismo  castrista le negó dormir, Rosales fue un escritor hiperrealista, por encima de la realidad del socialismo real. Para seguir leyendo…

Carlos A. Aguilera: ·Interviú a Ibrahim Hernández Oramas / À propos de Roberto Friol·

No hay en la generación de los cincuenta nada parecido a Friol, aunque sí algunas poéticas con rasgos de parentesco: Francisco de Oraá, Rolando Escardó, Cleva Solís… Friol escribe en un lenguaje particular donde cada enunciado arquetípico esconde significaciones muy determinadas y cada inflexión forma parte de un entramado de variaciones altamente codificadas. Su escritura (…), se reconcentra en un puñado de obsesiones minuciosas, en pocos motivos que son versionados hasta la saciedad –a veces sólo basta con cambiar una palabra o un giro. De los poetas posteriores, tampoco hay nada que se le parezca, aunque, con la misma obsesión por versionar un motivo, por rumiar una inflexión que se repite, podría citar a dos, a su vez distintos entre sí: Juan Carlos Flores y Ramón Hondal. Para seguir leyendo…

Jesús Rosado: ·Rosie Inguanzo: Habana de mis entrañas·

La historia de la protagonista es un registro clínico de familia y sociedad. Las filias y fobias de una joven que en medio de la pérdida de su inocencia se autoasume como un engendro genético, víctima, además, del impacto de una familia disfuncional, fenómeno que se repite connatural al errático comportamiento de la nación cubana desde su surgimiento. Esta es una historia en la que verificamos que, cuando las lágrimas llegan al punto de no brotar, se hace más estremecedora. El texto de la Inguanzo es catártico de principio a fin. No hay dudas que se urdió como acto de sanación. Como exorcismo de un universo íntimo, cultura y pertenencia que inexorablemente tocaron como karma. Para seguir leyendo…

Lydia Cabrera & Pierre Verger: ·Epistolario inédito / Introducción de Jesús Cañete Ochoa·

Con una excelente introducción de Jesús Cañete Ochoa, aquí les va esta maravilla: las cincuenta cartas plus una tarjeta postal que Lydia Cabrera le envía a Pierre Verger entre 1955 y 1986: “Que Lydia Cabrera y Pierre Verger sean dos de los más importantes investigadores de la presencia  negra, no hace sino confirmar la importancia de un intercambio epistolar que es mucho más que la  constante muestra de afectos y el envío de informaciones, es sobre todo la manifestación de una  manera de rastrear “la huella profunda y viva” que dejaron “los conceptos mágicos y religiosos, las  creencias  y  prácticas  de  los  negros  importados  de  África  durante  varios  siglos  de  trata  ininterrumpida”. Como podría haberlo dicho el gran fotógrafo que era Verger, ambos compartían  un modo de ver, de mirar por el objetivo.” Enjooooooyt 😉

Ronaldo Menéndez: ·Arenas en la orilla, apuntes para Kafka en La Habana, o, la vida metafórica de Reinaldo Arenas·

Un delator, en la Cuba de aquellos años y después, es tu amigo. O tu hermano, o tu vecino, o tu jefe o subordinado. Porque un delator debe cumplir ciertos índices de calidad, y mientras más cercano esté al ámbito del potencial delatado, más fiable y eficaz es la fuente. Y a Reinaldo lo delató su amigo Coco Salá. Entonces conoció las mazmorras del Morro y La Cabaña, donde se dice –y él dice- que sobrevivió porque escribía cartas de amor a los asesinos y presos políticos y homosexuales que lo acompañaban. Para mí que sobrevivió gracias al pene de un sargento-alcaide. Y esto es casi una metáfora. En su biografía Reinaldo cuenta que mientras aquel hombre lo entrevistaba por uno u otro motivo, él observaba detenidamente su magnífico miembro insinuado bajo el pantalón. Reinaldo, siendo un hombre culto y sensible como la piel con fiebre, sólo podía sobrevivir a la cárcel si tenía una inagotable voluntad de goce metida en la médula y en la carne. Como una armadura interior. Para seguir leyendo…

Rafael Rojas: ·América Latina: la historia desconcertante·

En Cuba, una isla del Caribe sometida a la hegemonía económica y política de Estados Unidos en la primera mitad del siglo XX, se produjo una Revolución nacionalista-revolucionaria radical que, en menos de dos años, evolucionó hacia el primer y único proyecto marxista-leninista de las Américas. Los casos de Chile, donde un socialismo por vías democráticas es derrocado por un golpe de Estado de la derecha anticomunista, respaldado por Estados Unidos, y Cuba, donde el experimento socialista sobrevive gracias a la ayuda de la Unión Soviética, conforman el díptico ejemplar de los conflictos de la Guerra Fría en América Latina. Para seguir leyendo…

OnC: ·Interviú a Jennifer L. Lambe & Michael J. Bustamante·

Desde el principio pensábamos mucho en cómo poner de relieve la incipiente diversidad de la historiografía sobre la Revolución, más que nada en su contenido temático. Nos dimos cuenta que el mismo panorama temático reflejaba en sí muchas perspectivas diferentes sobre cómo se debía historiar la Revolución en cuanto al elenco de personajes, la cronología y geografía indicada, y también las orientaciones teóricas que se podría dar. En muchas ocasiones, la diversidad intelectual se desarrolló de una forma orgánica de esa misma pluralidad histórica/historiográfica. Sin duda eso muchas veces implicó también una heterogeneidad semántica-política que optamos por no atenuar sino resaltar en nuestra introducción al libro, donde incluimos algunas reflexiones sobre las raíces de esa multivocalidad y sus consecuencias interpretativas. Para seguir leyendo…

Guillermo Rosales: ·Boarding Home·

Aquí los dejo con una joya: La casa de los náufragos (Boarding Home en versión original). Una de las novelas cubanas más crudas, bufas, drogatas y afectivas (más por efectivas que por afectadas) de los últimos años. Una novela que mira a la realidad (la realidad Miami, la realidad locura, la realidad Sí-Mismo) con una lupa. Disfruten 😉

TheClinic: ·Interviú a Damaris Calderón·

Cuba tiene lo que llamo el síndrome de la insularidad. Es una isla que ha sido demasiado aislada, por dentro y por fuera. Ese deseo de salir de la condición insular ha marcado nuestras vidas como personas, como sujetos civiles. Hay toda una literatura dedicada a la isla y dentro de eso también escritores como Virgilio Piñera y muchos de mi generación (80 y 90) que buscan la salida de la isla, la apertura. Para seguir leyendo…

Judith Castañeda Suarí: ·Lorenzo García Vega: Piezas interiores·

En esa prosa, llena de referencias, sueños y reflexiones del bag boy, nos encontramos con trozos de su día a día: lo vemos ir y venir por Playa Albina, como el autor denominó a Miami en sus obras, acudir a una biblioteca en su tiempo libre, hacer las compras, empujar el carrito de los clientes, meter la mercancía en una bolsa; lo imaginamos de pie, cerca de la cajera, disimulando al recibir una propina que está prohibida, a diferencia de lo que ocurre con los empacadores que trabajan en los autoservicios mexicanos, cuyo único ingreso consiste en esas propinas. Ahí, cerca, se respira de igual forma la altanería de ciertos clientes: “El racimo de plátanos se debe colocar boca arriba”, dice –ordena– una mujer; otra, de cabello castaño, que parece no saber sonreír, le pide meter las mercancías en bolsas de papel. “¿Cómo será su sexualidad?”, se pregunta el personaje en una especie de venganza silenciosa, dominado el odio hacia esa clienta. Para seguir leyendo…

François Wahl: ·Retrato del novelista-poeta como viajero·

¿Bajo qué categorías podemos situar al Severo viajero? Dicho de otra forma, ¿qué esperaba del viaje? La respuesta es triple. 1. Dentro de la categoría de lo estético, y por orden de importancia los museos (y en estos primero la pintura), la arquitectura y los paisajes. 2. Dentro de la categoría cultural, en el sentido de una extrema curiosidad unida a una gran simpatía por todo lo que evidencia la alteridad en las maneras de ser y pensar. 3. Dentro de la categoría del flirteo, en la medida en que, de un lugar a otro, flirtear o ligar no tiene ni las mismas prescripciones ni incluso las mismas posibilidades. En resumidas cuentas: los cuadros, los vivos y los cuerpos. Sin que predominen unos sobre otros. Para seguir leyendo…

Enrico Mario Santí: ·Modesto, no invisible: homenaje a José Triana·

No hay duda de que el centro secreto de Pepe Triana fue su conciencia literaria, su perenne trabajo e incesante escritura. Sabemos que en 2011, a los 80 años, y después de 31 de exilio, nos sorprendió con cuatro tomos, cada uno de más de 300 páginas, que recogen su poesía y teatro completos, fruto de 52 años de trabajo que, sin embargo, no incluye su abundante obra en prosa, mucho de la cual sigue inédita. Pepe publicó poco, tema que algunos enanos no dejaron de achacarle; pero nos consta que en la soledad del exilio escribía incesantemente, corrigiendo como orfebre para producir las joyas que esos cuatro tomos recogen y que los críticos han de descubrir algún día. Para seguir leyendo…