Archivo de la categoría: Memoria

Fonógrafo: ·Gonzalo Rubalcaba / Nueva cubana·

Una de las piezas de Gonzalito Rubalcaba que siempre más me han gustado es precisamente una de sus primeras composiciones: Nueva Cubana. Una pieza de mitad o finales de los 80. Aquí les va en nueva versión. Goooooooocen 😉

Jorge I. Domínguez-López: ·Benjamín de Céspedes: prostitución y racismo en La Habana colonial·

El debate sobre ‘La prostitución en la ciudad de La Habana’ es un retrato complejo y fascinante de las ideas y tendencias que se disputaban el futuro de Cuba en la década de 1880. Y como suele suceder en estos asuntos, en el debate nadie parece tener el monopolio de la verdad o de la bondad. Enrique José Varona fue una de las figuras esenciales de Cuba en los finales de la Colonia y los inicios de la República. Su obra escrita y su actividad política ganaron para él un lugar de privilegio en la historia de Cuba. Ese es un hecho innegable, pero también es evidente que las páginas que escribió para prologar el libro de De Céspedes son quizás las más lamentables de su vida. Para seguir leyendo…

FreeCinema: ·El Chori / Noticiero ICAIC No. 7, 1960·

Aquí los dejo con el Noticiero ICAIC no. 7 de 1960 dedicado a “personajes pintorescos”. Esta vez nada más y nada menos con El Chori, uno de los grandes mitos cubanos de los 50 y 60. Dos minutos llenos de música, grafiti, trompetilla y performance. En fin, porcelana dura. Enjoyyyyt 😉

Efe: ·Interviú a NDDV / De donde son los gusanos·

“Tenía sesenta años cuando regresé, y me había librado de cárceles, enfermedades y desastres. Estaba de vuelta de todo, el viaje fue como soltar una cana al aire”. Las 174 páginas del libro, narrado como testimonio y acompañado de fotos en blanco y negro tomadas por el propio autor, están repletas de sentimientos encontrados por lo que significó el regreso a las mismas calles e incluso a la vivienda natal. “Felicidad y rabia, entre otras cosas. Pero peor es quedarte sin saberlo, sin aventurarte”, dice Díaz de Villegas sobre lo que significó para él volver a un país del que salió en 1979 “con el contingente de tres mil presos políticos que Fidel Castro entregó a Jimmy Carter”, entonces presidente de Estados Unidos. Para seguir leyendo…

Ángela Molina: ·Urbanismo utópico cubano·

Sus proyectos, insólitos, disruptivos, eran ensayos carnavalescos, mordaces, feministas, pobres, como una acupuntura en el urbanismo oficial, pero se quedaron en sueños, conformando un sistema cultural invisible —nada menos— desatendido por el régimen. Los “hijos de Guillermo Tell”, como los bautizó el trovador Carlos Varela (muchas eran mujeres) querían abrir el sistema desde dentro, hacer su propia glásnost, conectando a sus maestros, Porro, Garatti, Gottardi, Betancourt, Seguí, con el underground del este europeo, con el teatro de Artaud, Beuys, las construcciones aztecas, Robert Venturi aprendiendo de todas las cosas, el plan Sert para La Habana —no tan malo— o Habraken legitimando la toma de decisiones de las personas sobre su propia vivienda. Para seguir leyendo…

Dainerys Machado Vento: ·El silencio sobre ‘Ciclón’·

La ruptura de Orígenes puede considerarse como el verdadero cierre de un ciclo histórico cultural, que había estado conformado por publicaciones como Revista de AvanceEspuela de PlataNadie ParecíaPoetaClavileño, mientras Ciclón, como autodenominada “nueva revista”, fue el inicio de una nueva época artística. No solo porque estuvo más abierta a la experimentación estética, a la inclusión de géneros literarios diversos, como el teatro, el ensayo, el cuento corto y la crítica cinematográfica; también por su actitud contestataria ante el entorno social y por las decisiones formales de sus creadores, que legaron al presente una publicación aún equilibrada en su diseño, visualmente atractiva, que resurge seis décadas después para abrir nuevas perspectivas sobre la literatura cubana. Para seguir leyendo…

Jacqueline Loss: ·Cuadros desfamiliarizados del imaginario cubano-soviético·

En este artículo me centro en dos series de fotografías de Alejandro González Méndez, en una novela de Abel Arcos Soto, y en una película de Carlos Machado Quintela con guión de Arcos Soto. Si bien González (1974) es mayor que Arcos Soto (1985) y Machado Quintela (1984), González y Arcos Soto se identifican con una misma generación, la “Generación del 2000”, y las obras de los tres desfamiliarizan ante los lectores y espectadores el inventario propio del imaginario cubano-soviético. Nos obligan a tener en cuenta cómo el pasado encuadra al futuro así como su relación con el presente, a advertir el papel de la cuantificación y de los datos concretos de la historia, así como a tomar en consideración la arbitrariedad de las narrativas. Para seguir leyendo…

Kelly Martínez-Grandal: ·El último viaje de Robert Frank·

Bellísimo y emotivo ensayo de Kelly Martínez-Grandal sobre Robert Frank, uno de los mostros-mostros de la fotografía en el mundo: “Tras muchos años retirado, el hombre cuya profunda, abierta y franca visión marcó un camino para la fotografía, ha muerto a sus 94 años. A ti, Robert Frank, te digo lo mismo que ya te dijo Kerouac: tienes ojos. Buen viaje, maestro; buen último gran viaje. Gracias por la compañía en el camino.” Enjoyyyyt 😉

Reinaldo Arenas: ·Blanco mojoncito·

Aquí los dejo con uno de los poemas menos conocidos de Reinaldo Arenas y, quizá, visto lo visto, de los más actuales, tal y como reconoce Juan Abreu en el prólogo a esta edición. Para no dar muchos detalles, la información que el mismo autor colocó en el texto: “A un profesor norteamericano en la Universidad de Tulane, Nueva Orleans.” Disfruten perversillos… y lean la poesía del gran Arenas. 😉

José A. Évora: ·El crossover gráfico de Antonio Prohías·

Desde que estaba en La Habana con planes de venir a Estados Unidos, Prohías se dio cuenta de que la political correctness norteamericana iba a cerrarle el paso a un personaje que lo mismo le cortaba el rabo a un gato que le quitaba un juguete a un niño. Para no ofender a nadie, el nuevo hombre siniestro tendría que hacerse daño a sí mismo… o a un alter ego. Y en plena Guerra Fría en Nueva York, nada más propicio que un espía contra otro. Además de la perversión, los Espías y el Hombre Siniestro tenían otra cosa en común: sus historietas no necesitaban textos, lo mejor para un dibujante de extraordinario talento cuyo Talón de Aquiles habría sido tener que aprender a hablar y escribir en inglés en el frío Manhattan del destierro; algo que, por cierto, observa su hija, nunca hizo. Para seguir leyendo…

Dean Luis Reyes: ·La mirada del otro: el documental surreal de Nicolás Guillén Landrián·

Aquí los dejo con esta amplia lectura de Dean Luis Reyes (Parte Uno / Parte Dos) a la excepcional obra de Guillén Landrián; a sus miradas, sus rostros, sus close-up: “La repulsa moral de Landrián hacia esa clase de mirada lo llevan a dejarnos a solas con los rostros de la gente de sus películas. Es entonces cuando la pregunta que hacía al inicio de este epígrafe puede responderse: Landrián no se incluye como sujeto expreso de sus documentales porque entiende que en una mirada queda indefectiblemente contenido quien mira y lo mirado.” Disfruten perversillos -)

Carlos Espinosa: ·Oscar Valdés: el magisterio y la modestia·

En más de un sentido, la vida y la ejecutoria de Oscar Valdés (1919-1990) estuvieron marcadas por curiosas paradojas. El cine que le interesaba hacer era el de ficción, pero dejó una filmografía integrada por 40 documentales. Solo pudo rodar un largometraje, acerca de una historia que leyó en la prensa cuando era un adolescente y que soñaba con llevar a la pantalla. Pero al final, quedó inconforme con el resultado, pues no era la película que él había imaginado. Le apasionaba la ópera y podía dedicar una tarde completa a escuchar El anillo de los nibelungos, a pesar del calor habanero. Pero se ocupó de géneros de nuestra música popular como el danzón y la rumba. Sus documentales participaban en festivales internacionales y recibían premios, pero eran otras personas las que los recibían. Quienes lo conocieron y trataron, alaban sus conocimientos y su cultura, algo de lo cual no hacía alarde porque era un hombre sencillo, humilde y de bajo perfil. Para seguir leyendo…

Rafael Rojas: ·Cabrera Infante o la cubanía·

Entre el Cabrera Infante revolucionario de 1959 y el Cabrera Infante anticastrista de 1967 hasta su muerte hay una constante: el rechazo a dictadores de derecha o izquierda como Mussolini, Hitler, Franco, Stalin y Mao. Antifascismo y antiestalinismo están en el trasfondo doctrinal y ético del gran escritor cubano. Un trasfondo que cuando opta por la geografía, antes que por la historia, no es por anexionismo, como lee Prieto, sino por patriotismo habanero o radical habanerismo. Cuando Cabrera Infante decía preferir la eternidad de la geografía a la historia efímera no hacía más que profesar amor a La Habana. Su cubanía tuvo la lucidez de vislumbrar esa Habana eterna que ya sobrevive a Fidel Castro. Para seguir leyendo…

Ceesepe: ·María / Cómic ‘canalla’·

Aquí los dejo con una joyita de Carlos Sánchez Pérez (Ceesepe), uno de los grandes de la movida y el underground madrileño: “El Tacón Cubano en: ‘María’, romance de un traficante de drogas y una prostituta en el puerto de La Habana, se publicó por primera vez en El Víbora (nº 15, Barcelona: La Cúpula, 1980, 33 pp.). El tamaño de las viñetas originales, mucho más grandes de lo habitual, muestran a la perfección el nuevo rumbo que toma el trazo de Ceesepe. La historia, de enorme dureza y violencia, se censuró en Italia, donde se llegó a retirar una publicación que la incluía.” (Agradecimientos a CRSB.) Enjoyyyyyt 😉

OLPL: ·La Cuba de Allen Ginsberg: Stupid & Full of Authoritative Bullshit·

Adoro leer diarios. Mi tesis de doctorado en Literatura Comparada, que estoy desarrollando gracias a una beca de lujo de la Universidad de Washington en Saint Louis, Missouri, involucra a no pocos diarios de peregrinos políticos a la Utopía Caribe. Literal y literariamente, turistas de la ideología: compañeros de ruta de la izquierda internacional que, a lo largo y ancho de las decadentes décadas, fueron cayendo de cabeza o de culo (o de ambos) en su querida Cuba de Castro. Adoro, por lo demás, a Allen Ginsberg. Hasta su comemierdad comunista me resulta entrañable. Murió muchos años después de su peregrinaje, en abril de 1997, llamando a sus amigos por teléfono para decirles, partido de llanto, que se estaba muriendo y que no se quería morir. Para seguir leyendo…