Archivo de la categoría: Memoria

Alfredo Triff: ·Martí y la margustia·

En la martisofía el cuerpo sale perdiendo, pero ojo, cuidado: sin cuerpo no hay angustia. El cuerpo es el guaguancó. De ahí esta frase urgente y musical: “… está la importancia del cuerpo, pero desdeñándolo le hace ignorar la clave de su angustia”. Mientras tanto, el pesimismo pegajoso de Schopenhauer se mantiene inmutable detrás del gabinete del Doctor Torrente. En la vida, la voluntad prima y jode los planes. Un rabo de nube americano pronuncia: “La felicidad es álibi, alivio temporal de los santos inocentes revolucionarios como tú, con eneros a cuestas”. “¡Que qué angustia —qué inquietud, qué imposibilidad de estar sentado en la visita de lo desconocido!”. Para seguir leyendo…

Daniel Céspedes: ·Interviú a NDDV / En Hollywood también hay un decreto 349·

(¿Qué piensas del actual cine cubano?) Que no sabe cómo representar la actualidad. Que le falta gravedad, visión, presupuesto, entrenadores de dicción, guionistas y productores talentosos. Es decir, casi todo. Que todavía no ha dado un Reygadas, ni un Rebella, ni un Weerasethakul. Que es un cine muy viejo. Que a lo máximo que puede aspirar es a la comedia localista y bobalicona, estilo Boccaccerías habaneras, de Arturo Soto, o La edad de la peseta, de Pavel Giroud. Para seguir leyendo…

Roberto Madrigal: ·El monstruo que se asusta ante su imagen·

Amaury Pérez Vidal, quien un día confesó delante de mi que su mayor deseo era ser “el Barry Manilow cubano”, y quien todavía goza del favor oficial, con su programa de televisión y su amistad con el exministro y ahora presidente de la Casa de las Américas Abel Prieto, quiere presentarse como el más atrevido, el más contestatario y como otro que sufrió censura entonces. Pero parece que pensó que se había pasado de rosca y en un momento determinado aclara que eso fue obra de “la gente de la UJC de entonces”. Frank Fernández, gran pianista, da asco cuando se vuelve defensivo ante las preguntas de los realizadores y comienza a justificar lo sucedido y acusar a la víctima como culpable de su destino. Para seguir leyendo…

Guadalupe Silva: ·Mapa, ensayo y museo en Iván de la Nuez ·

Una de las preocupaciones que surge reiteradamente en sus ensayos es la tendencia posmoderna a una estetización de la política. “Nunca imaginó Clausewitz que la política, además de por la guerra, podría ser continuada por otro medio: la estética”. Esta observación, referente a la estetización de lo político y, correlativamente, a la politización del arte, contiene al mismo tiempo una protesta y una propuesta. Protesta, por una parte, junto con Lyotard, por el efecto de neutralización moral que impone la institución artística a los intentos disruptivos del arte (en los salones, como es sabido, todos los objetos cobran derecho a la visibilidad, pero es precisamente en ese instante en que son acogidos y mostrados cuando empiezan a ser reducidos al régimen de visibilidad artística, la cual obtura, o como mínimo filtra, respuestas más políticas a la interpelación estética), algo similar a lo que ocurre con lo que de la Nuez llama la política “de salón, de bienales y de congresos”. Para seguir leyendo…

Abraham Jiménez Enoa: ·Ni un día más / Suicidios en Cuba·

El 75 por ciento de los suicidios ocurren en países de ingresos bajos y medianos. Las mayores tasas (suicidios por cada 100 mil habitantes) se encuentran en naciones que antiguamente conformaron la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS): Lituania, con 31.9; Rusia, con 31, y Bielorrusia, con 26.2. En Cuba, los suicidios constituyen la décima causa de muerte. El Anuario Estadístico del Ministerio de Salud Pública de 2018 muestra una tasa de fallecimientos por «lesiones autoinfligidas intencionalmente» de 13.3 por cada 100 mil habitantes. El informe declara que ese año se suicidaron en total mil 493 personas en la isla; de ellas, mil 186 hombres y 307 mujeres. Las provincias donde más suicidios ocurrieron fueron La Habana (181), Holguín (173) y Villa Clara (164). Para seguir leyendo…

Carlos A. Aguilera: ·Umberto Peña. Bocas, dientes, cepillos, restos·

Aquí les va introducción e índice a Umberto Peña. Bocas, dientes, cepillos, restos, el maravilloso libro recién editado por Zuiderdok con más de 100 imágenes y una larga, larguísima entrevista al maestro de la pintura cubana: “Este libro (…), intenta mostrar con cierta amplitud esas diferentes zonas donde lo político, lo pop, lo expresionista, lo lírico, lo odontológico –en la obra de Umberto Peña hay más bocas y dientes que en todo el arte cubano anterior junto– crean un pharmakon que a la misma vez que somatiza los múltiples flujos fisiológicos y sanguíneos que circulan su obra, los pone en contra (y en ironía y en reflexión) de todos los ideologemas castristas de la época, en contra de ese empuje de arbitrariedades y no humanismos que aún la caracterizan.” Enjoyyyyyt 😉

María A. Cabrera Arús: ·Yoss, un dandi a su manera·

Una cosa me ha llamado la atención con relación a Yoss durante todos estos años: siempre se ha vestido de la misma manera. Se ha vestido, de hecho, como cantante de rock desde mucho antes de que se convirtiera en un cantante de rock. La última vez que nos vimos, conversamos sobre su estilo de vestir, durante una larga sobremesa, en mi casa. He transcrito y abreviado lo que hablamos ese día, y se lo he enviado, junto con nuevas preguntas relacionadas con su proyección escénica como cantante de rock. La entrevista que sigue es, pues, un híbrido entre aquella conversación y nuestro actual intercambio electrónico. Para seguir leyendo…

Gerardo Mosquera: ·Reporte del hombre en La Habana·

Hay astucias deliciosas en el juego doble con lo prohibido, como la canción de Pedro Luis Ferrer que dice: “Fidel tiene cosas buenas”. Otros artistas han incorporado la protección frente a la censura como parte estructural de sus propios discursos críticos. El caso más conocido es el de Fernando Rodríguez, que se vale de un heterónimo, el carbonero Fernando de la Cal, un pintor primitivo que quedó ciego a inicios de los sesenta. Este personaje de ficción supuestamente le dicta ahora cuadros con una visión tan utópica que devienen sarcasmos frente a la realidad imperante, aunque a la vez expresan la compleja trama de sentimientos y experiencias de un pueblo que soñó la utopía. Para seguir leyendo…

Nancy Calomarde & Graciela Salto (eds.): ·Devenir/Escribir Cuba en el siglo XXI: (post) poéticas del archivo insular·

Acabadito de salir por Katatay, en Argentina, aquí los dejo con el índice, el dossier Ponte y la introducción de Calomarde y Salto a Devenir/Escribir Cuba en el siglo XXI: (post) poéticas del archivo insular, antología que, al decir de sus compiladoras, ahonda “en las preguntas por el archivo cubano, en un presente que parece desdibujarse, en la tradición insular, sus diásporas, sus balseros y sus insilios, en los problemas del canon, en la Cuba de las transiciones, la del siglo XXI, de internet y la cultura tecnológica y mediática, la Cuba de sus ciudades y sus márgenes, la de la Revolución, la del turismo y los huracanes, de las columnas, las ruinas y los tugurios, la del mar infinito y violeta y de las noventa millas que separan su capital de Miami.” Enjoyyyyt 😉

Replicante: ·Totalitarismo y sentido del humor. La risa de Castro, Chávez, Stalin, Gadafi·

El sentido del humor castrista, por otra parte, además de resultar tendencioso y censurador, siempre poseyó un espíritu burgués, o hasta monárquico que, a veces de manera muy obvia, aparecía en sus bromas y anécdotas hilarantes, en libros laudatorios posteriores y documentales. El relato de Fidel de cuando casi mata a Nikita Krushev en una cacería organizada por el líder soviético, las tardes agradables pescando agujas en yate con el Che Guevara, este último muy poco diestro en la sofisticada práctica, las tardes de golf, o la célebre broma que hiciera a Hugo Chávez en el estadio de beisbol Latinoamericano (El Cerro, La Habana) son parte de un ambiente elitista que difícilmente disfrutarían los simples mortales a no ser en relatos o imágenes de segunda mano. Para seguir leyendo…

Fonógrafo: ·La asiática / Orquesta Sublime·

Como si se tratara de una predicción de lo que sucede hoy en el mundo, una canción de hace 60 años retrata algo de la realidad que estremece a todo el planeta y que nos tiene en vilo: coronavirus. “Las cosas que están pasando no son de casualidad// La gripe que está acabando con toda la humanidad//. La Asiática le dicen a la gripe, la Asiática…”, arranca la letra de ‘Asiática’, una salsa de la charanga cubana Orquesta Sublime, fundada en 1956. Es una composición grabada por Fernández Valencia y Obdulio Morales, bajo el sello especializado en música popular cubana Panart Records, según se referencia en la página de música Discog. Para seguir leyendo…

Carlos Lechuga: ·Nelson Rodríguez·

En aquella época ya yo conocía a Humberto, habíamos trabajado varias ideas juntos y un par de veces lo visité en su casa. Uno de esos días, Humberto me dijo algo sobre Nelson. No lo recuerdo ahora, pero era algo lindo. Y me llamó mucho la atención porque, lo poco que lo conocí, yo nunca vi a Humberto Solás hablando del pasado. Era un hombre que siempre miraba hacia adelante. Salvando las diferencias y sin entrar en ningún tipo de comparación tonta, yo y mi productora, con la que he hecho toda mi obra, también éramos pareja. Y eso me hace imaginarme un tipo de atmósfera que quizá las dos parejas compartimos… No es fácil ligar lo profesional con lo personal, pero cuando se logra y sale bien, sale muy bien. Para seguir leyendo…

Rubén Chababo: ·Apuntes de un regreso a La Habana·

Hacia finales de los ochenta, vivir como extranjero en La Habana, era lo más parecido a la vida de un personal diplomático. Nuestros recorridos urbanos siempre estaban “protegidos” por la imposibilidad de mezclarnos con los habitantes de la ciudad. La Habana en ese entonces era una urbe habitada, eso recuerdo, por miles de ciudadanos del Este europeo que trabajan como técnicos y que vivían cómodamente en el Focsa o en el Sierra Maestra, edificios desde cuyos balcones uno lograba divisar desde la altura el mar volcado hacia el infinito. Eran los años en que la Casa de las Américas seguía siendo el faro que atraía a la progresía latinoamericana y europea, y entonces, con mis compañeros de beca, hacíamos largas filas para escuchar conferencias o asistir a presentaciones de libros, actividades que nos hacían sentir que formábamos parte de un universo o cofradía de elegidos. Para seguir leyendo…

Armando Chaguaceda: ·Cubantropía: una brújula post·

En su recorrido dinámico (…) de la Nuez aborda temas nodales de la política cultural, la cultura política y las políticas de la cultura de la Cuba de los últimos treinta años. Repasa la recuperación estatizada del nacionalismo, con la que la dirigencia cubana -negada a la Perestroika por mandato de su Máximo Líder- enfrentó los derrumbes ideológicos y complejos psicológicos de 1989. Amalgamando Identidad, Patria y Revolución, en un esquema donde, nos recuerda el autor “el derecho a la diversidad que reclamaba a escala mundial no solía cumplirlo a escala nacional.” Para seguir leyendo…

Carlos Alberto Montaner: ·Fidel Castro en la era de Lezama Lima·

Lezama era gay. De closet, pero gay. Se casó con una señora para que lo cuidara y para protegerse de la homofobia oficial. También era gordo, asmático y abogado. Su amigo –no eran pareja-, también poeta, Gastón Baquero, antes de la revolución le había conseguido un “trabajito” en la junta que estudiaba los expedientes de los presos comunes y recomendaba o negaba la libertad a esos reos. (Parece que Lezama era muy severo). Cuando le pregunté a Gastón, exiliado en Madrid, por qué respetaba tanto literariamente a Lezama, pese a que habían tomado caminos divergentes en el campo poético –la poesía de Gastón era directa y transparente–, me miró fijamente y me dijo, con toda certidumbre: “porque un día las enciclopedias dirán que Fidel Castro era un dictadorzuelo menor en la era de Lezama Lima”. Su devoción por el poeta creador del grupo Orígenes era total y auténtica. Para seguir leyendo…