Archivo de la categoría: Memoria

Fonógrafo: ·Sigue al Conejo / Raúl Ciro·

Un viajecito a Labana de los años 90s: Sigue al conejo, de Raúl Ciro, excelente rescate de aquella sonoridad superávit que tan fresca fue (y tan ‘fusion’ fue) en su momento. Enjoyyyyyt 😉

ÁrbInv: ·Andrés, el dibujante olvidado de la revista Carteles·

Su versatilidad le permitía ir de las revistas a los libros, y del teatro al cabaret. Sin dudas, con su habilidad como dibujante, su maestría en el uso del color y de la línea —junto a su singular acierto para caracterizar personajes y ambientes—, lo colmaron de trabajo y compromisos que siempre atendió. Ilustrar, diseñar… no era para él algo menor, sino el sentido de su vocación. Andrés dignificó su oficio, al punto que cuando comenzó a trabajar para las artes escénicas la crítica siempre tuvo comentarios válidos para su escenografía y para sus diseños de vestuario. Al parecer, en manos de Andrés, estos elementos de la escena también se volvían protagónicos. Por su parte, en su faceta como ilustrador de libros se encuentran: Cantos de amanecer (1934), Hojas (1938) de la poeta holguinera Marilola X, y 4 cuentos-poemas existenciales, de José Sobrino Diéguez. Posteriormente, en 1962, ilustraría Poesías, de Nicolás Guillén. Para seguir leyendo…

Perla Rozencvaig: ·Interviú a Reinaldo Arenas·

Me dirijo a un solo lector, que soy yo mismo. Leo los textos y si no me gustan los rompo. Ese lector, yo mismo, luego se desdobla en otro y así sucesivamente hasta adquirir un carácter infinito. Toda obra es un acto de complicidad entre uno y el lector. Los lectores asimilan lo que pueden o quieren; por lo tanto el libro es un objeto cambiante. Es lo interesante, lo que hace que una obra de arte sea inagotable. Cada lector inventa su propia novela. Uno le da una serie de símbolos, señales, penas, esperanzas y terrores que después organiza según su sensibilidad. Para seguir leyendo…

Osmany Suárez Rivero, Grethel Domenech Hernández & Anaeli Ibarra Cáceres: ·¿60 años de Revolución Cubana? Una discusión·

¿Por qué bajo la euforia del “deshielo” o en las diferentes etapas de “liberaciones y transiciones económicas”, etcétera, no ha sido posible la habilitación real de una esfera pública en la que se puedan incorporar narrativas y relatos hasta ahora contenidos y censurados? ¿De qué manera las instituciones estatales obstruyen el reconocimiento abierto en la arena social de los innumerables actos de violencia de Estado que en sesenta años se han perpetrado en nombre de un “nosotros” selectivo y excluyente, abocado a mantener la cohesión social y a defender las fronteras simbólicas nacionales? Para seguir leyendo…

Mayté Madruga Hernández: ·No es ciudad para filmes·

Que piense en El futuro de Janis Reyes y que se convierta no solo en el set amargo por donde corre la cerveza en los carnavales y la inconsciencia por El Prado. Que trascienda la mirada subdesarrollada y, con ella, todos los lugares que la convierten en “única”. Que deje atrás el artículo La y se convierta en muchas Habanas. Que sea una ciudad que no aspire a tanto en el cine y sí en la vida. Que deje de vivir de glorias pasadas y busque nuevos monumentos. Que olvide las canciones, los cumplidos excelsos, que deje las actuaciones especiales y se retire con dignidad. Porque lo mejor que le puede pasar a esta ciudad es que el cine ya no la necesite. Para seguir leyendo…

Roberto Ampuero: ·Nuestros años verde olivo·

Aquí les va Nuestros años verde olivo, del chileno Roberto Ampuero, novela o testimonio o autobiografía que narra sus múltiples vidas, tanto en Chile (la de Junta Militar) como en la RDA y en Cuba. Uno de los libros, además, que más irritó hace unos añitos al gorilaje castrista. Enjoyyyyt perversillos 😉 (Agradecimientos a OL)

Joaquín Badajoz: ·Here come the Cubans·

No es sorprendente, por tanto, que la primera generación de artistas nacidos y criados alrededor de 1959, quienes fueron los protagonistas del arte cubano de los años ochenta, enfrentaran el dilema de comprometerse con la máquina del arte de propaganda e, incapaces de aferrarse a una tradición trunca, incorporaran una amplia suma de influencias, incluidos los debates más actuales del arte internacional en ese momento, configurando el cuerpo de arte más controvertido, heterodoxo, desarticulado e irreverente producido en la historia del arte cubano hasta entonces, y definiendo de paso algunas de las principales características que identifican el arte cubano contemporáneo: obsesivamente figurativo, simbólico, de narrativa múltiple, polisémico y conceptual. Para seguir leyendo…

Carlos A. Aguilera: ·Henry Eric Hernández: el arte cubano o la violencia divina·

Uno de los condicionamientos totalitarios más perversos para el arte cubano ha sido el de sumarse al mercadeo del fetiche utopía. O sea, no es lo mismo que como artista comentes tu obra al curador o investigador de turno haciéndole ver que Cuba es una “utopía fallida”, lo cual le supone cierta belleza de la miseria y con ella algo precario a reparar en algún momento, que le digas que evalúas un sistema totalitario. Tampoco es lo mismo titular un libro como el de Rachel Weiss To and from Utopia…, que conceptualizarlo desde From and to Totalitarianism… Es así como la utopía no deja de alimentar su fetichismo, de “embellecer” el credo del izquierdismo intelectual, que no es lo mismo que la izquierda crítica. Y esto es muy importante porque el hecho de aferrarse al eufemismo discursivo en torno a esta representación detiene la dimensión histórica, es decir, si no se hace un cambio de término y se consiguen otras connotaciones, no se posibilita una dialéctica social y política. Para seguir leyendo…

Lázaro Gómez Carriles & Jorge Ronet: ·Testimonios sobre el Mariel / Prólogo Reinaldo Arenas·

Con dos excelentes prólogos de Reinaldo Arenas, aquí los dejo con el libro que en su momento publicaran juntos Lázaro Gómez Carriles y Jorge Ronet, dos testimonios de aquel acabose donde varios miles de cubanos pudieron abandonar por fin la jaula castrista. Disfruten perversillos 😉

Fonógrafo: ·Bis Music publica obra inédita de Moraima Secada·

La casa discográfica cubana Bis Music presentó una producción que recoge temas inéditos de la cantante Moraima Secada, ícono de una época importante para la canción en la Isla. El producto consiste en un doble álbum que incluye 44 títulos y un documental, todo bajo el nombre La razón no valía, un esperado material que para muchos debió salir al mercado hace tiempo. Los compactos recogen canciones grabadas por Moraima Secada de 1965 a 1983, un año antes de su deceso, que privó a la isla caribeña de una de sus voces más auténticas y a una artista emblemática por su labor en agrupaciones vocales y como solista. Gocen perversillos 😉

FreeCinema: ·Sin título (Señal de sangre 2 / Huellas del cuerpo) / Ana Mendieta·

La sangre, la señal, el trazo, lo femenino, el cuerpo… Todo parece confluir en este “agenciamiento” de Ana Mendieta. Muy a tono con su tiempo (1974), y muy a tono con la reflexión que desde finales de los 50 diferentes artistas mujeres levantaron contra la violencia y la invisibilización. Fuego y fuego, perversillos 😉

César Reynel Aguilera: ·Jacobo Arbenz, la CIA y la Inteligencia soviética·

La verdadera maquinaria de noticias falsas, la original y aplastante, todavía goza de muy buena salud y siguió funcionando, sin interrupción alguna, después de la caída de Arbenz. Un funcionamiento que en el caso de Cuba ha permitido esconderle al mundo y a Mario Vargas Llosa, durante más de sesenta años, que Fidel Castro ya se había radicalizado, y estaba bajo el control de los comunistas cubanos, desde mucho antes de 1954. No he leído “Tiempos recios”, pero estoy seguro de que será, como nos tiene acostumbrado su autor, una excelente novela. También estoy seguro, a partir de las declaraciones hechas por Mario Vargas Llosa, de que se trata de una novela basada en una fracción de la Historia. Para seguir leyendo…

Ernesto Hernández Busto: ·Una visita al Muro·

La visita al Museo de la RDA me dejó pensando varios días. Esa sensación de dar una historia por cerrada, de poder convertirla luego en un museo para turistas despreocupados, esa posibilidad de dar el pasado por pasado, de una vez y por todas, para colocarnos en otro sitio… No es algo al alcance de todos, definitivamente. También para eso se necesita cierto nivel de civilización. Muchos cubanos, por ejemplo, ni siquiera pueden recordar con exactitud cuándo y cómo fue que cayó el Muro. Para seguir leyendo…

ÁrbInv: ·Interviú a Abilio Estévez / Todo lo que he escrito son mis memorias·

Yo nunca he sido un negador. No soy un nihilista, como tal vez sí lo fuera Virgilio Piñera. Aunque, ¿qué nihilista es ese que se sienta a escribir un libro? ¿Qué nihilista era Nietzsche cuando escribió un libro tras otro, libros que no se leían mientras tuvo razón? El nihilismo de Piñera terminaba cuando comenzaba el hecho literario. Un nihilista radical no se levanta a las cuatro de la mañana a escribir poemas y cuentos extraordinarios. Tampoco lee poemas y cuentos en La ciudad Celeste. En cuanto a mi isla, es cierto que desaparece entre llamas, pero también es cierto que termina siendo recuperada por la palabra. Para seguir leyendo…

Luisa Campuzano: ·Viajeras del siglo XIX: Americanas a Cuba / Cubanas a USA·

A comienzos de los 60, el polígrafo Juan Pérez de la Riva asume la dirección de la Revista de la Biblioteca Nacional “José Martí”, me asume a mí como auxiliar de investigación y secretaria de redacción de esa revista, y crea una sección fija: “La isla de Cuba en el siglo XIX vista por los extranjeros”, en la cual aparecía no sólo algún pasaje amplio y traducido de algún viajero (a mí me tocó co-traducir a William Cullen Bryant), debidamente anotado, y precedido de un amplio y erudito estudio introductorio. Esta colección fue parcialmente recogida después de su temprana muerte en el volumen homónimo. Por otra parte, como vimos, ya a comienzos de los 30 del siglo XIX había traducciones y ediciones cubanas de viajeros a Cuba, que continuaron en el XX, y han seguido hasta hoy. Para seguir leyendo…