Archivo de la categoría: Memoria

Reinaldo Arenas & Carlos Franqui: ·Comunicado y Carta·

La mayoría de estos trece puntos redactados por Reinaldo Arenas y Carlos Franqui en 1983 continúan teniendo una vigencia aplastante. De propina, les dejo la carta de Arenas a Margarita y Jorge Camacho (Point de Lunettes, Sevilla, 2010) donde habla de este “comunicado”. Enjoyyyyt 😉

Nicolás Guillén Landrián: ·Tres cartas a Manuel Zayas·

¿Te imaginas tú lo que fue para mí verme de pronto en los calabozos de Villa Marista? Viendo, según ellos, cuáles eran mis conflictos ideológicos, luego de haber obtenido la Espiga de Oro con Ociel del Toa. Y no quedó allí. Me mandaron para una granja dos años; granja que era para personal dirigente que mantenía una conducta impropia. Ahí comenzó la esquizofrenia de nuevo, pero más aguda, que me llevó a ser tratado siquiátricamente por los médicos que había en la prisión. Ellos aconsejaron que fuese enviado a un centro donde pudiese ser atendido adecuadamente. A continuación, me montaron en un avión, descalzo, con el overol de la granja y por encima de los hombros un saco de listas que yo amaba mucho. Para seguir leyendo…

StB: ·Raúl Castro, los archivos del StB y el servicio secreto cubano·

Cuando se tomó la decisión de cambiar el mando de la inteligencia cubana, Manuel Piñeiro regresaba de un curso de entrenamiento de tres meses en Moscú, llegando a Praga el 29 de noviembre de 1960. El cubano fue invitado a una fiesta en el Hotel Internacional en la empresa. de varios oficiales de StB. El titular del Departamento I, responsable de inteligencia en el exterior, aclaró la división de competencias en la asistencia a la Cuba Revolucionaria, siguiendo el espíritu de la carta enviada a DIN [Valdéz], entre la República Socialista de Checoslovaquia y la URSS.. Piñeiro le aseguró que los amigos soviéticos ya le habían informado al respecto. También le dijo al funcionario del StB que los asesores soviéticos coincidieron con la posibilidad de utilizar a Cuba como plataforma para enviar agentes ilegales a Latinoamérica y Norteamérica y, de ser necesario, prometieron ayuda al servicio de seguridad cubano. Para seguir leyendo…

Francisco Morán: ·Fuego a la plantación. ¿Acaso los blancos no quemaron Bayamo?·

¿Quiénes, qué son estos muchachos? ¿Qué tienen que perder? Son negros, pobres y marginados. Y ya sabemos lo que pasa cuando la pobreza y la falta de derechos y la exclusión son llevados a su extremo: se dan la mano, y el miedo se disipa. Sería un error, advierto, creer que ellos y el grupo de Santiago de Cuba son apenas un puñado de gente que no pueden producir ningún impacto. Si ustedes lo creen, el Estado no. Para seguir leyendo…

Julio Ramos: ·Desencuentros de la modernidad en América Latina. Literatura y política en el Siglo XIX·

¿Cuáles son los efectos de la modernización dependiente y desigual en el campo cultural? ¿Cómo hablar de autonomía y especialización de la literatura en América Latina? En respuesta a estos interrogantes, Julio Ramos explora la problemática relación entre literatura y poder durante el siglo XIX para precisar la tensión constante entre vocación política y pasión de estilo que define a los escritores modernos de Nuestra América. Esta nueva edición de un clásico de la historia intelectual y los estudios latinoamericanistas certifica el potencial del cruce entre ciencias humanas y ciencias sociales. Para descargar el libro…

Ángel Esteban: ·Heberto Padilla y el discurso que lo aclaró todo·

Los escritores de finales de los sesenta y los setenta tendieron a aproximarse cada vez más a la autonomía de la palabra frente a la acción política o a su servidumbre, y a considerar que la propia utilización de la palabra ya era una postura crítica y una posición en el mundo y frente a las injusticias. Por eso, en Cuba, ya desde finales de los sesenta, meses antes de que estallara la primera polémica por el poemario de Padilla, la declaración final del Congreso Cultural de La Habana, de enero de 1968, insistía en que la Revolución es el acontecimiento cultural por antonomasia y en que defender la Revolución es lo mismo que defender la cultura. Mientras los artistas deseaban escapar al control, las dirigencias políticas exigían que el compromiso fuera revolucionario y radical, absoluto. De hecho, el mismo Benedetti, que desde el comienzo del proceso cubano había sido incondicional con la causa, y lo seguiría siendo, realizó una aportación que no sentó del todo bien en el espacio político: su texto «Sobre las relaciones del hombre de acción y el intelectual» solicitaba respeto para la acción reflexiva y teórica del intelectual, a quien no se puede acusar de «antiintelectual» por el hecho de no acomodarse a un objetivo práctico urgente o inmediato. Para seguir leyendo…

Duanel Díaz Infante: ·Del pecado original / Palabras del trasfondo·

Piñera no llegó, como Lezama, a la ridiculez de celebrar a la revolución como “la última era imaginaria”, pero sólo porque su retórica era otra, menos grandilocuente, más prosaica. En realidad, su entusiasmo no fue menor, y si Lezama envió al doctor Castro una carta adjuntándole su insólito memorandum sobre el servicio de correos -el mismo que Grau San Martín, aquel falso revolucionario martiano, había desatendido-, Piñera también le escribió al Primer Ministro, con el propósito de anunciarle una próxima mesa redonda sobre la “Posición del escritor en Cuba”. Para seguir leyendo…

José Raúl Gallego: ·Colecciones·

Para la mayoría de los cubanos nacidos entre los años ochenta y los noventa, la palabra colección tiene un significado muy particular: libros que se llenaban de etiquetas y envolturas de los productos de consumo que a mediados de los noventa empezaron a aparecer en las “diplotiendas”, luego en las shoppings o que traían del extranjero en sus abultados maletines denominados “gusanos” —por su forma alargada— aquellos a los que años antes habían calificados de “gusanos” —por su forma de pensamiento. No podría explicar cómo, pero de un momento a otro la fiebre de las colecciones se extendió por todo el país. Ante la falta de juguetes, aquellos libros se convirtieron en uno de los entretenimientos por excelencia de los niños cubanos. En un contexto donde “resolver” se volvió la palabra de orden y el trapicheo reverdeció laureles como mecanismo de subsistencia, también los niños creamos nuestro propio “mercado negro” en torno a las colecciones. Para seguir leyendo… (Imagen: LMOA).

CCultural: ·Reynier Leyva Novo / Interviú·

Aquí los dejo con esta excelente conversa entre Gerardo Muñoz y Elena Molina con Reynier Leyva Novo; conversación que gira alrededor de lo político, su trabajo con el registro periodístico, la manipulación de la historia, el ‘antiarchivo’, lo que vendrá… Disfruten perversillos 😉

Leandro Estupiñán: ·Guillén Landrián: demasiado creativo, demasiado negro, demasiado popular·

En una reveladora entrevista ofrecida al puertorriqueño Julio Ramos, publicada por la revista Chilena La Fuga, en 2013, Alfonso recuerda que para esos años el muy joven cineasta ya estaba colmado de conflictos. Había padecido la cárcel, pasó por las granjas de rehabilitación y sobrevivió el manicomio, un lugar recurrente en su vida a tal punto que a su salida de la Isla, en 1989, contaba con un expediente penal limpio de causas que constituyesen delitos, común o político; pero, desde los archivos de Mazorra recibió un documento donde se le diagnosticaba “esquizofrenia paranoide” desde los 35 años, enfermedad para la que él mismo, según cuenta su viuda, tenía una única respuesta: lo habían “esquizofrenizado” en la prisión de Isla de Pinos entre 1965 y 1966. Para seguir leyendo…

Abel Sierra Madero: ·Sobre el cambio de sexo de transexuales en Cuba. Documentos inéditos·

Las preocupaciones estatales por los transexuales no son tan recientes como parece. Las instituciones de salud pública se volcaron en una estrategia para abordar el asunto desde la década de 1970. Como historiador, siempre me han interesado las metodologías e ideas que le dan cuerpo a una política o pedagogía. Busco las rutas y las conexiones para poder hacer una lectura más compleja y profunda. En la primera entrada de esta columna, prometí a los lectores que iba a compartir algunos de los documentos de mi archivo personal. Esta vez, desclasifico una serie de textos sobre el tratamiento de la transexualidad que circularon de modo secreto entre los especialistas del Instituto de Endocrinología. Para seguir leyendo…

Juan Carlos Cremata: ·Una leve presión en la baja espalda·

Se me condenó al ostracismo, al silencio y a la muerte en vida, sin que mediase una orden concreta, emitida por alguien en particular. O, al menos, jamás persona alguna dio la cara. Vilipendiado y enterrado hasta el cuello, con solo la cabeza afuera. Por «órdenes de arriba». Entonces, a través de las habituales campañas de descrédito contra todo el que disiente, sacaron a la luz pública, como si yo lo hubiera ocultado, mi condición de enfermo seropositivo y, debido a ello, mi profunda ingratitud y egoísmo con «la revolución que me había forjado». Hasta me acusaron de trabajar para la embajada norteamericana o como agente de la CIA. Para seguir leyendo…

Lauzán: ·Grandes momentos del juguete cubano·

Alejandro Ríos: ·El ICAIC y sus también 62 años de dictadura·

La historia de la censura en el ICAIC también se atiene a su sexagésimo segundo aniversario. Comenzó temprano en los años sesenta, con el corto documental “PM”, y ha llegado hasta nuestros días con el largometraje “Santa y Andrés”, así como con numerosas obras independientes presentadas cada año en la Muestra de Jóvenes Realizadores. El curso regular del cine cubano, con sus virtudes y defectos, fue abruptamente interrumpido por quienes se apropiaron, a sangre y fuego, de la sociedad y su posibilidad de expresarse libremente. Para seguir leyendo…

Alain Basail Rodríguez: ·El lápiz rojo. Prensa, censura e identidad cubana (1878-1895)·

Este libro reconstruye, mediante una escritura ágil y precisa –literaria y conceptualmente-, las redes de relaciones entre prensa, productores de impresos, élites, público, agencias y mecanismos de control cultural de la dominación colonial española en Cuba, en una época extraordinariamente compleja (1878-1895). El lector podrá disfrutar el contrapunteo entre los protagonistas de múltiples episodios de disenso colectivo. Episodios que permiten configurar mediaciones en conflictos, imágenes alternativas y narrativas de identidad cubana. Tras las risas cómplices con los ingeniosos opositores al “Lápiz Rojo” de la censura, el texto incursiona en la dimensión simbólica de los cambios sociales y en la Historia de la cultura desde una perspectiva transdisciplinar, que no cede ante simplificaciones y se sostiene sobre una rica evidencia empírica. Para seguir leyendo…