Archivo de la categoría: Memoria

Rolando Sánchez Mejías: ·Visibilia de visionarios·

La prosa insular, la vida insular, nace de la verdad robada a la naturaleza, no por exactitud, sino por una suerte de “composición de lugar”, pues el Almirante creía que “aquello” no era una isla, y además estaba harto de que lo “engañaran” los mirones de sus tres barcos apostados en los palos y puentes, también cansados, lelos, dormidos, de no ver nada, pues ordenó: “Pena de 10.000 maravedís por cada vez que dijere cada uno que después en ningún tiempo el contrario dijese de lo que agora diría, e cortada la lengua”. Para seguir leyendo…

Carlos A. Aguilera & Claudia Mare: ·Interviú a Abel Sierra Madero / Fidel Castro o el Disney World socialista·

Las revoluciones y los caudillos se construyen sobre lo erógeno que muchas veces no es tomado en cuenta, como un lugar para pensar la fascinación o como le dicen en inglés, “infatuation”. Para la izquierda occidental, Castro llenó una serie de expectativas que se tradujeron y pasaron por el lenguaje sexual. Recuerdo ahora que Abbot Howard “Abbie” Hoffman comparaba al dictador cubano con un pene erecto. Esa asociación fálica tiene que ver con la fascinación que producen en sectores intelectuales y de la cultura global los dictadores de izquierda. Estos proyectan un nacionalismo populista y sus políticas descansan fundamentalmente en el enfrentamiento con los Estados Unidos. Para seguir leyendo…

Claudia Mare: ·Interviú a Carlos A. Aguilera / Notas sobre la relación entre intelectuales y Estado en Cuba·

Perteneciente al último número de Foro Cubano (diciembre 2019), preparado por Claudia Mare y el Programa Cuba de la Universidad Sergio Arboleda, de Colombia, aquí los dejo con una interviú a Carlos A. Aguilera sobre intelectuales, estado e isla (aunque no solo): “La relación entre intelectuales y Estado en Cuba ha sido una relación servil, orgánica, en su sentido más pedestre (ya que a partir de principios de los setenta hasta Gramsci en Cuba estaba “prohibido”). Una relación de aplausos y repetición. Al punto que valdría la pena preguntarse si en los últimos sesenta años dentro de Cuba, con excepciones momentáneas, ha existido realmente un espacio intelectual donde colocar la bisagra entre instituciones y foro público.” Disfruten perversillos 😉

Tania Pérez Cano: ·Testimonios gráficos de la crisis migratoria de 1994: narrativas de los cubanos detenidos en la Base Naval de Guantánamo·

En el verano de 2017, realicé una investigación de archivo en los Fondos de la Cuban Heritage Collection de la Universidad de Miami, en Florida. Allí, en cajas de cartón, se conservan las publicaciones artesanales producidas por esos cubanos detenidos en la Base. El conjunto incluye cuatro publicaciones: ¿Qué Pasa?, El Bravo, Éxodo y El Futuro. También encontré referencias a otra publicación llamada El Balsero, pero no pude localizar ningún ejemplar conservado en los archivos. Este es un corpus producido en condiciones desfavorables, adversas, careciendo de materiales, realizado de manera completamente artesanal, fotocopiado y distribuido entre los detenidos. Para seguir leyendo…

Rafael Pedemonte: ·Una relación tensa y ambivalente: el medio intelectual cubano ante 'lo soviético' en los primeros años revolucionarios·

El exagente de la KGB Nikolaï Leonov, quien conoció de cerca a los hermanos Castro y al “Che” Guevara a partir de mediados de la década de 1950, recuerda que el primer gobierno de la Cuba posrevolucionaria era “absolutamente burgués” y que la administración estaba compuesta por dirigentes que “no tenían nada que ver con el comunismo, incluso eran anti-comunistas”. En efecto, Manuel Urrutia, el primer Presidente designado después del triunfo insurreccional, deseaba que su país siguiera un proyecto político liberal, ligado a las naciones occidentales. Para seguir leyendo…

Noé Jitrik: ·Otro Lezama Lima, el mismo ·

Quién, en su sano juicio –salvo un duplicado de Lezama Lima como el que soñó José Saramago- se atrevería a intentar un ingreso en ese recinto cerrado, hermético, invulnerable, que es Oppiano Licario, del mismo Lezama Lima. No lo intentaré, todavía en la atmósfera de una lectura discontinua, a cada paso detenida por una verba tan incesante como compleja, si por complejo se entiende una multiplicidad de apelaciones todas significantes que parecen originarse en una erudición vertiginosa y una voluntad razonadora que pone en cuestión el tiempo del relato y aun la noción misma de relato, o la idea que tenemos de relato. Pero, precisamente por eso, no puedo dejar de merodear cerca de puertas que parecen indiferentes a cualquier llamado, esos que la crítica de diversa inspiración suele, y cree que puede, hacer. Para seguir leyendo…

Revistas: ·Revista de avance (1927-1929 / Falta 1930)·

Editada por Alejo Carpentier, Martín Casanovas, Francisco Ichaso, Jorge Mañach y Juan Marinello (quienes firmaban como “Los cinco”), aquí los dejo con la edición casi completa -falta el último año: 1930- de la “revista de avance”, una de las más importantes revistas cubanas y latinoamericanas del siglo xx. Espacio, donde desde 1927, publicaran Gómez de la Serna, Lydia Cabrera, Mariano Brull, Florit, Novás Calvo, Enrique José Varona y muchos muchos más. De propina, un estudio de Carmen Vasquez sobre la misma. Enjoyyyyt 😉

Rafael Rojas: ·El espectáculo fascinador. La literatura cubana en México (1959-2019)·

Los viajes a La Habana, desde 1959, de Carlos Fuentes, Fernando Benítez, Jaime García Terrés, Víctor Flores Olea y Enrique González Pedrero pusieron en contacto a los intelectuales mexicanos con el grupo de jóvenes escritores nucleados en torno al magazine Lunes de Revolución: Guillermo Cabrera Infante, Pablo Armando Fernández, Antón Arrufat, Edmundo Desnoes, Oscar Hurtado, Lisandro Otero… Fuentes coordinó el número de Lunes dedicado a México y, en reciprocidad, varios de aquellos escritores tuvieron alguna presencia en México en la Cultura. Sin embargo, ya cuando se asienta el canon socialista, tras la clausura de Lunes y la asunción explícita del marxismo-leninismo como ideología de Estado en Cuba, la circulación de aquellos escritores en México se volvió precaria. Para seguir leyendo…

Juanamaría Cordones-Cook & Elvira Aballí Morell: ·Santiago Rodríguez Olazábal / Mis obras son sangre en mis venas·

Aquí los dejo con este excelente testimonio de Santiago Rodríguez Olazábal sobre su obra, familia, ancentros, música, barrio, etc: “Yo nací y me crié en un solar, en una casa de vecindad de las tantas que habían en la ciudad de aquellos tiempos sobre todo en La Habana de extramuros. La barriada donde yo nací y me crié pertenece actualmente al Cerro, que fue una zona donde en el siglo XIX la gente de dinero tenían sus casas señoriales o fincas de descanso, pero que después comenzó a ser un barrio con gente de pueblo, un barrio muy popular. Hay canciones de la música popular cubana que lo citan como tal.” De propina, este zoom a cómo ‘levanta’ una de sus obras. Enjoyyyyt 😉

FreeCinema: ·Guillén Landrián: El fin pero no es el fin / Jiménez & Egusquiza Zorrilla·

Buen retrato -uno de los últimos que concedió- del gran Nicolás Guillén Landrián. Un recorrido por su cine, los psiquiátricos, la memoria, los gestos… En fin: Guillén Landrián: El fin pero no es el fin (2005), de Jiménez & Egusquiza Zorrilla. Disfruten perversillos 😉

ProgCuba: ·Interviú a Plinio Apuleyo Mendoza·

El conocimiento inútil es lo que más abunda en el mundo, ahí están las ideologías de izquierda y derecha, que terminan convirtiéndose en trampas. Por eso uno debe apoyar proyectos concretos. Entre el error involuntario y el engaño deliberado se desploman numerosas verdades híbridas en las que ambos se mezclan. Se sabe qué lugar ocupan en nuestra mente, están entre el deseo de creer y la mala fe por la cual tomamos rumbo, y sobre todo, en nuestra capacidad para resolver lo misterioso de lo real. Eso son las ideologías, que son las que marcan los hechos cabales de nuestras convicciones. Para seguir leyendo…

Gema Areta Marigó: ·La sabiduría del taita: Chinolope y Lezama Lima·

Su reportaje fotográfico sobre los ingenios azucareros de la isla en ‘Temporada en el ingenio’ fue idea del Che (según asegura el mismo Chinolope) quien ante la reticencia del artista por lo que consideraba un asunto manido, le reprendió (…): “Toda obra creadora, si es verdaderamente revolucionaria, rompe con el panfleto y el cliché”. Es posible, y así se recoge en la entrevista “Chinolope, el fotógrafo delirante”, que “Lezama haya empezado a escribir su ensayo introductorio desde el mismo momento en que Chinolope le hizo partícipe de la alta responsabilidad que había contraído en víspera de la compleja tarea que se le avecinaba”. Para seguir leyendo…

Martín Rodrigo y Alharilla (ed.): ·Cuba: de colonia a república·

Este libro es el resultado de una reflexión compartida entre algunos de los principales estudiosos de la historia cubana contemporánea. Los autores del trabajo nos dimos cita en la Universitat Pompeu de Fabra, de Barcelona. Convocados por el Departamento de Humanidades y el Instituto Universitario de Historia Jaume Vicens Vives, de la propia universidad, con el apoyo de la Cátedra Unesco de Cultura Iberoamericana protagonizando un Coloquio Internacional denominado, justamente, como el libro: «Cuba, de colonia a República». Para seguir leyendo…

Damaris Puñales Alpízar: ·Todas las pieles de una isla: Memoria y posmemoria rusa en la producción literaria cubana·

En el imaginario social y cultural de la isla, el fin del imperio soviético ha adoptado diferentes formas y con el inicio del nuevo milenio, pasado ya un período de duelo necesario respecto al fin de la Unión Soviética, lo soviético, como representación intangible del pasado, se ha convertido en una estética. Como bien señala Sinitsyna en su artículo, en las primeras tres décadas posteriores a 1959 pueden encontrarse huellas del impacto soviético en la literatura cubana. Sin embargo, solo después del fin soviético, en los noventa, la estetización de los remanentes físicos y emocionales soviéticos están permitiendo la de-sovietización de la sociedad cubana. Esta des-ideologización del pasado socialista y sus símbolos hacen posible la deconstrucción del período soviético cubano y la formación de referencias afectivas que soportan más de una lectura. Para seguir leyendo…

Mario Muñoz Bustamante: ·La tristeza cubana·

El cubano baila, canta y chotea, pero no está nunca de buen humor, puesto que le aguija el tedio, se aburre y bosteza. Ello se debe a que le faltan diversiones. Nuestra sociedad vive retraída. Sus dos placeres favoritos son el baile y el teatro. Mas el baile, lejos de estimularla, irrita su sensualidad, le produce fatiga y le causa trastornos orgánicos por el exceso de la temperatura. (…) Ya que somos débiles por el estigma del atavismo y pertenecemos a una raza degenerada, pongamos en juego todos los medios de robustecer nuestros cuerpos y templar nuestras almas para sentir la alegría de la vida. Para seguir leyendo…