Archivo de la categoría: Memoria

Augusto Munaro: ·Teatro de Reinaldo Arenas: palos a Fidel desde las tablas·

Los textos dramáticos aquí reunidos son las piezas “Traidor”, “El Paraíso”, “Ella y yo”, “El Reprimero” y “El poeta”. Aún cuando podamos concebirlos de manera individual, se enlazan unos con otros como fragmentos de un todo que se puede armar o desarmar de diferentes modos. Represión, soledad, miedo, perseguidos y enjaulados… Cada pieza pareciera ser atravesado por un estilo distinto, teniendo como nervio central, como hemos dicho, la denuncia. Para seguir leyendo…

Rafael Rojas: ·Sueños urbanos en La Habana de los 80·

La muestra ilumina un ángulo nublado de la revuelta de la plástica de los 80: la arquitectura. En estudios clásicos sobre el arte cubano de aquella década, como New art of Cuba (1994) de Luis Camnitzer o To and from Utopia in the New Cuban Art (2011) de Rachel Weiss, aquel movimiento arquitectónico no se registra. De la Nuez y Atelier Morales se encargan de poner las cosas en su sitio en la Virreina: los arquitectos estuvieron siempre allí, desde el mismo año de 1980, interviniendo en aquella década deslumbrante que produjo hitos del arte cubano y latinoamericano como la exposición Volumen I, la Segunda y Tercera Bienal de La Habana, el grupo “Arte Calle” o el proyecto Castillo de la FuerzaPara seguir leyendo…

Rafael Almanza: ·El arte del violentado: Nicolás Guillén Landrián·

Durante décadas los cubanos verificamos el escándalo de desaparecer a Nicolás Guillén Landrián. En vida, como si estuviera muerto. Pero a medida que vamos rectificando esta vergüenza, el artista que ya no está entre nosotros comienza a hacer uso de su propia justicia, tirándonos a la cara la bofetada de su ser. Así, el hombre a quien le prohibieron o incluso le botaron los documentales, es ahora para muchos, y ciertamente para mí, el nombre mayor de nuestra cinematografía. Para seguir leyendo…

Yamil Díaz Gómez: ·Decimerón·

Muy buena esta recopilación de Yamil Díaz Gómez de décimas jocosas, humorísticas, grotescas y de doble sentido en el ‘mondo’ popular cubano: “Anoche se me paró, / pero de mala manera. / Salí a coger fresco afuera, / y de nada me sirvió. / Pero en casa tengo yo / una chiva medio esquiva. / Cogí y le fui para arriba, / bien cortico la amarré, / fue soñando y desperté. / Si no, me singo la chiva.” Goooocen 😉

Revistas: ·Linden Lane Magazine: Homenaje a Carmen Herrera·

Aquí los dejo con el excelente Linden Lane Magazine dedicado a Carmen Herrera (vol. 28, 2009). Uno de los primeros homenajes, además, que se le hizo a la hoy muy conocida pintora. Revista que dirigida por Belkis Cuza Malé ha venido cumpliendo desde hace muuuchos años una incesante y apasionada tarea. Disfruten perversillos 😉 (Agradecimientos a DAA).

FreeCinema: ·Interviú al arquitecto Rafael Fornés / Roma y las barbacoas·

Buen speech del arquitecto Rafael Fornés, autor intelectual del Castroleum sobre la arquitectura, Palladio, Roma, los papas, las barbacoas y la posibilidad de reconstruir las ruinas en una Habana destartalada y hueca. Enjoyyyyyt 😉

Ahmel Echevarría: ·La bestia y las radiaciones·

No es poca la distancia entre los sucesos narrados en Chernobyl y la filmografía analizada por el narrador y ensayista Alberto Garrandés en Señores de la oscuridad. El gótico en el cine. Sin embargo, esa distancia se reduce, por ejemplo, en algunos momentos de la intensa relación —que recorre parte de la espiral de horror, fluidos, miedo e incertidumbre tras el accidente nuclear— entre una chica y un bombero, trasladada a la miniserie a partir del libro Voces de Chernóbil. Crónica del futuro, de Svetlana Alexievich. Y la distancia se contrae todavía más cuando voy al final del libro de Garrandés. En una autoentrevista, el autor dice: “hay una frase, dicha por el niño Cole Sear, en The Sixth Sense, que siempre me ha parecido estremecedora: I see dead people”. Para seguir leyendo…

CiberC: ·La extraña historia de la libreta de cupones cubana·

Había una libreta por persona en Cuba. Cada libreta tenía sus cupones y estos los perdías poco a poco en cada compra. Con un mismo cupón se compraban varias cosas. Por ejemplo, con el 1-M podías comprar una camisa o una botellita de pulimento para muebles. Como era una cosa o la otra, se le puso a la humilde libreta de cupones el apodo de María la O. Para seguir leyendo…

Enrique Saínz: ·Rememoración de Lorenzo García Vega (fragmentos)·

Lorenzo era, con Piñera, la negación de Orígenes. Y eso está muy bien, que los grupos no sean herméticos, que haya fisuras o discrepancias. Él es la otra versión de la negación, en un plano distinto al de Piñera, aunque Lorenzo se guardaba más. Por ejemplo, Lorenzo discrepaba de las tesis de Vitier en Lo cubano en la poesía. Lorenzo asistió a las conferencias (porque fueron conferencias antes de ser libro) y me decía: “Yo estaba sentado ahí y yo discrepaba de todo eso”, pero no lo decía, si lo decía era en ese ámbito, pero no escribía. No sé si por cortesía con el amigo o no sé si por temor a no ser lo suficientemente claro. No se comunicaba en el plano intelectual y, sin embargo, tenía importantes discrepancias con los procederes, con los pensamientos o con las tesis de Vitier. Para seguir leyendo…

Héctor Antón: ·Sobre el paisaje de las artes visuales en la era postcastro·

Las artes visuales han dejado de ser el movimiento vanguardia de la cultura cubana. Quién lo sospecharía en los años ochenta, cuando un Tomás Esson se autoproclamó «el peor pintor de la historia». Aquellas sátiras erótico-políticas desacralizaban la épica heroica, plagada de mártires exonerados de los vicios. Lo curioso es que el artista y pedagogo Flavio Garciandía le otorgaba a las blasfemias de Esson más valor pictórico que contestatario. Qué diríamos de las intervenciones públicas de Artecalle o Art-De. Cómo olvidar El objeto esculturado, mega-exposición colectiva que terminó con la reclusión de Ángel Delgado tras defecar sobre un periódico Granma, con el castigo a los especialistas del Centro de Desarrollo de las Artes Visuales y con los artistas de provincias recogiendo las piezas sin gozar de sus quince minutos de gloria habanera. Para seguir leyendo…

Janet Batet: ·Tito Trelles: memorias de un fotógrafo triste·

Las fotografías finiseculares de La Habana de Tito son un registro poético agridulce donde el contraste del blanco y negro acentúa la dignidad del retratado en medio del descalabro colectivo. Como otros fotógrafos de su época, a Tito no le interesa el retrato de grupo, esa masa amorfa que como retrato anónimo inundó la iconografía visual cubana de los sesenta y parte de los setenta. Desde mediados de los setenta y hasta su salida definitiva de Cuba en 1992, a Tito le obsesiona lo cotidiano, esa vida muda que fluye en la intimidad del hogar, esos tiempos muertos de La Habana que de tan muertos borran toda expresión del rostro y te tira a los portales para escapar el sopor de la tarde. Para seguir leyendo…

Carlos Muguiro Altuna: ·Inventario de la presencia (y de la ausencia) del cine soviético en las pantallas de Cuba (1961-1991)·

El pico más agudo de expansión y desaparición de la kinofikatsia, entre 1961 y 1991, coincide llamativamente con la abrumadora implantación del cine soviético en Cuba. En los 30 años que van desde la definitiva filiación soviética de la Revolución cubana, en 1961, al fin de la URSS, en 1991, en la isla se exhibieron en las salas comerciales aproximadamente 800 largometrajes soviéticos nuevos (producidos uno o dos años antes de su presentación); la Cinemateca Cubana programó más de 1.500 sesiones distintas dedicadas al cine de la Unión; y algunos de los mejores directores e intérpretes soviéticos, como Donatas Banionis y Lyudmila Chursina, se fotografiaron en la alfombra roja, entonces más roja que nunca, de los cines locales, ocupando ordenadamente la constelación de un nuevo star system que había quedado vacante con el desalojo hollywoodiense. Para seguir leyendo…

Reinier Pérez-Hernández: ·De la actualización del paradigma autobiográfico en la literatura cubana·

Las memorias de Lisandro Otero son un caso singular. Publicadas originalmente en Cuba, Llover sobre mojado tiene una versión mexicana con variaciones que no han dejado de ser polémicas. (…) Cada edición cuenta con catorce capítulos. Sin embargo, dos capítulos de la cubana no se incluyen en la mexicana, y dos de la mexicana no aparecen en la versión cubana. O mejor dicho, resultan rediseñados, como “Regreso desde la quimera” –la vuelta a la isla mientras en Europa se desarrolla el proceso de reunificación alemana entre 1989 y 1990– que constituye el cierre de la versión cubana, pero en la mexicana pasa a ocupar el penúltimo lugar, pues el viaje del héroe autobiográfico no termina en Cuba, sino en México, a donde el autor pasó a residir años después de volver de Alemania y tras algunos años en Cuba. Esto determina la forma en que el memorialista reconstruye su bio por medio de una estrategia de selección y disposición, o dicho en otros términos, de “olvidos” y “memorias”. Para seguir leyendo…

FreeCinema: ·Torrens / Fausto Canel·

Con el estilo arcádico, ampuloso y panfletario de los primeros filmes que produjo el castrismo, aquí les va Torrens (1960), de Fausto Canel, una película sobre la reconversión de un conocido reformatorio de menores antes de 1959 en un laboratorio ideológico-psiquiátrico con la revolución. Primer ensayo de lo que se aplicaría meses después, a la fuerza, en toda Cuba. Enjoyyyyyyt 😉

Marta Hernández Salván: ·La lengua agónica de José Lezama Lima·

Aquí los dejo con La lengua agónica de José Lezama Lima, la buena lectura de Marta Salván a la poesía y al mundo del “niño joseíto” en La futuridad del naufragio. Orígenes, estelas y derivas, la antología de Salgado & Lupi en Almenara: “La fascinación de Lezama con la prueba anselmiana radica, sin embargo, en su potencial para generar metáforas de un modo indefinido. Para Lezama todo lo que se puede pensar tiene un análogo o una metáfora, porque el pensamiento funciona a partir de la representación. «El cuerpo del eidos y de la imago» coinciden porque la realidad material y su representación no se pueden desligar. Como afirma Jacques Derrida, es imposible interrumpir la presencia de la metáfora”.