Archivo de la categoría: Revistas

Pedro Marqués de Armas: ·Salvador Novo en páginas cubanas·

Si Mañach le abre las puertas de Avance, Fernández de Castro hace otro tanto en el Diario, al incluirlo además en el dossier “Poesía de la Hora en México”, donde lo exorna con el sempiterno retrato de Montenegro, pero también con una presentación que se excedía, al mofarse de su sexualidad: “Salvador Novo representa en el escenario ideológico mexicano, la personificación de la más elegante “nonchalance”. Para seguir leyendo…

Instar: ·Lizabel Mónica / Literatura por otros medios: tecnología digital y campo literario en la Cuba contemporánea·

Acá los dejo con esta excelente conversa entre Juliana Rabelo y Lizabel Mónica sobre proyectos autónomos, presiones estatales, censura, esfera cultural y los diferentes espacios desde donde es y puede ser construido el presente. Enjoyyyyyt 😉

Revistas: ·La Noria 18/19·

Con textos y traducciones de Erick J. Mota, Carlos Gil Calderón, Jamila Medina Ríos, Louis-René des Forêts, Jorge Miralles, Paula Fernández Hernández, Oscar Cruz, Robin Myers, Ezequiel Zaidenwerg, Víctor Pérez, Martha Luisa Hernández Cadenas, Kristin Dykstra y Tina Escaja, aquí les va el 18/19 de La Noria (correspondiente al año pasado), la excelente revista que desde Santiago de Cuba hacen Óscar Cruz & José Ramón Sánchez. Goooocen perversillos 😉

Vítor Kawakami: ·Interviú a Pablo Díaz Espí / ‘Encuentro en la Red’ sentó las bases de la prensa independiente cubana de hoy·

Desde una perspectiva familiar, diría que más bien participé de la “concepción” de Encuentro, pues la búsqueda, el diálogo y la polémica alrededor de la cultura y de la política cubanas fueron una constante en la vida de mi padre. Para mí, la idea que cristaliza en Encuentro comienza a tomar forma en 1990, un año antes de que mi padre se vaya al exilio. Es entonces cuando su confrontación interna frente a la situación política en Cuba alcanza una especie de boiling point. En nuestros frecuentes diálogos de entonces, en parques de La Habana, la radicalidad y la arrogancia de mis juicios juveniles formaban un contrapunto con las preguntas que él se hacía y me hacía. Para seguir leyendo… (Imagen: Jens Helpap).

Revistas: ·Parva Forma (1 & 2)·

Con dirección de Pablo de Cuba Soria, Javier Marimón, Michael H. Miranda & Luis Carlos Ayarza aquí les van los 2 primeros números de Parva Forma, la revista literaria de la editorial Casa Vacía. En los mismos encontrarán textos de Lorenzo García Vega, Atilio Caballero, Pedro Marqués de Armas, Carlos A. Aguilera, Octavio Armand, Damaris Calderón, Dolores Labarcena, Agnieska Hernández Díaz, entre otros, más ilustraciones de Ezequiel Suárez & Enrique Rodríguez Araújo & Daphne Ruhz. Goooocen 😉

Vítor Kawakami: ·Interviú a Carlos Espinosa / Encuentro fue un espacio abierto para los cubanos de ambas orillas·

Yo no estaba muy al tanto a cómo reaccionaba el oficialismo cultural cubano ante cada número de la revista. En todo caso, yo diría que casi desde el principio la recibieron mal, como era de esperar. En cuanto a que el número 18 marcara un punto de inflexión en las reacciones críticas, tras revisar de nuevo su contenido no estoy seguro de que fuese así. En primer lugar, el dosier sobre Miami solo recogía textos de poesía y narrativa. No pienso, pues, que esa fuese la razón de lo que consideras un cambio de postura. Un hecho que lo demuestra es que dos años después yo preparé la antología Isla tan dulce y otras historias. Cuentos cubanos de la diáspora, que fue publicada en Cuba. Para seguir leyendo…

Instar: ·Interviú a OLPL / Las revistas digitales y el escritor irreverente en un páramo editorial·

Buena conversa entre Juliana Rabelo y OLPL sobre algunas de las revistas digitales cubanas más importantes a partir del 2000: Cacharro(s), 33 y 1/3, The Revolution Evening Post, Voces, Desliz, etc… Disfruuuuten 😉

Revistas: ·Diáspora(s). Documentos (1997-2002)·

Diáspora(s) Documentos ha de entenderse como la concreción más definida del malestar de un grupo de jóvenes escritores que actuaba y escribía en la frontera de la maquinara cultural del Estado totalitario en Cuba en los años del cambio del siglo XX al XXI. Criminalizada por las leyes del país, tanto por ser la prueba de madurez de una asociación de personas con una proyección pública refractaria al control del gobierno, como por el emplazamiento crítico a los fundamentos simbólicos y discursivos de la cultura nacional que practicaba, sobrevivió bajo el estigma del samizdat en un ambiente de depauperación política entre prometedores aires de perestroika. Para seguir leyendo… (Imagen: D(s) 4-5, Zarza-Guirola).

Vítor Kawakami: ·Interviú a Annabelle Rodríguez / Con ‘Encuentro’ queríamos dibujar una Cuba sin exclusiones de ningún tipo·

La revista se enviaba a Cuba a través de las embajadas, no recuerdo que ninguna nos rechazara. Allí se las entregaban a las personas que se habían brindado para repartirlas, algunas ya no están en Cuba, otras ni siquiera en este mundo, ha pasado mucho tiempo desde entonces. La verdad es que, una vez que las revistas llegaban a Cuba, a nosotros mismos nos sorprendía su recorrido, por las cartas inesperadas que nos llegaban, de gente de a pie que no conocíamos, y de lugares insólitos. Para seguir leyendo…

ChSG: ·Contracultura, arte y militancia / En torno al Colectivo Mujercitos·

Aquí les va la conversa entre Elena V. Molina, Gerardo Muñoz, Raychel Carrión, Juan Miguel Pozo & Carlos A. Aguilera sobre la revista Mujercitos, sobre su espacio de contracultura, sobre el sacrificio, el arte y las instituciones en la isla, sobre Hamlet Lavastida. Enjoyyyyt 😉

ChSG: ·Interviú a Claudia Patricia & Victor Fernández / Colectivo Mujercitos·

Aquí les va la conversa que Elena V. Molina y Gerardo Muñoz tuvieron ayer con Claudia Patricia & Victor Fernández, del Colectivo Mujercitos, desde la Chinatown Soup Gallery. La misma giró sobre la revista/colectivo Mujercitos, sobre la autonomía y las instituciones cubanas, sobre el agotamiento (o la indiferencia) del sacrificio, sobre la transgresión de las narrativas estereotipadas… Enjoyyyyyt 😉 (Imagen: Carmen Cabrera).

Revistas: ·Clavileño (1942-1943)·

El nombre de la revista fue ocurrencia de Gastón Baquero, y remite al caballo de madera con clavijas que cabalgaron Don Quijote y Sancho Panza creyendo dirigirse a una aventura redentora, en contraste con la bastedad grosera de la realidad y el poder. A los efectos de este “Cuaderno Mensual de Poesía” –subtítulo que acompañó todos los números–, la parábola quijotesca representaría también el sueño utópico de la poesía en tanto vía de redención de la humanidad. Para seguir leyendo…

Vítor Kawakami: ·Interviú a Iván de la Nuez / ‘Encuentro’ fue una ilusión transterritorial·

Encuentro permitió una cierta ilusión de no alineamiento con el maniqueísmo. De que la cultura no tenía que estar, obligatoriamente, sometida a la política ni esta constituirse en el canal principal de su legitimación. Quizá eso sea complicado entenderlo ahora, cuando estamos constreñidos entre distintos oficialismos que han sumergido a la cultura en la política. (Por lo general, una pésima política que la acaba llevando a su terreno y subordinándola). Para seguir leyendo…

Ray Veiro: ·Contra ‘Mujercitos’·

Los Mujercitos son radioactivos y pirotécnicos: hay divas inclusivas y frikis inadaptados; hay niñas rebeldes y niños que empujan a otros barranco abajo; hay críticas y criticones; hay tiradera, conspiración, illuminatisstalkershaters y todas esas palabritas elvisprelianas. Hay chicos sucios y muchachas con moniliasis; debe ser el agua de La Habana, porque los Mujercitos, en todo caso, nacieron de un alacrán de Arizona: este clima les da jaqueca, que es lo mismo que ganas contenidas de quemar policías orientales, explotar el Capitolio o el Calixto García, antes que hacerse fotos con May Reguera. Para seguir leyendo…

Vítor Kawakami: ·Interviú a Jorge Luis Arcos / La revista ‘Encuentro’ se convirtió muy rápidamente en un referente para la intelectualidad cubana tanto dentro como fuera de la isla·

Sucedieron en Cuba, antes de mi partida, algunas cosas que apresuraron mi radicalización. Le congelaron un tiempo el pasaporte a mi esposa, no le daban el permiso de salida. Se me acercaron algunos “colegas” a provocarme. Finalmente, el representante de la seguridad por La UNEAC me citó en mi oficina de la revista un viernes a la tarde (yo partía hacia España el domingo) y allí me dijo que ellos pensaban que yo iba a trabajar en la revista Encuentro. (…) Después, en el aeropuerto, sí fueron más groseros. Al menos para mí ese fue el límite que rebasó la copa. Y ya después, en Madrid, consumada mi pertenencia al Consejo de Redacción, y al publicar algunos textos cuando la llamada guerrita de los emails, sí me atacaron frontalmente (y bajamente para siempre) desde La JiribillaPara seguir leyendo…