Archivo de la categoría: Teatro

Ricardo Salvat: ·Interviú a José Triana·

Buenísima conversa con José “Pepe” Triana en 1991 sobre teatro, revolución, generaciones, poesía y cine. Ojo: no se pierdan la anécdota con la capitana Haydée Santamaría y Casa de las Américas. Enjoyyyyyyyyyyy 😉 (Agradecimientos a DAA.)

Rauda Jamís-Tejera: ·Ramiro Guerra: la coreografía de un hombre libre·

Los años 70 y 80 fueron períodos de puertas cerradas. “No les gustaba lo que hacía, no tenía ni espacio para una compañía, ni bailarines”, recordó Ramiro más tarde. Tampoco tenía ingresos para vivir, pero aún así hizo algo excepcional: creó un ballet para un solo bailarín al que se accedía a través de la pequeña escalera que subía a la terraza del edificio. En secreto, a escondidas, hacía sus funciones a las que asistían tres o cuatro espectadores cada vez. Para seguir leyendo…

Martha Luisa Hernández Cadenas: ·Penélope (sin órganos) aserrando (lengua) Televiché·

La escritura es un acto de rebeldía, de anarquía, de protesta, hacia el magma originario, hacia el continuum de una gestación que es desastre encarnado, permanente estallido. Si me preguntan quién es ese poeta, pienso en lo desastrosas que son las definiciones para hablar de poesía. Intento capturar ese instinto que traduce una escritura ritual y corpórea, detecto en la poética de Marien Fernández Castillo/Zuleydys Depekín el efecto impactante de lo sensorial y lo vivo. Preguntarse qué atraviesa esa unidad que es experimentación inflexible, sin definirle tácitamente, sino viajando a través de él, de lo que escribe y cómo se lee, este ensayo es la oportunidad de escribir una semblanza. El poeta ha estado ocupado en una permanente disquisición sobre teatro, poesía, forma y textura. Para seguir leyendo…

Arístides Falcón: ·Interviú a Matías Montes Huidobro·

Generalmente cuando estoy escribiendo, nunca sé si el proyecto será interrumpido por otro que aparece inesperadamente. Actualmente estoy terminando el primer volumen de mis memorias, Mi vida detrás del telón, porque me parece que ya es hora que las escriba; aunque sería una riesgosa presunción pretender que les vayan a interesar a nadie porque realmente el único interesado en sus memorias es el que las escribe, lo que quiere decir que no tiene sentido que las escriba. Para seguir leyendo…

Carlos Espinosa: ·Fuera del juego: contra el secuestro de la historia·

Todo eso está recreado escénicamente a través de tres personajes: Heberto Padilla, Belkis Cuza Malé, quien era su esposa en aquellos años, y un tercero al que simplemente se le identifica como El Compañero que los atiende. Como su nombre ya sugiere, se trata de un personaje ficticio. No obstante, González Melo ha incorporado al mismo algunas pinceladas que remiten a personas reales. Así, por ejemplo, en el cuadro titulado “El buen consejero”, El Compañero se erige como Nicolás Guillén, entonces presidente de la UNEAC, quien afablemente intenta persuadir a Padilla de que retire su poemario del concurso. Y en otra escena, le comenta a este que se ha leído el libro y que va a escribir un artículo sobre él para la revista Verde Olivo. Eso alude a “Las provocaciones de Padilla”, aparecido en esa revista, órgano de las Fuerzas Armadas, y que Luis Pavón publicó bajo el seudónimo de Leopoldo Ávila. Para seguir leyendo…

Enrico Mario Santí: ·Modesto, no invisible: homenaje a José Triana·

No hay duda de que el centro secreto de Pepe Triana fue su conciencia literaria, su perenne trabajo e incesante escritura. Sabemos que en 2011, a los 80 años, y después de 31 de exilio, nos sorprendió con cuatro tomos, cada uno de más de 300 páginas, que recogen su poesía y teatro completos, fruto de 52 años de trabajo que, sin embargo, no incluye su abundante obra en prosa, mucho de la cual sigue inédita. Pepe publicó poco, tema que algunos enanos no dejaron de achacarle; pero nos consta que en la soledad del exilio escribía incesantemente, corrigiendo como orfebre para producir las joyas que esos cuatro tomos recogen y que los críticos han de descubrir algún día. Para seguir leyendo…

Virgilio Piñera: ·Las tinieblas de la escena·

Este texto de Virgilio Piñera, concebido originalmente para servir de introducción a la pieza El trac, fue publicado póstumamente en la revista ʻConjuntoʼ (n. 63, La Habana, 1985, pp. 47-48) bajo el título ‘Se habla mucho…’: “En la vida diaria lo que esencialmente hace todo hombre es desempeñar un papel; desde los papeles más encumbrados a los más humildes, todos los hombres desempeñan el suyo, pero, con muy raras excepciones, saben que están actuando. Y, al no saberlo, uno está en la coyuntura de convertirse en una mera cosa, es decir, se cosifica.” Enjoyyyyyyyyyyt 😉

Matías Montes Huidobro: ·Una cortina de silencio·

En La Habana sin haber regresado y ante la presentación de uno de sus libros en Cuba, aquel que recoge la totalidad de su teatro; un hecho que el autor no sabe como tomar: ¿un éxito o un fracaso? Para seguir leyendo…

Manuel Villabella: ·Días camagüeyanos de Virgilio·

Del Virgilio intolerante, caprichoso e irónico comencé a percibir su honestidad, porque después de todo había discutido defendiendo la divulgación de algunos jóvenes anónimos, que merecían, más que nosotros, figurar en la compilación. Admiré su bondad, opuesta a nuestra vanidad. Desde luego, no lo santifiquemos: también Virgilio padeció de pedantería, y de la buena. Cuando se puso por televisión Medea en el espejo, de Triana, estaba en Camagüey y me dijo que tenía interés de verla juntos, y lo hicimos. Yo elogié repetidamente la obra y él permaneció callado. Luego expresó «que no estaba mal, que Pepe Triana era una promesa, muy talentoso»; pero me repitió, en más de una ocasión: «yo fui el pionero, el primero en tratar lo griego a la cubana, con Electra Garrigó, y eso hay que tenerlo en cuenta». Para seguir leyendo…

Marelys Valencia: ·Performatividad y plástica: la obra de Leandro Soto durante la década ‘contaminada’ de los 80s en Cuba·

Con ‘Ancestros’ Soto despliega su independencia de la narrativa oficial y reafirma la condición subversiva del performance en el espacio público. Cabe la comparación con Ana Mendieta y su trabajo con las ceibas antes de su primer viaje a Cuba a finales de los 70s. Curiosamente, el tronco de la ceiba utilizada por Soto en Cienfuegos se asemejaba a una vagina. Esta variante antropomórfica de la ceiba nos remonta a un universo textual, a otro lenguaje de referencialidad materna, dador de vida. El tributo de Soto a la ceiba-objeto, ceiba-madre, desplazaba el culto al Estado patriarcal y su ilusión de un paradigma de hombre libre de “prejuicios religiosos” y de otra identidad que no fuera la creación de, desde y para la Revolución. Para seguir leyendo…

RTV: ·Interviú a Carlos Díaz·

Aquí les va esta entrevista al dramaturgo Carlos Díaz, fundador y director de la conocida Compañía de Teatro El Público: “El cubano es uno de los seres humanos más capacitados para andar desnudo por la calle o para desnudar su alma en cualquier momento”. En la calle, seguro 😉

Rafael Almanza: ·Para un teatro libre en Cuba·

Si el socialismo fuera social, las artes sociales florecerían naturalmente; pero es antisocial, y por eso tiene que reprimirlas. Nuestro teatro ha dado una larga batalla por existir, unas veces refugiándose en las puestas de obras clásicas, como aquellas de Teatro Estudio en los años setenta y ochenta; otras, procurando no transgredir del todo el Código Penal con ciertas críticas audaces de la irrealidad socialista. Para seguir leyendo…

Beatriz Gago: ·jorge & larry: épica & melodrama en ‘La última mujer’·

Aquí los dejo con el excelente texto de Beatriz Gago plus las fotos de Melodrama: “La obra Melodrama,de la serie ‘Esto es cualquier cosa menos teatro’, fue presentada por los artistas jorge & larry durante varios momentos entre los años 2017 – 2018. A través de ella son develadas ante el público una serie de íntimas conversaciones entre dos heroínas imaginarias de la lucha en la Sierra Maestra: Nilsa Palomares y Esther de los Desamparados. Tales diálogos, intensos,conmovedores,  tienen como marco temporal los años de la Revolución, y como sustento conceptual una intensa, idílica relación –que transita magistralmente entre pasado y presente– con algunos intelectuales malditos que desafiaron los preceptos de la construcción ideológica imperante. Enjoyyyyt 😉

Ernesto Santana: ·Fantasmas rojos en la Escuela de Circo·

Catalog-e1541008832570

No hay mejor escenario para tan intensa exploración dramática de la ruina que el elegido por azar. La impresionante construcción aún conservada de la Escuela de Circo, que fuera brevemente también Escuela de Ballet, al fondo del Instituto Superior de Arte. Un sistema de pasillos, escaleras, teatros, túneles y bóvedas catalanas, solitario desde hace muchos años, actualmente ni cercado ni custodiado, y sin letreros que prohíban la entrada. Para seguir leyendo…

Lynn Cruz: ·Un teatro en nombre de su libertad·

Fotogramas-del-video-de-Patriotismo-36-77-4-1024x576

El texto lo fui construyendo a partir de las vivencias de los actores. Sus fascinantes personalidades e inteligencia hicieron crecer la dramaturgia durante cada día de ensayo. Hay una escena dedicada a un selecto grupo de escritores cubanos del exilio e inxilio, que tiene su origen en esas conversaciones creativas que sostuve con ellos. Para seguir leyendo…