Sobre la web

InCUBAdora es un lugar para que nazcan ideas. Un lugar para archivarlas y guardarlas calentitas, para opinar libremente. InCUBAdora no es un aparato (aunque se enchufe), una red (aunque encima de ella se pueda saltar y la conexión sea uno de sus objetivos), un blog (aunque tendrá comentarios personalizados). InCUBAdora es una excavadora, un hábitat, un afecto. En él (en ella) se harán convocatorias y se promoverá a algunos escritores, se podrán descargar videos y se pensará sobre ese lugar llamado Cuba, se mostrarán noticias de todo tipo y se invitará a pintores, fotógrafos, periodistas, performers. InCUBAdora no quiere competir con otras webs. La idea de competencia está fuera de su lógica. Tampoco, quiere ser un periódico más. InCUBAdora sabe qué intensidad debe tener su luz y así es como hará crecer a sus pollitos: lentamente, como los coreanos entrenan a sus soldados… Si estos después desarrollan tres o cuatro patas o dos cabezas (que todo es posible), InCUBAdora entonces los matará sin ninguna piedad y se pondrá de inmediato a “construir” otros (otros pollitos, se sobrentiende). Al final, lo importante no es mantenerse estático (todo buen vegetariano sabe que un pollito que no se mueva se atrofia). Lo importante es que la InCUBAdora caliente, que trabaje al máximo, que queme. Y eso esta InCUBAdora lo garantiza. Si no nos cree, haga click entonces y observe adentro. ¿Ve algo? Una buena InCUBAdora es esa que de vez en cuando también explota.